Decisión de Juzgado Primero de Primera Instancia Agrario de Carabobo (Extensión Valencia), de 2 de Noviembre de 2011

Fecha de Resolución: 2 de Noviembre de 2011
Emisor:Juzgado Primero de Primera Instancia Agrario
Número de Expediente:SOLICITUDNº-00406.
Ponente:José Daniel Useche Arrieta
Procedimiento:Título Supletorio
 
CONTENIDO

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

PODER JUDICIAL

JUZGADO AGRARIO PRIMERO DE PRIMERA INSTANCIA DE LA CIRCUNSCRIPCION JUDICIAL DEL ESTADO CARABOBO

Valencia, 02 de Noviembre de 2011

201º y 152º

SOLICITUD Nº: 00406.

MOTIVO: DECRETO DE TITULO SUPLETORIO AGRARIO

C.C.: C.C. EL RINCON, PARROQUIA INDEPENDENCIA, MUNICIPIO LIBERTADOR, ESTADO CARABOBO. Inscrito bajo el Numero 08-06-02-R74-0006, en el sistema único de Registro del Ministerio del Poder Popular para las Comunas y Protección Social, de fecha 28/06/2010.

SOLICITANTES: C.E.R. Y A.R.E.M., venezolanos, mayores de edad, titulares de la cedula de identidad Nros. 3.574.445 y 4.458.660 respectivamente, ambos de este domicilio.

ABOGADA ASISTENTE: Abg. MIRLA MONTILLA, U.B.V, inscrita en el Instituto de Previsión Social del Abogado, bajo el Nº 156.394.

PLAN DE TRABAJO SOCIAL Y COMUNITARIO, JURISDICCIÓN AGRARIA, ESTADO CARABOBO.

  1. DE LA SOLICITUD.

    Se inician las presentes actuaciones de Jurisdicción Voluntaria, con ocasión de las jornadas especiales de trabajo social y comunitario realizadas por este Tribunal de Primera Instancia del Estado Carabobo, con los consejos comunales de la Parroquia Independencia, del Municipio Libertador, a fin de atender el derecho de acceso a la justicia y proveer conforme al articulo 26 constitucional, la tutela judicial comunitaria de los miembros organizados del c.c. EL RINCON, PARROQUIA INDEPENDENCIA, MUNICIPIO LIBERTADOR, ESTADO CARABOBO, respecto de las solicitudes de Jurisdicción Voluntaria sobre las construcciones, mejoras y bienhechurias agrícolas fomentadas por la comunidad.

    Así, en jornada especial de fecha 20 de octubre de 2011, constituido el Tribunal en el asentamiento agrícola antes referido, se recibe solicitud realizada por los ciudadanos C.E.R. y A.R.E.M., venezolanos, mayores de edad, titulares de la cedula de identidad Nros. 3.574.445 y 4.458.660 respectivamente, de este domicilio, mediante la cual solicitan se declare titulo supletorio sobre unas bienhechurias ubicadas en el Sector “El Rincón”, calle Principal, de la Parroquia Independencia, Municipio Libertador del Estado Carabobo, constituida por: constituida por: una (01) casa de bloque, un (01) local en construcción cercado con alambre de púas, una (01) casabera tipo galpón, un (01) pozo séptico, una (01) cría de bovinos con corral de tubos, media (1/2) hectárea de yuca; dentro de un extensión de terreno de aproximadamente doce mil quinientos doce metros cuadrados (12512Mts2); comprendidas dentro de los siguientes linderos; NORTE: Terreno ocupado por el ciudadano J.S., SUR: Calle Principal, ESTE: Calle la Quebrada, OESTE: Terreno ocupado por el ciudadano Isneldo Monzón.

  2. DE LA COMPETENCIA DE LOS JUZGADOS DE PRIMERA INSTANCIA AGRARIA PARA TRAMITAR Y PROVEER EN SEDE DE JURISDICCIÓN VOLUNTARIA, SOLICITUDES DE TÍTULOS SUPLETORIOS SOBRE BIENHECHURIAS.

    En primer lugar corresponde a esta instancia pronunciarse acerca de su competencia, para tramitar y proveer en sede de Jurisdicción voluntaria, solicitudes de título supletorio sobre bienhechurias, y al respecto observa:

    En sentencia Nº 65 de Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia, publicada en fecha dieciséis (16) de Julio de 2009, Exp. Nº AA10-L-2007-000127, caso: A.C.Z.L., sobre la tramitación de un título supletorio de propiedad sobre bienhechurias, se dejó sentado lo siguiente:

    …ha señalado la Sala Constitucional que del análisis de los artículos 186 y 197 de la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario, antes citados, se desprende que el legislador ha establecido ‘en primer lugar un foro atrayente con respecto a la Jurisdicción agraria (artículo 197 eiusdem) para ventilar conflictos que se produzcan entre particulares con motivo de dicha actividad; y en segundo lugar, atribuyen competencia para conocer y decidir de determinadas acciones (como las del caso de marras, esto es, acciones derivadas de perturbaciones o daños a la propiedad o posesión agraria) a los Juzgados de Primera Instancia Agrarios, dejando en su último ordinal una cláusula abierta para que estos Juzgados conozcan de ‘(…) todas las acciones y controversias entre particulares relacionados con la actividad agraria’ (artículo 208 eiusdem)’ (subrayado añadido) (sentencia número 5047 del 15 de diciembre de 2005, caso H.L.C.).

    Por tal razón, considera esta Sala Plena que cuando el artículo 197, numeral 15 de la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario atribuye competencia a los juzgados de primera instancia agraria para conocer de ‘todas las acciones y controversias entre particulares relacionados con la actividad agraria’, debe entenderse como una cláusula abierta que comprende cualquier controversia en la que pueda verse afectada la producción agroalimentaria. Ello en virtud de que el juez agrario ‘debe velar por el mantenimiento de la seguridad agroalimentaria de la Nación y el aseguramiento de la biodiversidad y la protección ambiental’ (artículo 196 eiusdem)

    .

    De manera que, la competencia de los tribunales agrarios está determinada por el objeto sobre el cual recaen las distintas pretensiones. Esto conlleva al tribunal que debe regular la competencia a efectuar un análisis del objeto de la pretensión, pues el tipo de pretensiones que pueden plantearse en la Jurisdicción especial agraria son similares a las que pueden ventilarse en la Jurisdicción civil ordinaria: pretensiones declarativas, reivindicatorias, posesorias, servidumbres, deslindes, sucesorales, contractuales, de créditos, etc.

    En el caso de autos, se observa, ha solicitado la expedición de un título supletorio de propiedad sobre un inmueble en el cual existen “siembra de ajos, papa, zanahoria y trigo, sistema de riego, tendido eléctrico y vialidad interna, dos tanques de lombricultura, un rancho donde se guardan los implementos agrícolas, dos motores de fumigación, igualmente posee animales de crías, tales como ovejas, gallinas, caballos, etc. En dicho lote de terreno mi representada (sic) y fomentado otras mejoras y bienhechurías y otras mejoras tales como despedraje, drenaje, mecanización y reparación del mismo para así hacerlo apto para el cultivo de diferentes rubros agrícolas de ciclos cortos”. Por lo tanto, cualquier decisión en este caso puede incidir sobre la continuidad o interrupción de la actividad agropecuaria que pueda realizarse en dicho predio; por lo que, a juicio de esta Sala, el caso bajo examen se enmarca dentro de las competencias atribuidas a los Tribunales agrarios. Así se decide.

    En consecuencia, esta Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia, declara que el tribunal competente para conocer y decidir la solicitud de título supletorio presentada por la abogada a.c.Z.L., es el Juzgado de Primera Instancia Agrario de la Circunscripción Judicial del Estado Mérida. Así se decide…”

    En voto salvado de la Magistrada Luisa Estella Morales Lamuño, en sentencia Nº 1 publicada en fecha quince (15) de Enero de 2009, Exp. Nº AA10-L-2007-000210, dejó sentada su opinión en los términos siguientes:

    …la competencia de los tribunales de la Jurisdicción agraria viene determinada por el objeto sobre el cual versan las pretensiones deducidas, siendo que dicho objeto debe estar directamente vinculado con la actividad agraria, en tal sentido, en el caso sub examine, la solicitante pretende un justificativo de p.m., sobre unas bienhechurías consistentes en una casa de habitación, con piso de tierra, paredes de tapia y techo de zinc, cerca perimetrales de tres pelos de alambre púa y estantillos de madera, un pequeño tanque de cemento para depósito de agua de consumo, un homo fabricado con arcilla y los cultivos de cambur, café, caña, aguacate, naranja, guanábana, onoto, maíz y yuca, las cuales se encuentran sobre una extensión de terreno de quince mil metros cuadrados (15.000 mts2) ubicado en el sector Pie de la Loma del Curo, Parroquia Chacanta, Municipio Arzo.C.d.E.M..

    Al respecto, tal señalamiento guarda una estrecha relación con la actividad agraria, pues hace presumir que sobre el lote de terreno se realizan actividades de explotación agrícola, en tal sentido, debe ser la Jurisdicción agraria la competente para conocer de la presente solicitud, pues aún cuando los justificativos de p.m. se encuentra consagrado en el Código de Procedimiento Civil (artículos 936 y siguientes), ello no implica que en todos los casos la competencia esté asignada a la Jurisdicción civil, máxime cuando el artículo 208 numeral 15 de la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario, dispone lo siguiente: “(…) Los juzgados de primera instancia agraria conocerán de las demandas entre particulares que se promuevan con ocasión de la actividad agraria, sobre los siguientes asuntos: (…) 15. En general, todas las acciones y controversias entre particulares relacionados con la actividad agraria (…)”, en efecto, considera quien suscribe, que deben entenderse incluidas las solicitudes de títulos supletorios, pues no debe restringirse la Jurisdicción agraria a demandas contenciosas entre particulares, pues la norma es diáfana cuando señala “acciones y controversias ”, quedando en evidencia el espíritu del legislador al realizar la distinción entre acciones y controversias, lo que comporta la inclusión de la Jurisdicción voluntaria.

    Para mayor comprensión de lo anterior, pueden referirse los criterios expuestos en votos salvados de los Magistrados Arcadio Delgado Rosales, Francisco Carrasquero López, Evelin Marrero Ortiz, Isbelia P.V., y J.R.P., (vid. sentencia Nº 1 publicada en fecha quince (15) de Enero de 2009, Exp. Nº AA10-L-2007-000210), criterios en los que resulta coincidente la posición de afirmar por razones de orden constitucional, legal, la competencia de los tribunales agrarios para tramitar y proveer en sede de Jurisdicción voluntaria, solicitudes de titulo supletorio sobre bienhechurias.

    En la línea de argumentación expresada; este Tribunal, abraza la corriente interpretativa anterior para tramitar y proveer en sede de Jurisdicción voluntaria, solicitudes de títulos supletorios. Así se establece.

    Siendo ello así, corresponde en el presente caso revisar su competencia en la presente solicitud de título supletorio sobre bienhechurias y mejoras realizadas por los ciudadanos C.E.R. y A.R.E.M., antes identificados.

    III. DE LA INSPECCIÓN JUDICIAL. TRASLADO Y CONSTITUCIÓN DEL TRIBUNAL. COMUNIDAD AGRICOLA.

    En este sentido, constituido el Tribunal con ocasión de las jornadas especiales de trabajo social y comunitario realizadas por este Tribunal de Primera Instancia del Estado Carabobo, con los consejos comunales del Municipio Libertador, a fin de atender el derecho de acceso a la justicia y proveer conforme al articulo 26 constitucional, la tutela judicial comunitaria de los miembros organizados del c.c. El Rincón, calle Principal, Parroquia Independencia, Municipio Libertador, Estado Carabobo, se realizó la inspección en fecha 20 de octubre de 2011, donde se observó la existencia de: una (01) casa de bloque, un (01) local en construcción cercado con alambre de púas, una (01) casabera tipo galpón, un (01) pozo séptico, una (01) cría de bovinos con corral de tubos, media (1/2) hectárea de yuca; dentro de un extensión de terreno de aproximadamente doce mil quinientos doce metros cuadrados (12512Mts2). Lo anterior a tenor de lo establecido en los artículos 936 y 937 del Código de Procedimiento Civil venezolano vigente en sana concordancia con los artículos 190 y 191 de la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario, a fin de realizar las diligencias destinadas a la comprobación de las circunstancias de hecho señalada por los solicitantes.

    En virtud de lo anterior, al tratarse de bienhechurias que guardan relación con actividades agrícolas, este Tribunal, resulta competente para tramitar y proveer en sede de Jurisdicción voluntaria, esta solicitud de título supletorio sobre bienhechurias y mejoras realizada por los ciudadanos C.E.R. y A.R.E.M..-

    IV. DE LA JURISDICCIÓN VOLUNTARIA, SU CONTENIDO Y ALCANCE.

    El Artículo 895 del Código de Procedimiento Civil, es la norma rectora de la Jurisdicción voluntaria y señala que “El juez, actuando en sede de Jurisdicción voluntaria, interviene en la formación y desarrollo de situaciones jurídicas de conformidad con las disposiciones de la ley y del presente Código.” Así, siguiendo las orientaciones del procesalista Ricardo Henríquez la Roche, es posible encontrar en relación a la Jurisdicción voluntaria que: el Estado, tiene tres relaciones frente al derecho: la de poner condiciones, tributos, contribuciones y aportes, en su función legislativa y de gestión; la de observar el ordenamiento jurídico como sujeto del derecho inmerso en él; y la de garantizar la eficacia del derecho.

    En su actividad administrativa el Estado cumple una función preventiva. Estas intervenciones son implementadas por vía de auxilio o de control mediante una declaración de certeza (por ejemplo: Autenticaciones, justificaciones o entregas) o la constitución de una situación jurídica especifica. El Estado faculta, por razones de conveniencia práctica o de tradición histórica, la intervención preventiva a los mismos órganos judiciales, los cuales actúan en algunos casos bajos las formas y con garantías características de la actividad de justicia. Tales actuaciones en favor de los particulares, por los órganos judiciales, en función publica administrativa, integran en conjuntos los casos de la llamada Jurisdicción voluntaria que regula el Código, en la Segunda Parte del Libro Cuarto.

    2.- La diferencia fundamental entre la Jurisdicción voluntaria y la Jurisdicción contenciosa, estriba, antes que en la forma (procedimientos) o el contenido (existencia del conflicto), en la función. Ciertamente en la Jurisdicción voluntaria la función es meramente preventiva; en la contenciosa, la función es dirimidora con la eficacia de irrevisabilidad; esto es, de cosa juzgada con fuerza de ley (coercibilidad).

    3.- La distinción entre la Jurisdicción voluntaria y la Jurisdicción contenciosa con finalidad constitutiva es extremadamente sutil. La primera se reduce en integrar o completar, previa constatación, la actividad de los particulares dirigida a la satisfacción de sus intereses mediante el desarrollo de las relaciones jurídicas. La segunda es el modo de dirimir un conflicto entre los particulares, por una parte, y el bien público por la otra.

    V. DE LAS DILIGENCIAS DIRIGIDAS A LA COMPROBACIÓN DE LOS HECHOS.

    A partir de la constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999, con ocasión de la refundación de la República, se produjeron cambios importantes en el sistema de administración de justicia, entre los cuales destacan la instrumentalidad del proceso para la realización de la justicia, su prevalencia por sobre las formalidades no esenciales, el acceso a la justicia, la incorporación de la oralidad, la inmediación y la concentración en las leyes procesales, dado que la justicia conforme al artículo 253 de la Carta Bolivariana Fundamental, emana de los ciudadanos y ciudadanas en quienes reside intransferiblemente la soberanía popular, en el marco de un estado democrático y social de derecho y de justicia, todo ello sobre la base de los artículos 2 y 5 del pacto social constituyente de 1999.

    Así, el ejercicio de la judicatura, debe procurar la tutela judicial efectiva sobre la base de los principios constitucionales y legales establecidos en la Carta Magna. A ese respecto, en el caso de la Jurisdicción especial agraria, en el marco de la ley de Tierras y Desarrollo Agrario venezolana vigente, se rige entre otros principios por el de inmediación, concentración y el carácter social del proceso agrario en atención a sus artículos 155 y 187.

    Por lo anterior, considera quien suscribe, que tal como en Jurisdicción contenciosa es de obligatorio cumplimiento la aplicación de los referidos principios, en sede de Jurisdicción voluntaria, resultan de vital aplicación, a los fines de que el Juez Agrario, en el ejercicio de sus competencias pueda, a través de la inmediación y la concentración y el carácter social del proceso agrario, lograr una tutela judicial efectiva respecto de las comunidades.

    Como consecuencia de lo anterior, este Tribunal Primero de Primera Instancia Agraria del Estado Carabobo, asume el criterio, a los fines de tramitar y proveer en sede de Jurisdicción voluntaria, que en solicitudes de título supletorio sobre bienhechurias y mejoras, el juzgado agrario deberá:

    1) En ejercicio del principio de inmediación, y en atención a las facultades establecidas en los artículos 190 y 191 de la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario, (facultades para decretar providencias y autos tendentes a esclarecer y aligerar de oficio los tramites y actuaciones, así como ordenar la práctica de cualquier medio probatorio que consideren necesario para el mejor esclarecimiento de la verdad); acordar una inspección judicial a los fines de trasladarse al lugar a que se contrae la solicitud en referencia, con el objeto de verificar in situ, las circunstancias de orden fáctico relativas al caso, v.gr, si tales bienhechurias existen, si se trata de las señaladas en la solicitud, si las mismas guardan relación con la actividad agrícola, que no están ocupadas por terceros ajenos a la solicitud, entre otras, que le permitan al juez formarse un criterio de acuerdo con la verdad material de la solicitud, si existen indicios que le permitan en su conjunto apreciar que las mismas fueron fomentadas conforme a lo señalado por el solicitante; y así proveer con conocimiento de causa, garantizando la tutela de lo peticionado, y al mismo tiempo, velar por los principios agrarios de orden público establecidos en la Ley, si el caso lo ameritare.

    2) En ejercicio del principio de inmediación, y en atención a las facultades referidas en los artículos 190 y 191 de la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario, el Juez deberá personalmente apreciar el testimonio de los testigos ofrecidos por el solicitante, a fin de constatar que se trata de verdaderos testigos que al dar razón fundadas de sus dichos puedan explicar el modo, lugar y tiempo en que ocurrieron los hechos sobre los cuales versan sus respuestas, que en el caso, por el objeto a que se refiere la solicitud, no debería ser otra cosa, que la realización de las mejoras y bienhechurias por parte del solicitante, de modo pues, que el testigo en su explicación al momento de reproducir históricamente su conocimiento en el caso, pueda señalar dónde cómo y cuándo sucedieron los hechos a que se refieren los particulares del interrogatorio, pues serán estos los elementos que le indicaran al juzgador, si efectivamente el testigo es verdadero, y estuvo o ha estado presente en el lugar o momento donde ocurrieron los hechos o si los pudo percibir; razón del dicho que será imprescindible para la declaración testimonial.

    La declaración testifical, es en atención a los principios de concentración procesal podrá realizarla el Juez, de ser el caso, en el propio lugar de la solicitud, y en el propio día de la inspección, a fin de constatar si las declaraciones de los testigos sobre las bienhechurias se corresponden en realidad con el conocimiento que dicen tener sobre lo señalado por el solicitante, lo cual no será obstáculo, claro está, para que puedan rendirlas en el propio Tribunal de la causa en oportunidad diferente, por la existencia de circunstancias de orden fáctico que limiten la presentación del testigo en la oportunidad del traslado.

    En todo caso, en la línea de argumentación que se viene exponiendo, lo que deberá procurar el Juez en su proveimiento, es evitar la práctica notoria de llevar testigos preparados para dar testimonio en la evacuación de títulos supletorios, que en la mayoría de los casos, ni aun saben donde queda ubicado el lugar donde encuentran las bienhechurias a que se refiere la solicitud.

    Por lo anterior, el juez, en la instrucción de las diligencias destinadas a la comprobación de lo afirmado por el solicitante, deberá en aplicación de los principios de inmediación y concentración, procurar la verdad del caso, trasladándose al sitio, en contacto con los solicitantes y en la apreciación de los testigos y otros medios de prueba, a fin de que su proveimiento este conforme a la Constitución y la Ley.

    VI. DE LA PARTICIPACIÓN DE LOS CONSEJOS COMUNALES EN LA JURISDICCIÓN AGRARIA.

    En orientaciones de la Magistrada Luisa Estella Morales Lamuño, (ver Boletín Institucional del Tribunal Supremo de Justicia Nº 52, AÑO 6) durante el discurso de apertura judicial año 2011, el Poder Judicial expresó, que:

    luego de la promulgación de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, las leyes en nuestro país responden a un fin ideológico claramente establecido, el cual está centrado en equilibrar el poder del Estado con el legítimo poder soberano detentado por el pueblo, y buscando siempre como norte una democracia participativa y protagónica en todos los ámbitos. Las puertas del TSJ se abrieron a los consejos comunales para no cerrarse nunca más. Con orgullo podemos afirmar que convivimos con el pueblo organizado desde este Tribunal Supremo de Justicia,

    que ya no es extraño ver transitar a sus voceros por estas instalaciones, siempre bienvenidos.

    Por lo anterior, a partir de la anterior orientación social institucional, se exhortó a las juezas y jueces del país a “…investigar, estudiar y sugerir desde cada rincón del país los cambios fundamentales de nuestra estructura jurídica desde la óptica de la constitución de 1999…”

    En ese sentido, este Juzgador de Primera Instancia Agraria, siguiendo las orientaciones sociales institucionales antes referidas, con la finalidad de atender las necesidades sociales de los consejos comunales agrarios y campesinos, a fin de garantizar su acceso a la justicia y a la tutela judicial efectiva en la reivindicación histórica de su esfuerzos para la construcción de sus comunidades, en el justo reconocimiento de su trabajo cuyo fruto le ha permitido construir sus casas, mejoras y bienhechurias agrícolas; ha resuelto en el marco de los PLANES DE TRABAJO SOCIAL Y COMUNITARIO DE LA JURISDICCION AGRARIA, la realización de jornadas especiales de justicia social agraria y comunitaria del Estado Carabobo, con los consejos comunales del Municipio Libertador, a fin de atender las solicitudes de Jurisdicción voluntaria sobre las construcciones, mejoras y bienhechurías agrícolas fomentadas por la comunidad, con la articulación institucional entre esta instancia judicial agraria y el c.c. correspondiente, para 1º) TRASLADAR EL TRIBUNAL, 2º) ATENDER LA SOLICITUD, 3º) INSPECCIONAR EL PREDIO CON SUS MEJORAS Y BIENHECHURIAS, 4º) EVACUAR LOS TESTIGOS, Y 5º) PROVEER de forma gratuita, expedita y sin formalismos inútiles los requerimientos de Jurisdicción voluntaria del c.c. correspondiente; tal y como en efecto se hace en el presente expediente. Todo lo anterior, a fin de dar operatividad concreta a la Ley de Tierras y Desarrollo agrario, su Jurisdicción agraria, en beneficio de los consejos comunales agrarios y campesino creados de conformidad con la Ley Orgánica del Poder Comunal. La Biblia dice en Proverbios 3:27-28 “No te niegues a hacer el bien a quien es debido, cuando tengas poder para hacerlo. No digas a tú prójimo anda y vuelve, y mañana te daré cuando tienes contigo que darle”. Así que, según tengamos oportunidad hagamos bien a todos” Galatas 6:10.

  3. DECISIÓN. DECRETO DE TITULO SUPLETORIO AGRARIO.

    Por lo antes expuesto, visto que en el presente tramite, durante la oportunidad fijada por este Tribunal para el traslado, se pudo constar la ocupación y existencia física de bienhechurias agrícolas, y en atención al contenido de las declaraciones emitidas por los testigos evacuados, este Tribunal en nombre de la REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA y POR AUTORIDAD DE LA LEY, declara que tales diligencias resultan suficientes para decretar el TITULO SUPLETORIO de DOMINIO a favor de los ciudadanos C.E.R. Y A.R.E.M., venezolanos, mayores de edad, titulares de la cedula de identidad Nros. 3.574.445 y 4.458.660 respectivamente, de este domicilio,, sobre las bienhechurias ubicadas en el Sector “El Rincón”, Calle Principal, de la Parroquia Independencia, Municipio Libertador del Estado Carabobo, consistentes en: una (01) casa de bloque, un (01) local en construcción cercado con alambre de púas, una (01) casabera tipo galpón, un (01) pozo séptico, una (01) cría de bovinos con corral de tubos, media (1/2) hectárea de yuca; dentro de un extensión de terreno de aproximadamente doce mil quinientos doce metros cuadrados (12512Mts2) comprendidas dentro de los siguientes linderos; NORTE: Terreno ocupado por el ciudadano J.S., SUR: Calle Principal, ESTE: Calle la Quebrada, OESTE: Terreno ocupado por el ciudadano Isneldo Monzón; dejándose a salvo los derechos que terceros puedan tener sobre las mismas de conformidad con el articulo 937 del Código de Procedimiento Civil, instándose al beneficiario a acogerse a los mecanismos de participación y regularización establecidos en la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario. Asimismo, se hace saber que el presente decreto no establece certeza jurídica respeto a linderos y superficie determinados con anterioridad.

    En la Sala del despacho del Juzgado Primero Agrario de Primera Instancia del Estado Carabobo, en Valencia a los dos (02) días del mes de Noviembre de 2011. 201º de la Independencia y 152º de la Federación. Déjese copia certificada.

    El Juez

    JOSE DANIEL USECHE ARRIETA

    El Secretario Accidental

    LUIS A. ESCALONA CARPIO

    SOLICITUD Nº 00406/TITULO SUPLETORIO/MEJORAS Y BIENHECHURIAS.