La capacidad de producción de las refinerías ha caído 70% en los últimos 2 años

En Venezuela, potencia petrolera con uno de los más grandes recursos de hidrocarburos del mundo solo la Faja Petrolífera del Orinoco tiene reservas explotables de más de 270.000 millones de barriles, la gasolina escasea. Las largas colas en las estaciones de servicios por fallas en el suministro de combustible son recurrentes en Caracas y en el interior del país.Petróleos de Venezuela está imposibilitada de satisfacer la demanda del mercado interno de derivados de hidrocarburos.José Bodas, directivo de la Federación Única de Trabajadores Petroleros de Venezuela, explicó que debido al colapso de las refinerías, iniciado en 2013, la empresa se ha visto obligada a importar casi todo el combustible que requiere el consumo interno. Sin embargo, por no honrar los compromisos, ha perdido la confianza de los proveedores internacionales que prefieren desviar los cargamentos a clientes que cancelan en efectivo, lo que acentúa aún más la escasez de gasolina.Fuentes cercanas a Pdvsa afirmaron que el problema principal de la industria son la corrupción y las malas decisiones gerenciales. Muchos pozos están cerrados porque no hay repuestos ni equipos de reposición para los que cumplieron su vida útil: el resultado es la caída de la producción de más de 3 millones de barriles diarios en 1998, a 2,2 millones de barriles diarios en 2017, afirmó uno de los voceros.Iván Freites, directivo de la Futpv, explicó que por el desplome de la explotación de crudo, en los últimos dos años ha caído 70% las operaciones de las refinerías El Palito, Amuay, Cardón y Puerto La Cruz, cuya capacidad instalada de producción de derivados petroleros, como el gas de bombona, diesel automotor, gasolina y lubricantes, es de 1,3 millones de barriles diarios.Refirió que los últimos dos años el parque refinador del país opera a menos de 30% de su capacidad como consecuencia de que la carga de crudo para procesar es cada vez menor, además de los problemas de funcionamiento de muchas plantas.Precisó que la importación actual de gasolina supera los 100.000 barriles diarios para satisfacer el consumo interno, muy por encima de los 10.000 barriles al día de finales de 1970, cuando se ejecutaban proyectos de modernización en las refinerías.Es inaceptable que en un país petrolero la población padezca una escasez recurrente de combustible, deploró Freites. Insistió en que urge realizar los cambios de patrón de refinación para optimizar el rendimiento del crudo, en productos de mayor valor...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba