¿Autoría mediata por dominio de organización con instrumento doloso?

Autor:Gonzalo D. Fernández
 
EXTRACTO GRATUITO
¿AUTORÍA MEDIATA POR DOMINIO DE ORGANIZACIÓN CON INSTRUMENTO DOLOSO?271
PROF. GONZALO D. FERNÁNDEZ
gondfer@adinet.com.uy
¿AUTORÍA MEDIATA POR DOMINIO DE ORGANIZACIÓN
CON INSTRUMENTO DOLOSO?
Recepción: 31/10/2011. Aceptación: 16/03/2012.
PROF. GONZALO D. FERNÁNDEZ. ¿AUTORÍA MEDIATA POR DOMINIO DE ORGANIZACIÓN
CON INSTRUMENTO DOLOSO? 271-306. REVISTA CENIPEC. 31. 2012. ENERO-DICIEMBRE.
ISSN: 0798-9202
¿AUTORÍA MEDIATA POR DOMINIO DE ORGANIZACIÓN CON INSTRUMENTO DOLOSO?273
Introducción*
Dentro de los límites que impone la teoría del dominio del hecho al instituto de la
autoría mediata –de por sí, un tema complejo e intrincado-, pretendemos
concentrarnos aquí en el análisis dogmático de una de las varias modalidades de
dominio del hecho; a saber: el llamado dominio por organización
(Organisationsherrschaft).1 A su vez, dentro de la constelación de casos posibles
de imaginar, nos interesa abordar específicamente la compatibilidad de la autoría
mediata con el supuesto de un instrumento que obra libre y dolosamente, como
integrante de la organización o, si se prefiere, del aparato organizado de poder,
conforme a la terminología empleada por Roxin.2
Se trata de examinar, entonces, la incidencia que posee la teoría del dominio del
hecho y, en particular, si puede sostenerse que media dominio de la voluntad por
organización en aquellos casos donde el autor inmediato –quien, supuestamente,
obra “instrumentalizado”- actúa también libre y dolosamente, dentro de un
aparato organizado de poder. Por consiguiente, dejando de lado las restantes
hipótesis de instrumentalización del ejecutor directo del delito (v.gr.: los casos de
coacción, error o inimputabilidad de éste),3 nuestro enfoque apunta a determinar
si es o no admisible atribuirle autoría mediata por dominio de organización al
dirigente de la estructura de poder, cuando el autor directo obra en forma libre y
con dolo, más allá de que éste último pertenezca o integre también el aparato
organizado de poder.
Desde luego, no está en tela de juicio la calificación penal ni el título de imputación
del ejecutor, quien habrá de responder como autor directo doloso, en tanto ha
realizado el tipo de propia mano. En cambio, la duda surge a propósito del
“hombre de atrás” y pone en cuestión si éste puede mantener su simultánea
condición de autor mediato, adjudicándole capacidad de dominar –por
organización- la voluntad de un autor inmediato que ejecuta dolosamente el
hecho punible.
* Catedrático de Derecho Penal – Universidad de la República (Montevideo – Uruguay).
1 Roxin, C. Täterschaft und Tatherrschaft, 6.Auflage, Walter de Gruyter, Berlín- New York, 1994, p. 244.
2 Roxin, Straftaten im Rahmen organisatorischer Machtapparate, Goltdammer’s Archiv für Strafrecht,
1963, ps. 193-207; ROXIN, Bemerkungen zum “Täter hinter dem Täter”, Festschrift für Richard Lange
zum 70.Geburtstag, de Gruyter, Berlin-New York, 1976, ps. 173-195.
3 Una panorámica de las diversas hipótesis en Bacigalupo, E. Derecho Penal. Parte General, 2da. edic.,
Hammurabi, Buenos Aires, 1999, ps. 507-510; Castillo, F. La autoría mediata, Facultad de Derecho-
Universidad de Costa Rica, San José, 1987, ps. 56 y ss.; Donna, E. La autoría y la participación criminal,
Rubinzal-Culzoni Editores, Buenos Aires-Santa Fe, 1998, ps. 27 y ss.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA