Las claves para entender el camino político que llevó al nombramiento de un CNE que complazca al régimen

El acuerdo al que llegaron hace nueve meses los partidos minoritarios de la oposición en la Mesa de Diálogo Nacional con el régimen de Nicolás Maduro parece estar materializándose. La designación del Consejo Nacional Electoral (CNE) por parte del Tribunal Supremo de Justicia es la más reciente de esas concreciones.La hoja de ruta para llegar al CNEEl primero de los seis puntos establecido en la negociación señalaba la incorporación a la Asamblea Nacional de la fracción parlamentaria del PSUV y fracciones aliadas al régimen, exigencia que se cumplió ocho días después de la firma del acuerdo parcial el 24 de septiembre del año pasado.Tras mes y medio de haberse incorporado al Parlamento, la llamada bancada de la Patria y el Gran Polo Patriótico aprobaron, junto con la oposición, la creación de una Comisión Preliminar para designar el Comité de Postulaciones Electorales que seleccionaría a los candidatos al puesto de rectores del CNE.Ese era el siguiente punto en el acuerdo entre ambos sectores políticos: "Atender con la prontitud y la urgencia del caso la nueva conformación del CNE y las garantías electorales que deben acompañar los procesos de votación". Esto, aunque fue establecido por Avanzada Progresista, Soluciones, Cambiemos, Movimiento al Socialismo y Bandera Roja era lo que desde hace mucho tiempo estaba pidiendo el G4 (Voluntad Popular, Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo, Acción Democrática).La Comisión Preliminar quedó integrada por los diputados de oposición Ángel Medina, Luis Aquiles Moreno, Stalin González, Piero Mouron, Olivia Lozano y Franklin Duarte. La fracción del PSUV propuso a William Gil, Nosliu Rodríguez y Jesús Montilla. Posterior a esto, el Parlamento convocó a la sociedad civil a enviar sus solicitudes para postularse a la conformación del Comité de Postulaciones que escogería a los posibles nuevos rectores del CNE.Sin embargo, hasta hace apenas dos semanas se dio inicio a los primeros pasos para concretar la designación de los nuevos rectores electorales, pero sin que fuese la Asamblea Nacional la que llevara a cabo el proceso, y en su lugar fue el TSJ del régimen el que se encargó de nombrar a los rectores.El Parlamento venezolano desconoció la legitimidad del Poder Judicial por haber llevado a cabo, en diciembre de 2015, con ayuda de la AN saliente de mayoría oficialista, un proceso irregular de designación de nuevos magistrados del Tribunal Supremo de Justicia. Sectores de oposición y diversas ONG denunciaron inconsistencias en el proceso como la violación del período de impugnaciones, la falta de respuesta de las mismas y la omisión de la selección definitiva de los postulados.En 2017 el Ministerio Público solicitó formalmente anular el nombramiento alegando que el proceso...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba