Analistas advierten que destino de Makled no está en manos de Santos

 
EXTRACTO GRATUITO

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, reitero ayer el compromiso verbal que adquirió con el presidente Hugo Chávez a fin de que el presunto narcotraficante Walid Makled sea extraditado a Venezuela.

La nota oficial emitida por la Casa de Nariño indica que, en definitiva, la última palabra la tendrá la Corte Suprema de Justicia de Colombia en un plazo de 6 a 18 meses: "Yo le di mi palabra al presidente (Hugo) Chávez que, una vez se surtan los trámites jurídicos, a los cuales estamos obligados, nosotros le entregaríamos a este individuo a las autoridades venezolanas. Yo siempre he creído que la palabra hay que cumplirla y la voy a cumplir".

Santos insistió en el aspecto jurídico de la extradición de Makled, solicitada tanto por Venezuela como por Estados Unidos: "Nosotros, que somos respetuosos de los procedimientos legales, vamos a esperar a que la Corte nos dé ese visto bueno. Y apenas nos dé el visto bueno este individuo será extraditado".

María Teresa Belandria y Juan Carlos Sainz, profesores de Derecho Internacional de la Universidad Central de Venezuela, coinciden en que Santos hizo una declaración "políticamente correcta", en el contexto del restablecimiento de las relaciones bilaterales.

Durante su alocución con motivo de los primeros 110 días de gobierno, Santos se cuidó de enviar un mensaje de absoluto respeto a las instituciones judiciales de Colombia.

"Si, en definitiva, la Corte Suprema colombiana desaprobara la extradición de Malked, Santos pudiera alegar que en su país hay plena independencia entre los órganos del poder público", indicó Belandria.

Sainz considera que hay muchos elementos jurídicos para un fallo que le permita al presidente colombiano cumplir su palabra. Algunos de ellos fueron mencionados por Santos: Venezuela solicitó la extradición de Makled antes que Estados Unidos, en Venezuela se le requiere por más delitos que en...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA