La arbitrariedad en el ejercicio del Poder Público. Análisis a partir de un cuento sobre el poder y una sátira sobre su ejercicio

AutorJorge Octaviano Castro Urdaneta
Páginas63-86

Page 63

Vemos como la actitud imaginativa de la elevación originalmente psicofísica no solamente inclina a la purificación moral, al aislamiento angélico o monoteísta, sino también alcanza la función sociológica de la soberanía

.

Gilbert DURAND1

¡Todo menos vivir engañado!

Joaquim María MACHADO DE ASSIS2

Page 64

1. El ejercicio del poder y las situaciones «Machadianas»

El tema de la arbitrariedad en el ejercicio del poder es cardinal en el desarrollo de los estudios de Derecho Público, el interés de la comunidad jurídica sobre el mismo radica en su relevancia histórica en la formación del Estado democrático moderno y su vinculación con el resguardo de los derechos fundamentales, así como en la siempre presente necesidad de someter efectivamente el poder al Derecho, ya que, como señala ROUSSEAU, si bien el abuso del poder es inevitable, «¿no se deduce que sea imprescindible al menos controlarlo? Precisamente porque la fuerza de las cosas tiende siempre a destruir la igualdad, la fuerza de la legislación debe siempre tender a mantenerla»3.

La arbitrariedad del poder es tratada extensamente en la obra del profesor PEÑA SOLÍS4, en la que se abordan temas vitales para la comprensión de la necesidad de someter el poder al Derecho. En sus trabajos, se subraya la importancia del postulado constitucional del Estado social, democrático de Derecho y de justicia, consagrado en el Título I, denominado «Principios fundamentales» de la Constitución de 1999 (artículo 2), exponiendo, entre otros temas, la necesidad institucional de reaccionar frente a la absolutización del poder, que se concreta en la pretensión de reeditar el principio: princeps legibus solutus, en las que el gobernante pretende estar al margen y por encima de la ley5.

Ese interés que ha expresado el profesor PEÑA SOLÍS, en su amplio ejercicio profesional en el ámbito académico y jurisdiccional, se resume en el «propósito de tornar realmente efectiva la concepción de Estado de Derecho y de justicia, que conforme a la Constitución de 1999, necesariamente debe regir a la sociedad venezolana»6, a través de la investigación y discusión científica.

Page 65

Para ello, proponemos exponer algunas consideraciones sobre los peligros del abuso en el ejercicio del poder, a través del análisis de una obra literaria, en el marco de una corriente que permite utilizar la literatura como herramienta pedagógica para el estudio del Derecho7, particularmente para temas de Derecho Público, tal como lo ha destacado la profesora PELLEGRINO8, en la medida que permite «mirar desde otra perspectiva el mundo del Derecho (...) comprender mejor al hombre (...) hace ver un Derecho en movimiento y no estático o petrificado»9.

Para CALVO GONZÁLEZ, la «hermandad Derecho y literatura es una constante en el pensamiento jurídico. Recorre transversalmente la mejor inquietud intelectual por la idea de cultura del Derecho y la más fecunda inspiración de las creaciones literarias. Confraternidad estética y crítica»10.

Bajo estas premisas, cabe destacar que las obras literarias no pueden estudiarse en su plenitud, sumergidos únicamente en el momento en el cual fueron realizadas por el autor11, un ejemplo que sustenta el anterior aserto lo encontramos en la producción literaria de MACHADO DE ASSIS, que más allá de replicar un contexto histórico, formula una crítica -en muchos casos mediante

Page 66

la sátira- de situaciones relacionadas no tanto con hechos circunstanciales de tiempo y lugar, sino referidos a elementos esenciales vinculados con la condición del hombre y la sociedad, que permiten que su análisis se presente en distintas épocas.

Así, nos interesa el análisis de la obra El alienista y su mensaje en el contexto actual del ejercicio del poder, en un sistema democrático que afirma no solo su carácter participativo, sino la existencia y tutela de derechos fundamentales de los ciudadanos. El cuento de MACHADO DE ASSIS nos invita a la reflexión y cuestionamiento de una realidad jurídica, sobre la base de situaciones que se conectan con el imaginario social, en el que la autoridad que ejerce el poder establece una relación de verticalidad, en la que subyace la tendencia de dominación, ya que, como señala DURAND, «elevación y poder son sinónimos»12.

Para ello, se plantea, en primer lugar, una breve reseña acerca de MACHADO DE ASSIS, su obra y tiempo que nos permita entender el contexto en el que se escribe El alienista, en el que traza un escenario de un aparente ejercicio «no arbitrario del poder», que permitirá posteriormente generar una reflexión en torno a la arbitrariedad, desde el desarrollo de conceptos como el Estado de Derecho y la democracia, para realizar una reflexión en cuanto a los procesos de deliberación como contraposición a las pretensiones de legitimar y validar las arbitrariedades en el ejercicio del Poder Público.

2. Acerca de Machado de Assis, su obra y tiempo

Hablar de Joaquim María MACHADO DE ASSIS, en palabras de BOSI es referirse a uno de los mejores cuentistas en el idioma portugués13; además escribió importantes novelas -entre las cuales se pueden destacar: Memórias póstumas de Bras Cubas (1881); Quincas Borba (1891); Dom Casmurro (1900)

Page 67

y Diario de Aires (1908)-, obras de teatro, escritos de crítica literaria y poesía, entre otros trabajos; fue un prolijo cronista, fundador y presidente hasta su muerte de la Academia Brasileña de Letras.

Nació en Río de Janeiro en 1839, un año antes de iniciarse el reinado de don Pedro II (1840-1889), aunque poco se conoce sobre sus primeros años, se sabe que siendo de orígenes humildes, publicó sus primeros versos a los 15 años mientras ejercía como tipógrafo; se dedicó al periodismo, para luego ingresar a la Administración Pública, en la que llegó a ser un alto funcionario. Su vida se desarrolló, en el contexto de un Brasil postcolonial enmarcado en el capitalismo liberal europeo, que comenzaba su proceso de decadencia. Tras la muerte de su esposa, Carolina Xavier de Novaes, en 1904, compone Carolina, uno de sus más reconocidos poemas. Murió cuatro años después, el 29 de septiembre de 1908, en su vieja casa del barrio carioca de Cosme Velho.

La imagen que algunos autores nos presentan es la de un MACHADO de piel oscura, tartamudo y epiléptico, lo que, a su juicio, constituyen condiciones que demostrarían las importantes dificultades para alcanzar los logros en su excelsa carrera; sin embargo, cabe aclarar que:

... si tomamos la pobreza, la condición obrera y el mestizaje en la acepción que tienen en la moderna sociedad de clases, Machado nos parecerá un notable ejemplo de self-made-man, que ningún obstáculo pudo detener. En realidad, en su contexto efectivo, estas nociones tienen un significado bastante distinto. En efecto, el padre de Machado de Assis es un obrero pintor, pero cualquier asimilación al proletario europeo sería un engaño. Su posición social se define un poco mediante el mercado de trabajo, y mucho por la conexión a una familia de propietarios, de la cual era dependiente. Los hombres que estaban en esta posición eran numerosos y se llamaban «agregados». Nieto de esclavos que vivían en la granja de la Liberación, hijo de «pardos libres» que vivían y servían en la misma propiedad, el padre de Machado de Assis está en una posición intermedia. Intenta vivir en la ciudad, por cuenta propia, pero vuelve a agregarse a la granja de Livramento, donde se casará con una joven blanca, de las Azores, igualmente agregada. En otras

Page 68

palabras, Machado era hijo de obrero, pero un obrero de entonces no era lo que hoy imaginamos14.

La anterior precisión no resulta en forma alguna baladí, ya que su origen como hijo de obreros tiene en su obra un significado muy particular, específicamente en lo que será la exposición de las relaciones de poder. Ciertamente, la familia Assis constituía un ejemplo de ascenso bajo una relación paternalista -con propietarios- la cual trasciende, al escapar de la «posición de agregado (...) el joven escritor se aplicaría a civilizar y perfeccionar las relaciones paternalistas»15, procurando desterrar los vínculos autoritarios y de dominación, que consideraba contraproducentes para el protector y la sociedad, que se verían privados de las virtudes o talentos de sus protegidos.

Tal vez por ello, en sus primeros cuentos el tema central es la tensión de algunos personajes, por la constante búsqueda de un estatus, en el que subyace la exposición a un desequilibrio social, que solo el matrimonio o el patrimonio podrían equilibrar, para lo cual aborda otros temas como la «necesaria máscara» o el engaño del pretendiente para lograr el ansiado estatus, así como la decepción del protector «cuando la máscara ya no sea necesaria y, detrás de ella, se divise la ingratitud, o incluso la traición»16.

Page 69

En sus novelas, igualmente los personajes se debaten en esa búsqueda de equilibrio, con la presencia de mujeres perspicaces y enérgicas, incrustadas en un entorno de dependencia, que permiten presentar un conflicto en el que:

... se oponen los paternalismos «autoritario» e «ilustrado». La superioridad del último es evidente, y beneficia a las dos partes interesadas: Al otorgarle iniciativa y dignidad a los protegidos, les ahorra la humillación del servilismo y civiliza y enriquece a su vez la sociedad de los protectores. En cierto modo Machado justificaba una alianza entre las clases propietarias y los dependientes más dotados17.

Sus escritos con posterioridad a sus 40 años, trascienden la tensión, si se quiere corriente de la época, relativa al alcance de un status, e introducen un elemento que no se afinca en explorar la clara y exasperante inconformidad de la desigualdad, sino más bien en la conformidad, la entrega del hombre al entorno dominante, si se quiere...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba