Alex Saab está emocionalmente estable y confía en que saldrá pronto de la cárcel: el análisis de su expresión corporal ante la justicia

Alex Saab se encuentra emocionalmente estable y confía en que pronto saldrá de la cárcel donde está detenido en Estados Unidos. El empresario colombiano compareció el lunes 18 de octubre ante la justicia estadounidense, luego de su extradición desde Cabo Verde, país africano donde fue capturado el 12 de junio de 2020.Hugo Lescano, quien dirige en Argentina el Laboratorio de Investigación en Comunicación No Verbal, una entidad dedicada en América Latina a la investigación del comportamiento humano y a la capacitación con base científica, analizó parte del lenguaje corporal que mostró durante su presentación.El hombre de confianza de Nicolás Maduro apareció esposado, con cabello largo y suelto, la particular braga naranja y un tapabocas que, a veces, se le caía. Todo eso se pudo observar en una transmisión a través de la plataforma Zoom, pero el juez dejó en claro la ilegalidad de la difusión de las imágenes de la comparecencia.Saab conoció ese día los cargos que se le imputan en Estados Unidos: ocho delitos relacionados con lavado de dinero. Presuntamente blanqueó ingresos irregulares por la venta con sobreprecios de alimentos de dudosa calidad para su distribución a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción.Aparentemente confiadoEl colombiano, en casi toda la comparecencia, movió constantemente sus piernas, que mantuvo ligeramente abiertas. En primera instancia, explicó Lescano a El Nacional, denota que el presunto testaferro de Nicolás Maduro tenía cierta autoconfianza.«De lo contrario las piernas estarían cerradas, que es lo que suele ocurrir cuando las personas van a entrevistas de trabajo y las ocultan por la inseguridad que les causa. En este caso, Alex Saab parecía estar confiado. Sin embargo, el movimiento repetitivo de las dos piernas, que se llama síndrome de la pierna inquieta, refiere que no quiere estar en ese lugar», dijo.«Si no tuviera conciencia y autoconfianza podríamos estar ante una persona con padecimientos o alteraciones mentales», aseguró.El experto, que tiene 12 años de experiencia como negociador en las cárceles más peligrosas de Buenos Aires, algunas de ellas de máxima seguridad, afirmó que esos movimientos son frecuentes en los interrogatorios carcelarios.«Uno podría decir que nadie quiere estar en esa situación. Pero hay personas que no hacen ese movimiento porque ya se han apropiado del espacio y sienten que ese es su lugar. Las personas que ya tiene una condena firme y saben que no hay...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR