Alegria y libertad en la etica de Baruch de Espinosa.

Autor:Rico Montilla, Mario Alejandro
Cargo:Report
 
EXTRACTO GRATUITO

HAPPINESS AND FREEDOM IN BARUCH SPINOZA'S ETHICS

En la tradicion filosofica la alegria ha sido considerada como una de las afecciones del alma; esto es, como una emocion positiva diferente de la pasion, teniendo esta ultima, la pasion, una significacion de emocion fuerte que implica una dominacion de la conducta de quien la padece y puede conducirle a la obnubilacion del entendimiento y en consecuencia a privarle de la capacidad racional de eleccion.

El tratamiento de los afectos y pasiones del alma ha sido frecuente en la mayoria de los filosofos a traves de la historia, y parece haber una coincidencia generalizada, por lo menos desde Platon, en que las pasiones han de estar subordinadas a la razon y gobernadas por ella. Ya desde los estoicos (1) se tendia a diferenciar a la alegria como un sentimiento que no hace perder la calma y el equilibrio, y es con este mismo sentido que, en esencia, prevalecera entre los filosofos modernos. Baruch de Espinosa (2) denomina con el nombre de afecto a las acciones del alma que brotan de las ideas adecuadas; en cambio, las pasiones provienen de las ideas inadecuadas (3). Y afirma que las pasiones no se refieren al alma sino en cuanto que esta tiene algo que implica una negacion (4). Es tambien con Espinosa que por primera vez la alegria -la verdadera alegria como explicaremos en adelante-, mediante un desarrollo sistematico, alcanza un estatus metafisico y es entendida no ya como una mera emocion o placer ante la presencia de un objeto querido sino como el transito de la persona a una mayor perfeccion, mediante el conocimiento y la libertad. Pero esta libertad no es algo que esta alli disponible para echar mano de ella, sino que ha de alcanzarse mediante la reflexion y clarificacion de las ideas; es decir, mediante el conocimiento. Mientras mas ideas confusas e inadecuadas se poseen, mas sujeta esta el alma a las pasiones; contrariamente, mas libre sera y mas capacidad de obrar tiene cuando posee ideas simples, claras y distintas (5).

Espinosa trata el fenomeno de la alegria en su Etica demostrada segun el orden geometrico, especialmente en la Tercera Parte, cuyo subtitulo es "Del origen y naturaleza de los afectos". Y el problema de la libertad lo examina en la quinta parte de dicha obra, subtitulada: "Del poder del entendimiento o de la libertad humana". Pero esta obra de Espinosa, si bien ostenta su titulo de Etica, podriamos verla tambien y en resumidas cuentas como un tratado sobre el alma humana, cuyo enfoque difiere substancialmente del que habia sido mantenido en la tradicion que tiene su punto de partida en la filosofia de Platon, consistente en una concepcion tripartita de las potencias o facultades del alma, pues Espinosa se aparta por completo de esa linea de pensamiento, primero porque, segun el, alma y cuerpo son solamente manifestaciones de una misma cosa y, segundo, porque niega la separacion de las facultades del alma, aduciendo que > (6).

Si nos planteamos la interrogante acerca de que es la alegria para Baruch de Espinosa, podemos responder con sus propias palabras que la alegria es "la transicion del alma a una mayor perfeccion", segun lo expone en el escolio de la Proposicion XI de su Etica (3a Parte), que es la obra que aqui entra en consideracion7, en la cual esta contenida principalmente su filosofia (8). Alegria y libertad se hallan en una relacion de dependencia, la primera de la segunda. La libertad es entendida por Espinosa en virtud de Dios o de la Naturaleza, que para el poseen el mismo significado e identificacion: Deus sive Natura (Dios o Naturaleza) (9). El unico ser libre en si mismo es Dios como Naturaleza productora y substancia infinita, como verdad eterna e inmutable. Pero como el hombre es una parte de la Naturaleza, su libertad esta bajo el regimen de Dios, que es quien puede entonces otorgar esa posibilidad y, acto seguido, la eternidad como la existencia misma eterna; por lo cual, lo unico verdaderamente libre es la causa sui, causa de si mismo, es decir, Dios (10). Esta es apenas una ajustada sintesis de lo que ahora pasamos a considerar.

La Etica demostrada bajo el orden geometrico es un texto sumamente complejo y cuya comprension comporta no pocas dificultades, pese a que es presentado por el autor en un orden aparentemente sencillo y coherente, un orden geometrico, que induce a pensar en un tratado expuesto mediante un orden riguroso de proposiciones, demostraciones y deducciones que se van derivando con absoluta necesidad logica y por ello incuestionables. Sin embargo, y esto ha sido de gran interes y discusion entre sus interpretes, se pueden hallar inconsistencias en su metodo expositivo-lo que por cierto no da pie para dudar de la honradez de su pensamiento-, que no nos proponemos presentar en detalle porque ello seria objeto de un estudio mas especifico sobre el tema, pero si es preciso resaltar, en lo que aqui concierne, el problema que surge de su concepcion de substancia, que constituye, por asi decirlo, el quid de su Etica y, por ello, el punto de partida y de llegada de la misma y de su doctrina filosofica en general. Asi, en la Definicion III (Primera Parte) (11), la substancia es lo que "es en si y se concibe por si (...) cuyo concepto, para formarse, no precisa del concepto de otra cosa", esto seria, pues, la realidad mas alta y unica. Pero en la Proposicion II se expresa Espinosa como si hubiese varias substancias: "dos sustancias que tienen atributos distintos no tienen nada en comun entre si"; y repetidas veces se refiere a "toda substancia", "una sustancia"; expresiones estas que sugieren la existencia de varias substancias, pero en la Proposicion XIV declara que "no puede darse ni concebirse substancia alguna excepto Dios", y a continuacion, en la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA