Carlos Roumagnac: primeros estudios criminológicos en México.

Autor:Barrón Cruz, Martín Gabriel
 
EXTRACTO GRATUITO

Resumen

El presente trabajo forma parte del análisis de la criminología histórica, que consiste en revisar el surgimiento de los primeros estudios y estudiosos del fenómeno criminal en México. Así, uno de los primeros que se ocupó de realizar observaciones criminológicas fue Carlos Roumagnac. Por ello se efectúa en principio un extracto biográfico del mismo, para después reseñar su obra.

Palabras claves: Psicología morbosa; criminología histórica; crímenes sexuales; estadística criminal; prisión; cárcel; antropología criminal.

Carlos Roumagnac: The First Criminological Studies in Mexico

Abstract:

The present article deals with the history of criminology, that is, research on the first students and first studies of crime in Mexico. In that regard, one of the first persons to make criminological observations was Carlos Roumagnac. A summary of his biography anda review of his writings are presented here.

Key words: morbid psychology; historical criminology; sex crimes; crime statistics; prison; jail; criminal anthropology.

Carlos Roumagnac: Les premiére études criminologiques au Méxique

Résumé:

Le travail ci-dessous fait partie de l'analyse de la criminologie historique, qui consiste en réviser l'origine des premiéres études et de ceux qui étudient le phénoméne criminel au Méxique. Ainsi, un des premiers qui se soit occupé de réaliser des observations criminologiques a été Carlos Roumagnac. C'est pour cette raison que l'on fait, en principe, un extrait biographique de celui-ci, pour faire le compte rendu de oeuvre aprés.

Mots clefs: Psychologie morbide; criminologie historique; crimes sexuels; statistique criminelle; prison; cellule; anthropologie criminelle.

Presentación.

Sin importar, quizá, la disciplina a la que se pertenezca o en la que cualquiera de nosotros se haya formado, generalmente hemos escuchado, muchas veces, que es importante el estudio de los antecedentes históricos, de cualquier fenómeno social. Pero, en la realidad historiográfica, de la mayoría de los estudios, se carece de un análisis sistemático que permita en realidad alcanzar la meta de entender esos antecedentes y para no repetir los mismos errores del pasado hemos elaborado el presente texto.

Así, el objetivo de las siguientes líneas consiste en revisar y presentar a uno de los primeros analistas que existió en México, a principios del siglo XX, sobre el fenómeno criminal, particularmente desde una perspectiva criminológica; ese fue sin duda: Carlos Roumagnac García. Ya que se destacó como uno de los escritores más activos y prolíficos de México. Su obra y su figura como analista de sucesos delictivos, ha quedado en el ostracismo para la mayoría de quienes se dedican a estudiar las ciencias penales en general. Por ello elegí hacer una reconstrucción histórica de este personaje, es decir hacer un extracto biográfico, para entender su obra a lo largo de su vida.

Para ello se ha utilizado como metodología la criminología-histórica entendiendo que esta es una herramienta que permite recuperar y enfatizar en la importancia de la indagación histórica que deben hacer tanto criminólogos, psicólogos, juristas y por supuesto, los propios historiadores en el campo de la Criminología a partir de las posibilidades que ofrece la investigación histórica.

La idea central es retomar, en la investigación criminológica, el saber histórico dado que son pocos los estudios que han recurrido a dicho método, no como instrumento que sólo permite ilustrar los antecedentes de cierto suceso en análisis, sino para articular las herramientas del análisis histórico al proceso Criminológico, cuidando de no hacer, ni caer en, teorías historicistas de la pena.

La preocupación por recuperar, en la Criminología la Historia deriva de la corriente historiográfica interesada en problemas de marginación, desde los conceptos periféricos circunscritos a la dialéctica de clase, como pueden ser: pobreza, enfermedad, locura u homosexualidad y en aquellos donde destaca la problemática de la delincuencia y la criminalidad (Barrón, 2003).

  1. Los orígenes.

    Para iniciar hay que aclarar algunos de sus datos biográficos. El Diccionario Porrúa, nos indica que nació en la ciudad de México en 1875. Esta referencia es retomada y presentada por Rafael Moreno en la obra Antología de la investigación criminalística, que por cierto está dedicada a Roumagnac (Diccionario, 1986 y Moreno, 2001).

    Sin embargo, tal información no es verídica. El fundamento que nos permite hacer esta afirmación es la declaración que Roumagnac realizó ante el Tribunal de Justicia del Distrito Federal el 10 de septiembre de 1897, según la cual en esa fecha tenía 28 años de edad. Entonces podemos tomar ésta como la más acertada, ya que son los testimonios aportados por él mismo; por lo tanto, había nacido en 1869. Además, no en la ciudad de México, pues indica que era "natural de Madrid" (AJTSJDF, 1897 cfr. McGregor 1992; Enciclopedia, 1993 y Piccato s/f). Otras referencias personales para esa fecha eran: "soltero, escritor, procesado y por consiguiente habita actualmente en esta cárcel, hijo de Don Carlos Roumagnac y de Doña Margarita García, ya difuntos" (El Universal, 1897).

    El cómo y cuándo Roumagnac llegó a México, hasta el momento es desconocido. Pero, se sabe que realizó los estudios de ingeniería, aunque "en todo hubiera pensado menos en que un día, interrumpiría mi ya casi terminada carrera por inevitable contingencia tendría que dejar el teodolito para aprender el de la pluma de periodista [...] Manuel Caballero fue mi primer maestro para mí en la nueva ciencia" (Roumagnac, 1933).

    Por lo que atañe a su paso en dicha carrera, algunas de las pruebas de que efectivamente estuvo apuntado, son: "Noticia de los alumnos inscritos a los cursos del año escolar de 1888 en la Escuela Nacional de Ingenieros", "Las inscripciones para los exámenes ordinarios del año de 1888"; así como "Las calificaciones de los alumnos examinados en los exámenes ordinarios de 1888 ". En la primera de estas se menciona que fue aceptado como alumno supernumerario. En la segunda se muestra que presentaría los exámenes correspondientes a matemáticas superiores y topografía. La calificación que consiguió en matemáticas no aparece indicada, pero sí en topografía cuya nota fue A; además, se indica que presentó el examen de dibujo topográfico y geográfico alcanzando la evaluación de 3 A, 2 MB, B.

    Para 1889 existe un cuadro concentrador de calificaciones y por lo que respecta a Roumagnac, éste no cuenta con ninguna calificación en las materias, a pesar de que estaba contemplado en la lista de alumnos. Lo cual resulta bastante extraño ya que, si era alumno supernumerario, debería aparecer en la relación de alumnos propietarios y supernumerarios que firmó Rómulo Ugalde, director de la escuela, pero no acontece, es decir no se sabe si continúo o no en calidad de estudiante supernumerario, aún antes de 1891 cuando Roumagnac abandonó la idea de ser ingeniero (AHPM, 1888-1889).

  2. Actividad y persecución periodística.

    Su ingreso al periodismo quizá fue un poco más fácil ya que esta era la actividad a la que se dedicaba su padrastro, Francisco de P. Covarrubias pues éste fue director de El Mercurio de Occidente y El Tiempo.

    En su nueva labor, Roumagnac, que duraría gran parte de su vida, ingresó como reportero al periódico El Tiempo. En 1891 uno de los primeros sucesos que cubrió periodisticamente fue el llamado, en la época, crimen de la profesa, en el cual Jesús Bruno Martínez habia asesinado a Tomás Hernández Aguirre (Roumagnac, 1933). No obstante hay que precisar que en el hecho delictivo no sólo participó este individuo, sino que en realidad fue una confabulación donde también intervinieron Carlos Sousa, Aurelio Caballero, Clemente Corona, Nicolás Augusto Treffel, Francisco Labastida, Antonio Herrerías, Vicente Reyero, Gerardo Nevraument, así como las mujeres Concepción Peña, Joaquina Díaz y Taurina Pérez. Todos fueron condenados y enviados a la cárcel de Belén, sólo algunos se trasladaron, posteriormente, al presidio de San Juan de Ulúa.

    La cobertura que el periódico le dio a dicho evento fue amplia, así lo demuestran los artículos: "Un crimen espantoso en el centro de la Capital", "Detalles sueltos acerca del asesinato del Sr. Tomás Hernández Aguirre", "El drama sangriento de la calle de la profesa se acerca a su fin", "El crimen de la calle de la profesa", "El Sr., Don Tomás Hernández Aguirre. Datos biográficos y anecdóticos", "Tribunales del país. El Crimen de la calle de la profesa", "La locura de Jesús Bruno Martínez", "El Tiempo al Partido Liberal. Últimas observaciones, el jurado de los reos del crimen de la Profesa", "La causa de Jesús Bruno Martínez en la segunda sala del Tribunal Superior del Distrito", "El crimen de la profesa. La muerte de Aurelio Caballero", "El asunto de Jesús B. Martínez, el asunto de casación" y "La aprehensión de Taurina Pérez" (El Tiempo, 1891 a). Este primer acercamiento con el mundo delictivo, sin duda, le permitió a Roumagnac buscar nuevos hechos violentos que relatar.

    En 1894 Roumagnac hizo un breve paréntesis en su carrera periodística al ser aceptado como miembro en la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, con una disertación sobre "La literatura entre los antiguos Mexicanos" (Roumagnac, 1894, 1894a y 1894b).

    Sin embargo, al año siguiente retomó nuevamente sus actividades y se asoció con Eusebio Sánchez para fundar el diario El Globo, cuyas instalaciones estaban donde se construyó el Teatro Lírico. Tal labor le ocasionó problemas legales que lo llevaron a los tribunales, como ya vimos. Pero, la primera vez que enfrentó a la justicia porfiriana, por lo menos este es el primer registro con el que se cuenta, sucedió en 1896 cuando fue acusado, junto con Juan de la Peña (a) "Escalpelo", por el general José Delgado, jefe del batallón de Zapadores.

    El motivo. La publicación del artículo "El Panamá de Ingenieros" en el cual se hacía mofa y se denunciaba la incapacidad y corrupción que existía en...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA