Decisión nº 159 de Juzgado Segundo de Primera Instancia de Juicio del Trabajo. Extensión Maracaibo. de Zulia (Extensión Maracaibo), de 1 de Agosto de 2007

Fecha de Resolución 1 de Agosto de 2007
EmisorJuzgado Segundo de Primera Instancia de Juicio del Trabajo. Extensión Maracaibo.
PonenteSonia Margarita Rivera Delgado
ProcedimientoSolicitud De Calificación De Despido, Reenganche

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

PODER JUDICIAL

Tribunal Segundo de Primera Instancia de Juicio del Circuito Judicial Laboral de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia

Maracaibo, primero (1º) de agosto de dos mil siete (2007)

196º y 148º

NÚMERO DEL ASUNTO: VP01-S-2006-000360

PARTE DEMANDANTE: A.J.O., mayor de edad, venezolano, titular de la cédula de identidad personal Nro. 13.841.393, domiciliado en el Municipio San Francisco, Estado Zulia.

APODERADOS JUDICIALES DE LA PARTE DEMANDANTE: K.L.U., M.Q.R., P.C., M.O., G.M., O.G. PRADA Y N.Z.V., abogados en ejercicio, de este domicilio, inscritos en el INPREABOGADO bajo los números: 77.115, 98.052, 108.511, 51.892, 77.398, 35.007 y 29.750 respectivamente.

PARTE DEMANDADA: MERCADOS DE ALIMENTOS C.A. (MERCAL C.A.), domiciliada en la Ciudad y Distrito Capital con sucursal en el Municipio Autónomo San Francisco, inscrita en el Registro Mercantil Cuarto de la Circunscripción Judicial del Distrito Capital y Estado Miranda, en fecha 16 de abril del año 2003, bajo el No. 12, tomo 20-A, modificado sus estatutos parcialmente, según consta en Acta de Asamblea General Extraordinaria de Accionista N° 3, inscrita en la Oficina de Registro Mercantil Cuarto en fecha 03 de julio de 2003, bajo el N° 34, Tomo 41-A CTO., cuya última reforma de sus estatutos sociales fue celebrada el 15 de marzo de 2006 e inscrita el 18 de Noviembre de 2004, bajo el No. 9, Tomo 15-A- CTO.

APODERADOS JUDICIALES DE LA PARTE DEMANDADA: ALINET MORENO, M.R. e I.D.M.P., abogadas en ejercicio, de este domicilio, inscritas en el Instituto de Previsión Social del Abogado (INPREABOGADO) bajo los Nos.114.733, 115.745 y 31,227 respectivamente.

MOTIVO: SOLICITUD DE CALIFICACIÓN DE DESPIDO:

SENTENCIA DEFINITIVA

FUNDAMENTOS DE LA SOLICITUD DE CALIFICACIÓN DE DESPIDO:

Alegó la parte actora en su escrito libelar que en fecha 24 de noviembre de 2003 comenzó a laborar de manera subordinada e ininterrumpida para la sociedad mercantil MERCADOS DE ALIMENTOS C.A. (MERCAL C:A:), específicamente en la sucursal o módulo Valle Frío, desempeñando el cargo de JEFE DE ALMACEN en un horario de dos turnos comprendido el primero de siete de la mañana (07:00 a.m), a tres de la tarde (03:00 pm) y el segundo de diez de la mañana (10:00 a.m.) a seis de la tarde (06:00 p.m), de lunes a viernes y los días sábados de (08:00 a.m.) a (12:00 m.), devengando un último salario mensual de OCHOCIENTOS MIL BOLIVARES (Bs. 800.000,oo). Que en fecha 03 de noviembre de 2006, la Gerente de Recursos Humanos de la mencionada empresa, ciudadana M.A., le hizo entrega de la carta de despido donde se exponían las causas del mismo, la cual se negó a firmar al no ser conteste con el contenido de la misma. Por lo que solicita la Calificación de Despido y el Reenganche a sus labores habituales de trabajo con el pago de los salarios caídos.

FUNDAMENTOS DE DEFENSA DE LA PARTE DEMANDADA:

CONTESTACIÓN DE LA DEMANDA:

Por su parte la parte demandada fundamenta su defensa en los siguientes hechos: Niega, rechaza y contradice en primer lugar que el ciudadano A.O., laboraba para la Sociedad Mercantil MERCAL C.A. en dos turnos comprendido, el primero de siete de la mañana (07:00 a.m), a tres de la tarde (03:00 pm) y el segundo de diez de la mañana (10:00 a.m.) a seis de la tarde (06:00 p.m), de lunes a viernes y los días sábados de (08:00 a.m.) a (12:00 m.), dado que la jornada laboral establecida por la demandada para el momento del despido el mencionado actor era de (08:00 a.m.) a (04:00 p.m.) con su correspondiente hora de descanso, y los días sábados de (08:00 a.m.) a (12:00 m.).

Niega, rechaza y contradice que el despido haya sido de forma injustificada, por cuanto la Sociedad Mercantil MERCAL C.A., una vez que fue notificado el actor de su despido, realizó la respectiva participación del despido en fecha 06 de noviembre de 2006, por ante el Juez de Sustanciación, Mediación y Ejecución del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia, al mismo tiempo que hace referencia a que el ciudadano A.O., en el desempeño de sus funciones como JEFE DE ALMACEN, incumplió con lo establecido en los lineamientos del Manual Operativo de Centro de Acopio, toda vez que en el mismo se encuentran plasmadas las actividades, normas y funciones que rigió la relación laboral entre la demandada y el demandante, lo que soporta la justificación del despido, ya que el actor como jefe de almacén, no estaba facultado para tomar pedidos de mercancía de los módulos tipo I, para ser facturados por el departamento correspondiente, pues es el jefe del centro de acopio como encargado de la parte operativa, quien debe tomar dichos pedidos tal y como lo establece el Capitulo 4. Sub Capitulo 4.2, FUNCIONES DEL JEFE DE CENTRO DE ACOPIO, Numeral 3º, del mencionado manual.

Alega también la demandada en su escrito de contestación, que la selección de los cargadores para cargar los camiones de la red directa y los despachos a bodegas, no está especificada en el manual operativo de centro de acopio como una función que inherente al jefe de almacén, por lo tanto, no puede el actor afirmar que cumplía con la misma, en tanto su función solo consistía en girar instrucciones para dar cumplimiento a las normas de almacenamiento, y el jefe del centro de acopio es quien se encarga de seleccionar a los cargadores, así como tampoco era el encargado de la descarga de las mercancías, dicha función es responsabilidad de los Auxiliares de Almacén.

Expone la demandada en su contestación, que la justificación para el despido del ciudadano A.O., esta en el incumplimiento de las actividades inherentes a su cargo, dado que, el mismo no verificaba el inventario tomado del turno que le antecede, y que según acta realizada en fecha 28 de julio de 2006, “se detectó deficiencias en el área de almacén, puesto que los géneros de mercancía no se encontraban agrupados y organizados, sino en distintas partes del almacén” lo que colocaba a la mercancía en riesgo manifiesto de que puedan deteriorarse, ello aunado a que la mercancía de fecha vencida o en mal estado no estaba debidamente certificadas por el departamento de Control de Calidad. Que como consecuencia de no verificar el inventario no se llevaban las respectivas tarjetas de estibas y la hoja de Kardex para discriminar la mercancía por rubros.

Fundamenta también la representación judicial de la parte demandada la justificación del despido, en el informe emanado por el Departamento de Auditoria Interna, el cual basado en inspección realizada en el mencionado Centro de Acopio, deja constancia que las actas de transferencia no tenían firma del Jefe del Centro de Acopio o del Jefe de Facturación y el sello del mismo, que no se llevaba un cronológico y correcto archivo de las notas, que no se verificaba el personal de descarga y el montacarguista, toda vez, que se pudo evidenciar la falta de aseo en el piso superior del almacén, desorganización de paquetes de bolsas, deterioro y humedad en la mercancía, estibas arrumadas e inservibles que con la humedad crearon nidos de insectos poniendo en riesgo de contaminación, en conclusión, el actor incurrió en una serie de actos y omisiones que de manera negligente colocó en una situación de riesgo a la empresa MERCAL C.A., al no dar cumplimiento con lo previsto en el Manual Operativo del Centro de Acopio en su Capitulo VI, Sub Capitulo 4.4, Numeral 7 y Sub Capitulo 4.2 Numeral 6.

Niega, rechaza y contradice, que el ciudadano A.O., pasara la información de toda la mercancía recibida al Proveedor principal, así como de la que entra o sale del departamento de abastecimiento, por cuanto no constituía una actividad a su cargo, por el contrario era responsabilidad inherente al Jefe de Centro de Acopio, tal como lo establece el Manual Operativo de Centro de Acopio en su Capitulo VI, Sub Capitulo 4.4, Numeral 4 y Sub Capitulo 4.2 Numeral 13.

Por todos los alegatos explanados ut supra, la parte demandada considera justificado el despido del ciudadano A.O., dado que como trabajador de MERCAL C.A., incumplía con las obligaciones que le imponía su relación de trabajo, lo que resulta fundamento suficiente para calificar su despido como justo y así lo solicita.

MOTIVACIÓN: DELIMITACIÓN DE LAS CARGAS PROBATORIAS:

La carga probatoria en la presente causa estará determinada por la forma en la cual el accionado dé contestación a la demanda, teniendo el demandado la carga de probar todos aquellos alegatos nuevos que le sirven de fundamento para rechazar las pretensiones del actor, por lo que se tendrán por admitidos aquellos hechos alegados por la parte accionante en su libelo, que el respectivo demandado no niegue, o rechace expresamente en su contestación, o cuando no haya fundamentado el motivo del rechazo; aunado al hecho de que tampoco haya aportado a los autos en la oportunidad legal alguna prueba capaz de desvirtuar dichos alegatos del actor, de conformidad con lo previsto en el Artículo 135 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo en cuanto al régimen de Distribución de la carga probatoria.

En el caso de autos, Sustanciado conforme a derecho el presente procedimiento, y siendo que ha sido declarado en el dispositivo oral del fallo; Sin Lugar LA SOLICITUD DE CALIFICACIÓN DE DESPIDO; intentada por el ciudadano A.O. contra la Sociedad Mercantil MERCADOS DE ALIMENTOS C.A. (;MERCAL C.A.), es conteste este Tribunal, con lo previsto en el con el 72 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, que se desprende un imperativo de orden procesal, según el cual el demandado o quien ejerza su representación en el acto de la contestación estará obligado a determinar cuáles de los hechos admite y cuáles rechaza, produciéndose así la carga procesal del demandado de determinar con claridad cuáles de los hechos invocados en el libelo admite como ciertos y cuáles rechaza, y cuyo incumplimiento, trae como consecuencia al patrono la confesión ficta, simplificando así el debate probatorio, dando por admitidos los hechos del demandante que no hayan sido expresa y razonadamente contradichos por el patrono, y en tal supuesto se tendrá como reconocido el derecho que se reclama; observando el Tribunal que para que la parte demandada no incurra en confesión es necesario que se abstenga de contestar en forma pura y simple; es decir, debe aducir razones de hecho, teniendo el demandado la carga de probar todos aquellos alegatos nuevos que le sirven de fundamento para rechazar las pretensiones del actor, por lo que se tendrán por admitidos aquellos hechos alegados por la parte accionante en su libelo, que el respectivo demandado no niegue, o rechace expresamente en su contestación, o cuando no haya fundamentado el motivo del rechazo; aunado al hecho de que tampoco haya aportado a los autos en la oportunidad legal alguna prueba capaz de desvirtuar dichos alegatos del actor.

En este orden de ideas tenemos entonces que el demandante solo quedará eximido de asumir la carga probatoria cuando en la contestación de la demanda el accionado admita la prestación de un servicio personal aun cuando el accionado no la califique como relación laboral (presunción IURIS TANTUM establecida en el Artículo 65 de la Ley Orgánica del Trabajo, y cuando el demandado no rechace la existencia de la relación laboral se invertirá la carga de la prueba en lo que se refiere a todos los restantes alegatos contenidos en el libelo que tengan conexión con la relación laboral.

En consecuencia, atendiendo a lo establecido en el artículo 72 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, es el demandado quién deberá probar y es en definitiva, quien tiene en su poder las pruebas idóneas sobre si el despido fue justificado o no, partiendo del hecho que no se ha negado la existencia de la relación laboral.

Sin embargo, considera pertinente esta juzgadora acotar, que no todos los alegatos y rechazos que se expongan en la contestación recibirán idéntico tratamiento, porque la adecuada o suficiente precisión en el rechazo o en la exposición de las razones y fundamentos de las defensas, en relación con la carga de la prueba o el riesgo de no aportarla, dependerán de la naturaleza y circunstancias de cada asunto y resultará del examen de las mismas que debe practicar el Juzgador, tarea de la cual hará uso de las presunciones establecidas a favor del trabajador pero de la que no puede eximirse con el sólo fundamento de indicar que por efecto de declararse la existencia de la relación de trabajo alegada, se tendrán por admitidos todos los hechos y pedimentos planteados con fundamento y por desviación de ella, aun cuando se los hubiere rechazado expresa y pormenorizadamente, y se trate de rechazos o negativas que se agoten en sí mismas.

En el caso de autos, de un estudio detenido de los alegatos planteados por las partes tanto en el escrito libelar como en la contestación al mismo, ha quedado establecida la existencia de una relación de trabajo, su duración y el salario, así como la ocurrencia y la fecha del despido, por lo que la controversia radica en determinar si el despido fue justificado o injustificado; correspondiéndole a la parte demandada la carga probatoria de demostrar los hechos que justificaron el despido.

PRUEBAS PROMOVIDAS Y EVACUADAS POR LA PARTE DEMANDANTE:

  1. - PRUEBA TESTIFICAL:

    Promovió la testimonial jurada de los ciudadanos: G.E.M.G., F.G., E.A.F., D.J.U.M. y R.D.C.Z. de los cuales comparecieron al llamado del Tribunal a la presente Audiencia únicamente los ciudadanos, R.D.C.Z. Venezolano, mayor de edad y titular de la Cédula de Identidad N° 6.747.596 y D.J.U.M., Venezolano, mayor de edad y titular de la Cédula de Identidad N° 16.118.451. Al efecto, esta juzgadora desecha dichas testimoniales, por cuanto no aportaron información sustancial a los fines de determinar la justificación o no del despido del actor, como hecho controvertido en la presente causa.

  2. - Pruebas Documentales:

    - Marcados con la letra “A” y “B”, promovió carta de despido de fecha veintitrés (23) de octubre de 2006 y acta levantada en fecha tres (03) de noviembre de 2006, a los fines de señalar la disparidad de fechas entre la manifestación de voluntad del patrono en despedir al actor y el momento en el cual fue notificado el mismo que estaba despedido. Esta juzgadora las valora por cuanto no fueron blanco de ataque alguno.

    - Constante de dieciséis (16) folios útiles, recibos de pagos de las fecha comprendidas entre el dieciséis (16) de diciembre de 2005 al treinta y uno (31) de octubre de 2006, ambas fecha inclusive, a fin de demostrar la relación de trabajo que existió entre el ciudadano A.O. y la Sociedad Mercantil MERCAL C.A. En relación a esta documental, a quedado claro en autos, así como en la audiencia celebrada que existió una relación de trabajo entre las partes, así como el cargo ocupado y el sueldo devengado por el demandante, en ese sentido, este tribunal desecha las mismas.

    - Promovió y consignó, acta de fecha 04 de mayo de 2006, suscrita por el ciudadano actor a los fines de demostrar la relación de trabajo y el desempeño en sus funciones. En relación a dicha documental, vale destacar que la misma fue desconocida por la demandada en su oportunidad, por cuanto la misma no muestra manifiestamente que ha sido emitida y/o proveniente de la demandada, al efecto, el tribunal considera improcedente el ataque efectuado por la demandada, ya que, siendo esta instrumental un documento privado no suscrito por la parte contra quien obra, debió ser impugnada y no desconocida, en consecuencia, esta sentenciadora considera pertinente valorar dicha documental.

    - Promovió y consignó, acta de inspección de almacenaje y calidad de los productos CASA, efectuada por Corporación LA CASA en fecha 24 de enero de 2006, la cual se encuentra suscrita por el ciudadano actor y por el representante de dicha corporación, a los fines de demostrar las inspecciones efectuadas al departamento a cargo del ciudadano A.O.. En relación a dicha documental, vale destacar que la misma fue desconocida por la demandada en su oportunidad, por cuanto la misma no muestra manifiestamente que ha sido emitida y/o proveniente de la demandada, al efecto, el tribunal considera improcedente el ataque efectuado por la demandada, ya que, siendo esta instrumental un documento privado no suscrito por la parte contra quien obra, debió ser impugnada y no desconocida, en consecuencia, esta sentenciadora considera pertinente valorar dicha documental.

    - Promovió y consignó, acta de fecha 07 de enero de 2006, suscrita por el ciudadano actor a los fines de demostrar la relación de trabajo y el desempeño en sus funciones. En relación a dicha documental, vale destacar que la misma fue desconocida por la demandada en su oportunidad, por cuanto la misma no muestra manifiestamente que ha sido emitida y/o proveniente de la demandada, en relación a ello, considera este Tribunal que la referida instrumental resulta impertinente a los efectos de demostrar lo injustificado del despido, por lo cual no es valorada. Así se decide.

    - Promovió y consignó, informe presentado por el actor a la Jefe de Centro de Acopio en fecha 31 de julio de 2006, a los fines de demostrar lo oportuno y eficaz del actor en el desempeño de sus funciones. En relación a dicha documental, vale destacar que la misma fue desconocida por la demandada en su oportunidad, por cuanto la misma no muestra manifiestamente que ha sido emitida y/o proveniente de la demandada, al efecto, el tribunal considera improcedente el ataque efectuado por la demandada, ya que, siendo esta instrumental un documento privado no suscrito por la parte contra quien obra, debió ser impugnada y no desconocida, en consecuencia, esta sentenciadora considera pertinente valorar dicha documental.

    - Promovió y consignó informe presentado por el actor a la Jefe de Centro de Acopio en fecha 05 de agosto de 2006, a los fines de demostrar lo oportuno y eficaz del actor en el desempeño de sus funciones. En relación a dicha documental, vale destacar que la misma fue desconocida por la demandada en su oportunidad, por cuanto la misma no muestra manifiestamente que ha sido emitida y/o proveniente de la demandada, al efecto, el tribunal considera improcedente el ataque efectuado por la demandada, ya que, siendo esta instrumental un documento privado no suscrito por la parte contra quien obra, debió ser impugnada y no desconocida, en consecuencia, esta sentenciadora considera pertinente valorar dicha documental.

    - Promovió y consignó informe presentado por el actor a la Jefe de Centro de Acopio en fecha 08 de agosto de 2006, a los fines de demostrar lo oportuno y eficaz del actor en el desempeño de sus funciones. En relación a dicha documental, vale destacar que la misma fue desconocida por la demandada en su oportunidad, por cuanto la misma no muestra manifiestamente que ha sido emitida y/o proveniente de la demandada, al efecto, el tribunal considera improcedente el ataque efectuado por la demandada, ya que, siendo esta instrumental un documento privado no suscrito por la parte contra quien obra, debió ser impugnada y no desconocida, en consecuencia, esta sentenciadora considera pertinente valorar dicha documental.

    - Promovió y consignó informe presentado por el actor al Asistente Administrativo en fecha 08 de agosto de 2006, a los fines de demostrar lo oportuno y eficaz del actor en el desempeño de sus funciones. En relación a dicha documental, vale destacar que la misma fue desconocida por la demandada en su oportunidad, por cuanto la misma no muestra manifiestamente que ha sido emitida y/o proveniente de la demandada, al efecto, el tribunal considera improcedente el ataque efectuado por la demandada, ya que, siendo esta instrumental un documento privado no suscrito por la parte contra quien obra, debió ser impugnada y no desconocida, en consecuencia, esta sentenciadora considera pertinente valorar dicha documental.

    - Promovió y consignó informe presentado por el actor al Analista de Control de Calidad en fecha 11 de agosto de 2006, a los fines de demostrar lo oportuno y eficaz del actor en el desempeño de sus funciones. En relación a dicha documental, vale destacar que la misma fue desconocida por la demandada en su oportunidad, por cuanto la misma no muestra manifiestamente que ha sido emitida y/o proveniente de la demandada, al efecto, el tribunal considera improcedente el ataque efectuado por la demandada, ya que, siendo esta instrumental un documento privado no suscrito por la parte contra quien obra, debió ser impugnada y no desconocida, en consecuencia, esta sentenciadora considera pertinente valorar dicha documental.

    - Promovió y consignó informe presentado por el actor al Analista de Control de Calidad en fecha 11 de agosto de 2006, a los fines de demostrar lo oportuno y eficaz del actor en el desempeño de sus funciones. En relación a dicha documental, vale destacar que la misma fue desconocida por la demandada en su oportunidad, por cuanto la misma no muestra manifiestamente que ha sido emitida y/o proveniente de la demandada, al efecto, el tribunal considera improcedente el ataque efectuado por la demandada, ya que, siendo esta instrumental un documento privado no suscrito por la parte contra quien obra, debió ser impugnada y no desconocida, en consecuencia, esta sentenciadora considera pertinente valorar dicha documental.

    - Promovió y consignó Acta de fecha 23 de agosto de 2006, a los fines de demostrar lo oportuno y eficaz del actor en el desempeño de sus funciones. En relación a dicha documental, vale destacar que la misma fue desconocida por la demandada en su oportunidad, por cuanto la misma no muestra manifiestamente que ha sido emitida y/o proveniente de la demandada, al efecto, el tribunal considera improcedente el ataque efectuado por la demandada, ya que, siendo esta instrumental un documento privado no suscrito por la parte contra quien obra, debió ser impugnada y no desconocida, en consecuencia, esta sentenciadora considera pertinente valorar dicha documental.

    - Promovió y consignó Acta de fecha 28 de septiembre de 2006, a los fines de demostrar lo oportuno y eficaz del actor en el desempeño de sus funciones. En relación a dicha documental, vale destacar que la misma fue desconocida por la demandada en su oportunidad, por cuanto la misma no muestra manifiestamente que ha sido emitida y/o proveniente de la demandada, al efecto, el tribunal considera improcedente el ataque efectuado por la demandada, ya que, siendo esta instrumental un documento privado no suscrito por la parte contra quien obra, debió ser impugnada y no desconocida, en consecuencia, esta sentenciadora considera pertinente valorar dicha documental.

    - Promovió y consignó Acta de fecha 10 de Octubre de 2006, a los fines de demostrar lo oportuno y eficaz del actor en el desempeño de sus funciones. En relación a esta documental vale el análisis efectuado UT supra. Así se decide.

    - Promovió y consignó Acta de fecha 26 de octubre de 2006, a los fines de demostrar lo oportuno y eficaz del actor en el desempeño de sus funciones. En relación a dicha documental, vale destacar que la misma fue desconocida por la demandada en su oportunidad, por cuanto la misma no muestra manifiestamente que ha sido emitida y/o proveniente de la demandada, al efecto, el tribunal considera improcedente el ataque efectuado por la demandada, ya que, siendo esta instrumental un documento privado no suscrito por la parte contra quien obra, debió ser impugnada y no desconocida, en consecuencia, esta sentenciadora considera pertinente valorar dicha documental.

    - Promovió y consignó Acta de fecha 26 de Octubre de 2006, a los fines de demostrar lo oportuno y eficaz del actor en el desempeño de sus funciones. En relación a dicha documental, vale destacar que la misma fue desconocida por la demandada en su oportunidad, por cuanto la misma no muestra manifiestamente que ha sido emitida y/o proveniente de la demandada, al efecto, el tribunal considera improcedente el ataque efectuado por la demandada, ya que, siendo esta instrumental un documento privado no suscrito por la parte contra quien obra, debió ser impugnada y no desconocida, sin embargo, se desecha la misma, por cuanto no constituye un punto de convicción para esta juzgadora en cuanto al hecho controvertido. Así se decide.

    - Promovió y consignó, tres libretas del Banco Industrial de Venezuela, para el registro de cuenta nómina Nº 003-0050-11-0101149654, a nombre del ciudadano A.O., a fin de demostrar la relación de trabajo que existió entre el ciudadano A.O. y la Sociedad Mercantil MERCAL C.A. y el sueldo devengado por este. En relación a esta documental, a quedado claro en autos, así como en la audiencia celebrada que existió una relación de trabajo entre las partes, así como el cargo ocupado y el sueldo devengado por el demandante, en ese sentido, este tribunal desecha las mismas por cuanto no constituye hecho controvertido en la presente causa.

    PRUEBAS PROMOVIDAS Y EVACUADAS POR LA PARTE DEMANDADA:

  3. - Pruebas Documentales:

    - Constante de un (01) folio útil, comprobante emitido por la Unidad de Recepción y Distribución de Documentos del Circuito Judicial Laboral del Estado Zulia, con sede en Maracaibo, dejando constancia de haber realizado la respectiva participación de despido en el lapso legal. Al respecto, aclara esta juzgadora que la participación de despido no es mas que un requisito con el que debe cumplir el empleador al momento de producirse el despido de uno o varios trabajadores, tal y como lo consagra el artículo 187 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, pero de ninguna manera constituye un medio probatorio susceptible de valoración; por tal motivo éste Tribunal considera que es Improcedente valorar dicha documental. Así se declara.

    - Constante de cincuenta (50) folios útiles, copia de los lineamientos del Manual Operativo de Centro de Acopio, mediante los cuales se rige la relación de trabajo entre el ciudadano actor la Sociedad Mercantil MERCAL C.A., a los fines de demostrar que el actor incumplió con lo previsto en los capítulos III y IV del referido manual actividades, En tal sentido, la referida instrumental constituye un documento privado emanado de la parte accionada, que no fue impugnado, ni desconocido por el actor, durante el curso del debate probatorio, este tribunal le confiere pleno valor probatorio.

    - Promovió y consignó, comunicación emitida por la ciudadana MAYRELIS ECHETO, Jefe del Centro de Acopio Valle Frío, al Coordinador Regional de Mercal, ciudadano MT/M G.P., informándole de un faltante en el resultado del inventario realizado en el centro de acopio a su cargo, como consecuencia de una orden girada por ella de no despachar a los módulos tipo I, la cual fue incumplida por el actor según consta en documental acompañada en el folio ciento cuatro (104), en ese sentido, dado que la documental no fue atacada de ninguna forma por la parte contra quien se opuso, esta juzgadora le otorga valor probatorio a la misma.

    - Consignó y riela en el folio ciento cinco (105) informe de deficiencias detectadas en la visita de los asesores cubanos al Centro de Acopio Valle Frío, en el cual se hace mención a una serie de irregularidades en el almacenamiento de la mercancía y cuya responsabilidad recae en el Jefe de Almacén. En relación a dicha documental, vale destacar que la misma fue desconocida por la demandante en su oportunidad, por cuanto la misma no muestra manifiestamente que ha sido emitida y/o proveniente de la demandante, en consecuencia, esta sentenciadora considerando idóneo el medio de ataque, no le otorga valor probatorio a dicha documental.

    - Consignó y riela del folio ciento seis (106) al folio ciento diez (110) fotografías que acompaña al informe efectuado por los asesores cubanos, las cuales también fueron desconocidas por el actor. En relación a esta documental vale el análisis efectuado UT supra. Así se decide.

    - Consignó constante de veintidós folios útiles, el INFORME PRELIMINAR DE AUDITORÍA OPERATIVA DEL CENTRO DE ACOPIO VALLE FRÍO, de fecha 22 de febrero de 2006, dicha documental fue impugnada por el actor aduciendo que dicha documental es una copia simple y no suscrita por él, por lo cual no le es oponible; en consecuencia, esta sentenciadora considerando idóneo el medio de ataque, no le otorga valor probatorio a dicha documental.

  4. - Inspección Judicial:

    - De conformidad con el Artículo 112 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, se ordenó librar exhorto al al JUZGADO DE PRIMERA INTANCIA DE JUICIO DEL TRABAJO DE LA CIRCUNSCRIPCIÖN JUDICIAL DEL ÁREA METROPOLITANA DE CARACAS (que por distribución correponda), en el sentido solicitado; sin embargo, a la fecha de la celebración de la Audiencia de Juicio, Oral y Pública las resultas de dichos requerimientos no se encuentran agregados a las actas procesales, y no resulta relevante este medio probatorio, toda vez que esta juzgadora ya se ha formado convicción sobre los hechos aquí controvertidos. Así se decide.

    CONSIDERACIONES PARA DECIDIR:

    En cuanto al fondo de la presente controversia, encuentra esta sentenciadora, que el despido injustificado se determina cuando el trabajador no haya dado razón para ello, señalando la Ley Orgánica del Trabajo los hechos del trabajador que se consideran causas justificadas de despido, incumplimiento que debe ser grave para ser considerado causal justificada de despido, apreciación de gravedad que queda a criterio del Juzgador y que exige por parte de éste, la valoración del hecho en sí, sus consecuencias dañosas y demás circunstancias concurrentes, a fin de que el despido luzca como una consecuencia lógica, proporcionada e inmediata del incumplimiento de la otra parte; observando este Tribunal que en la presente causa, de conformidad con lo establecido en los artículos 72 y 135 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, quedaron admitidos los hechos de la relación de trabajo, así como el hecho y la fecha del despido, justificado, pues el demandante tenía la responsabilidad a su cargo de velar por los productos almacenados en el Centro de Acopio al cual estaba adscrito, como Jefe de Almacén, siendo responsable por las pérdidas existentes, el deterioro de las mercancías y el descontrol en el manejo de la parte administrativa a su cargo según las funciones que le impone el Manual Operativo de Centro de Acopio, del cual ha quedado reconocida su existencia, y sin que el demandante diera razón justificada de lo sucedido, quedando así demostrado de la documental que riela en el folio ciento cuatro (104) donde el mismo manifiesta que “Un error lo comete cualquiera y de los mismos aprendemos”, lo cual en criterio de esta Juzgadora quedó demostrado con las pruebas evacuadas por la parte demandada, el despido justificado de que fue objeto el actor; sin que de actas se evidencie ninguna otra prueba que desvirtúe dichas probanzas. Así se decide.

    Considera también este Tribunal que la declaración de parte instada por esta juzgadora en la audiencia de juicio de conformidad con la facultad que me otorga el artículo 103 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, y fundamentando la misma en le principio de oralidad que debe prevalecer ante la forma de los actos plasmadas en actas, resulta incongruente, en el sentido que el actor manifiesta que cumplía con las actividades direccionadas por su superior inmediato, llámese Jefe de Centro de Acopio, ciudadana MAYRELIS ECHETO, las cuales resultan ser las especificadas para su cargo en el Manual Operativo de Centro de Acopio, que el mismo aduce desconocer sino hasta el momento de su despedido, pero acotando con anterioridad en su declaración que la existencia de dicho manual es conocida por toda persona que trabaja en la empresa MERCAL C.A., así mismo, manifiesta que ni el Centro de Acopio Valle Frío, donde prestó sus servicios, así como ningún otros Mercal Tipo I, Centro de Acopio o Super Mercal, cumple con las especificaciones establecidas en el mencionado manual, a lo que esta Jueza como titular de la facultad conferida por el artículo ut supra de la Ley Adjetiva laboral, le preguntó como determinaba él que no se cumplía con las especificaciones establecidas en el manual, a lo cual el demandante contestó textualmente “ LE EXPLICO PORQUE, PORQUE PARA EMPEZAR EL MANUAL ME DICE A MI EN UNO DE SUS PARRAFOS, QUE YO PARA RECIBIR UNA GANDOLA DEBO TENER DELANTE DE MI O EN EL CENTRO DE ACOPIO UN ENCARGADO DE CONTROL DE CALIDAD, COSA QUE NO EXISTE EN EL CENTRO DE ACOPIO”. De esta conducta asumida por el demandante, el Tribunal infiere que el ciudadano A.O., en todo momento conoció la normativa que regía su relación de trabajo, por lo que al no verificar los inventarios, al no archivar cronológicamente las notas de transferencias, al no verificar el personal de descarga y el montacarguista, y asegurarse del correcto almacenaje de las mercancías a los fines de evitar situaciones de riesgo que atentaran contra el buen estado de los productos, entre otras, siendo que estaban bajo su responsabilidad por el cargo desempeñado, lo hacen incurrir en la causal de despido prevista en el artículo 102 de la Ley Orgánica del Trabajo, específicamente en la prevista en el literal “i”, como falta grave a las obligaciones que le impone la relación de trabajo, pues recaía en él la responsabilidad de cuidar esos alimentos y llevar un control de los mismos en su almacenaje; lo que induce a calificar la falta grave y que justifica el despido del demandante. Así se decide.

    Surgen en consecuencia, en base a las anteriores consideraciones, la desestimación de la pretensión del actor en cuanto a su reenganche a las labores ordinarias de trabajo en la Empresa demandada, tal y como se dispondrá en el dispositivo del presente fallo. Así se decide.

    DISPOSITIVO

    Por las razones antes expuestas este JUZGADO SEGUNDO DE PRIMERA INSTANCIA DE JUICIO DEL TRABAJO DE LA CIRCUNSCRIPCION JUDICIAL DEL ESTADO ZULIA, ADMINISTRANDO JUSTICIA EN NOMBRE DE LA REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA Y POR AUTORIDAD DE LA LEY, DECLARA:

PRIMERO

JUSTIFICADO el despido del ciudadano A.J.O..

SEGUNDO

Sin Lugar la solicitud de Calificación de Despido interpuesta por el ciudadano, A.J.O. contra la SOCIEDAD MERCANTIL MERCADOS DE ALIMENTOS MERCAL, C.A. (ambas partes suficientemente identificadas en las actas procesales).

TERCERO

No procede la Condenatoria en costas de conformidad con lo previsto en el artículo 64 de la Ley Orgánica del Trabajo.

CUARTO

Se ordena notificar del presente fallo al Procurador General de la República de conformidad con lo previsto en el artículo 95 de la Ley Orgánica de la Procuraduría General de la República.

PUBLÍQUESE y REGÍSTRESE. DEJESE COPIA CERTIFICADA POR SECRETARIA.

DADA, FIRMADA Y SELLADA EN LA SALA DE AUDIENCIAS DE ESTE JUZGADO SEGUNDO DE PRIMERA INSTANCIA DE JUICIO DEL TRABAJO DE LA CIRCUNSCRIPCION JUDICIAL DEL ESTADO ZULIA, en Maracaibo, al primer (1º) día del mes de agosto de 2.007. Años: 197 de la Independencia y 148 de la Federación.

Abg. S.M.R.D.

Jueza

Abg. E.B.R.

El Secretario

En la misma fecha siendo las once y treinta (11:30 a.m.) minutos de la mañana, se dictó y publicó el anterior fallo.

Abg. E.B.R.

El Secretario

SRD/EBR/LJM.-

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR