La banca pública venezolana no se equipara con sus pares de la región

 
EXTRACTO GRATUITO

Cuatro de las cinco instituciones financieras públicas venezolanas tienen una tarea pendiente con las buenas prácticas bancarias.Algunas de sus iguales de la región han superado la prueba y hoy figuran como ejemplos, e incluso exportan sus modelos de negocios.Luego de superada la discusión sobre la necesidad de que cada organismo financiero pueda ser rentable ­sin importar si sus capitales son privados o estatales, y de exitosos ensayos con la banca de desarrollo en países como Colombia­, los gobiernos hacen importantes esfuerzos para alcanzar altos niveles de eficiencia en beneficio de los usuarios y de las propias finanzas públicas. Venezuela, en cambio, no lo ha conseguido.De no haber sido por la compra del Banco de Venezuela hace más de dos años, la banca pública presentaría índices generales muy precarios. Una radiografía del sector señala que el Banco Bicentenario ­surgido de la fusión de Banfoandes, una entidad regional que presentaba problemas de liquidez, y los bancos Confederado, Bolívar y Central- no ha logrado imponerse en el mercado. Su plataforma tecnológica tardó meses en unificarse y no ha podido disminuir los índices de morosidad en un grado aceptable.Cuando el Banco del Tesoro abrió la primera sede en El Rosal, en Caracas, tenía como objetivo convertirse en la principal institución financiera del Estado con presencia en todos los estados del país. Sin embargo, la lentitud para adecuar la plataforma y el desconocimiento para fortalecer el músculo financiero con los aportes del Gobierno fueron su principal talón de Aquiles. Hoy, existe una regulación que lo exceptúa de hacer encaje legal al Banco Central del Venezuela, como parte de una política que pretende limitar su insolvencia.La adquisición del Banco de Venezuela, luego de que el Grupo Santander decidió venderlo, fue la tabla de salvación de la red pública, pues sigue manteniendo sus índices financieros prácticamente intactos.Finalmente, está el Banco Industrial de Venezuela que, con un historial de quiebras, es dirigido por su último interventor, después de que el Ministerio de Planificación y Finanzas desistió de buscar un sucesor para dirigirlo.Modelos sustentables Los modelos de banca del Estado se han ido perfeccionando y exportando. La Caixa de Brasil se ha convertido en un ejemplo: asesora a sus similares de la región. Tiene un convenio con el Banco de Venezuela para la instalación de los terminales bancarios comunales, que no sólo facilitan las transacciones financieras a...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA