Caracas vivió la resaca electoral

 
EXTRACTO GRATUITO

La ciudad se despertó tarde. A diferencia de cualquier lunes, cuando largas colas de ve hículos congestionan las principales vías de la capital o los usuarios del Metro tienen que esperar varios minutos para poder subir a un vagón, el inicio de esta semana, posterior a las elecciones presidenciales, empezó lentamente. No faltó quien se sintiera dis tendido, como un domingo cualquiera, o quien admitiera estar mareado y aturdido, como se viven los días decembrinos, con algo de resaca. Y es que después de la inédita jornada de participación electoral de ayer, donde 80,9% de los electores inscritos acudió a las urnas, el caraqueño decidió asumir la semana con moderación y salió a la calle con cierta cautela. A primeras horas de la ma ñana las autopistas Francisco Fajardo y Valle-Coche, las avenidas Francisco de Miranda, Bolívar, Baralt, Urdaneta, Sucre, las calles del centro de Caracas y hasta el distribuidor La Araña estaban libres de vehículos. Con el transcurrir de las horas, el asfalto fue recibiendo más carros y las aceras más transeúntes, que fueron incorporándose a la rutina. Recorrer en vehículo desde Los Cortijos hasta Los Flores de Catia, pasando por el centro de la ciudad; ir a El Valle, Los Próceres, Santa Mónica, Los Chaguaramos, Bello Monte, Las Mercedes, El Rosal, Chacaíto y Chacao, es una ruta imposible de transitar en sólo una mañana cualquier día, pero ayer se hacía en menos de dos horas. En casi toda la ruta el paisa je se repetía: comerciantes que levantaban las santamarías mientras avanzaba la mañana, ciudadanos que salían a la calle en la medida que calentaba...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA