Bajo autocontrol y conducta antisocial. En perspectiva de genero.

AutorRodríguez, Juan Antonio

Resumen

Esta investigación evalúa la teoría general del delito de Gottfredson y Hirschi. Se pretendió: 1) analizar si el constructo "bajo autocontrol" es una variable que puede dar cuenta de la conducta antisocial de varones y hembras de forma estable y unidimensional; y, 2) observar si la teoría general del delito es un modelo que ofrece explicaciones a las diferencias en la desviación de ambos géneros.

Palabras clave: teoría general del delito, conducta desviada, adolescentes, gender gap.

Abstract

This study evaluates Gottfredson and Hirschi's general theory of crime. The objectives were to: 1) test whether the construct of "low self-control" is a variable that can account for antisocial behavior among boys and girls in a way that is stable and unidimensional; and b) to assess whether the general theory of crime is a model that explains the differences in deviance between each sex.

Key words: general theory of crime, deviant behaviour, adolescents, gender gap.

Résumé

Cette recherche évalue la théorie générale du délit de Gottfedson et Hirschi. Nous avons prétendu : Premièrement, analyser si le til conducteur << autocontrôle déficient >> est une variable capable de rendre compte de la conduite antisociale chez les hommes et les femmes, de manière stable et unidimensionnelle. Deuxièmement, observer si la théorie générale du délit est un modèle qui offre des explications aux différenciations que les deux genres présentent dans leur degré de déviation.

Mots clés: Théorie générale du délit, conduite déviée, adolescents, gender gap.

Resumo

Esta pesquisa avalia a teoría geral do delito de Gottfredson e Hirschi. Se pretende: 1) analisar se o constructo "baixo autocontrole" é uma variável que pode dar conta da conduta antisocial de homens e mulheres de forma estável e unidimensional; e 2) observar se a teoria geral do delito é um modelo que oferece explanações às diferenças no desvio de ambos os gêneros.

Palavras chave: teoría geral do delito, conduta desviada, adolescentes, gender gap.

Low self-control and antisocial behavior from a gender perspective.

Sous l'autocontrôle et la conduite antisociale. En perspective de genre.

Baixo auto controle e conduta antisocial. Em perspectiva de gênero.

Introducción *.

Junto a Gottfredson, Hirschi propuso a comienzos de la década de los 90: A General Theory of Crime (Una Teoría General del Delito). Ajuicio de autores como Lilly y otros (2006), la "Teoria del Autocontrol", como también es conocida, es el resultado de la revisión de las ideas centrales de la Teoría del Control Social formulada en 1969 por Hirschi.

La diferencia fundamental entre la nueva teoría y la Teoría del Control de 1969, está en que en la Teoría General de Delito, lo que origina en último término la conducta convencional es el autocontrol, y no las vinculaciones a entomos o personas convencionales (Cullen y otros, 2006). Para Hirschi (1969) el ser humano por naturaleza presenta una propensión hacia la desviación, siendo los diferentes vínculos con la sociedad los elementos que inhiben esa disposición. De tal manera que el apego, las creencias, el compromiso y la participación fungen como lazos necesarios para mantener una conexión con los entornos convencionales (familia, escuela y amigos), y, por tanto, para impedir la conducta antisocial. En este planteamiento teórico inicial no se incluyen variables de orden individual, más allá del elemento creencias convencionales, que se propone como resultado de las vinculaciones convencionales, pero que juega un papel menos relevante en la explicación de la desviación.

En la nueva Teoría General del Delito, Gottfredson y Hirschi (1990) intentan solventar algunos de los déficits explicativos del modelo anterior, y por ello incluyen el autocontrol como una variable de orden individual que completaría las variables de socialización. Es oportuno que mencionemos, que la elección de esta variable, el autocontrol, es consecuencia de la importancia que la investigación en las últimas décadas adjudica a los "controles internos" como mecanismos de protección frente a la implicación en actividades desviadas (Ameklev y otros, 1999; Grasmick y otros, 1993).

El presente trabajo no escapa de ese progresivo interés por explorar la validez del autocontrol como variable explicativa de la delincuencia; el mismo, constituye uno de los primeros acercamientos a la Teoría General del Delito en Venezuela, el cual viene acompañado, al mismo tiempo, por un análisis desde la perspectiva de género. La investigación y teorización criminológica ha venido advirtiendo sobre la importancia del género en la etiología del delito, y este estudio no ha sido indiferente al respecto. El artículo que ofrecemos, es un buen ejercicio que acopla a uno de los modelos teóricos más relevantes sobre la delincuencia con la perspectiva de género, perspectiva que ha traído, reiteramos, importantes resultados para el desarrollo de la criminología actual.

  1. - Los fundamentos de la Teoría General del Delito.

    Antes de tratar el concepto de autocontrol de este modelo teórico, analizaremos brevemente algunos de sus otros elementos esenciales, como la propia idea de "desviación" que le subyace. Gottfredson y Hirschi establecen una diferencia entre la idea de delito como acto y la de desviación como tendencia. Apesar de que ambos fenómenos son distintos, por ejemplo el delito es un "...acto de fuerza o fraude realizado en la búsqueda de su propio interés" (Gottfredson y Hirschi, 1990, pág. 15), éstos coinciden en ser expresiones que generan recompensas inmediatas (p.ej: ganancias monetarias, venganza, placer, etc.), las cuales implican, además, consecuencias para los que delinquen y para la sociedad en general. Para estos autores los actos desviados en general envuelven: riesgo, recompensa inmediata, fácil realización, corta duración y emoción, y aquellos individuos que se involucran en delitos o en conductas similares, son "animados" por estos elementos. Principalmente, esta teoría plantea que el delito y los comportamientos desviados, por lo general, generan recompensas a corto plazo (en el "aquí y ahora"), y que aunque causan daño a las víctimas, proporcionan gratificaciones o satisfacciones a los delincuentes.

    Ahora bien, si Gottfredson y Hirschi conjeturan que la desviación y/o el delito tienen estas consecuencias positivas para los que lo realizan, cabría preguntarnos ¿cuál es la razón de que muchas personas no se involucren en tales comportamientos? La respuesta dentro de la tesis de estos autores sería, básicamente, haber desarrollado un adecuado nivel de "autocontrol". El autocontrol, como rasgo individual, es la "propensión diferencial de las personas a evitar los comportamientos delictivos, independientemente de las situaciones en que se encuentren" (Gottfredson y Hirschi, 1990, pág. 87).

    Este modelo teórico plantea que dentro de la naturaleza de cada persona existe una inclinación por satisfacer sus necesidades y deseos. Si no se regula esta propensión, los resultados causarían desviación y problemas con la sociedad. El elemento encargado de reducir o canalizar esos deseos, y por ende la desviación, es el autocontrol. Por ello, el fin del autocontrol es dominar la impulsividad y las ambiciones personales inmediatas, en virtud de metas y propósitos a largo plazo (Gottfredson y Hirschi, 1990).

    Gottfredson (2006) se refiere al autocontrol como:

    "... la tendencia a retrasar los beneficios personales a corto plazo en aras de intereses personales y colectivos a largo plazo. El delito y la delincuencia pueden proporcionar la satisfacción de deseos humanos universales, aunque únicamente arriesgando objetivos a largo plazo (el hecho de evitar el castigo, la capacidad de obtener logros convencionales como una educación y un empleo, las relaciones interpersonales). Así, quienes tienen unos mayores niveles de autocontrol, en igualdad de circunstancias, tienen menos probabilidades de comportarse violentamente, cometer delitos o participar en actos delictivos que las personas con menores niveles de autocontrol. Y tienden a tener unos índices relativamente elevados de éxito escolar y en el empleo, así como relaciones interpersonales duraderas" (pág. 338). Es decir, las personas que presentan niveles elevados de autocontrol poseen la capacidad de controlar sus actos impulsivos, y de tener en cuenta que los comportamientos delictivos, aunque puedan propiciar beneficios inmediatos, pueden generar también resultados perjudiciales a corto y largo plazo. Por el contrario, las personas con bajo autocontrol tenderán a actuar impulsivamente, guiados por la necesidad de satisfacer sus deseos y conseguir resultados rápidos, lo que hace más probable la desviación. El bajo autocontrol significaría entonces, la incapacidad constante de una persona para resistirse a la tentación de realizar conductas desviadas cuando se le presenta la oportunidad (Gottfredson y Hirschi, 1990). Conforme a lo anterior, podemos apuntar un conjunto de elementos que definen a las personas con bajo autocontrol. De forma sucinta, estas personas son:

    "... impulsivas, insensibles, físicas (en oposición a mentales o reflexivas), buscadoras de riesgo, poco previsibles, no verbales, y se inclinan en consecuencia a involucrarse en actos delictivos y conductas análogas (Gottfredson y Hirschi, 1990, pág. 90).

    Los autores destacan además, que cada una de estas características o dimensiones del autocontrol influyen en el cálculo sobre las consecuencias de los actos cometidos. Por ejemplo, la persona impulsiva, poco previsible, insensible y buscadora de riesgo, no tiene en cuenta las consecuencias perniciosas de sus actos. Sobre estas dimensiones, Gottfredson y Hirschi (1990) comentan que:

    "Debido a que estas características pueden observarse antes de la edad de responsabilidad penal, y que existe una considerable propensión a que surjan juntas en las personas, y a que tiendan a mantenerse a lo largo de la vida, resulta lógico considerarlas como un constructo...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR