La era del crédito desenfrenado amenaza el crecimiento chino

 
EXTRACTO GRATUITO

Conforme se intensifican los temores sobre la deuda de China, la carga que supone pagar esos préstamos podría convertirse en el detonante que convierta el crédito desmedido en un lastre para el crecimiento económico y un motivo de estrés financiero.Pocas áreas ilustran mejor es tos apuros que el antiguo sector industrial, donde las acereras y hornos de cemento estatales siguen tomando dinero prestado y expandiéndose pese a que aumenta su sobrecapacidad. Debido a que las deudas son grandes y las ganancias pocas, algunas empresas, como la siderúrgica estatal Shougang Group, están recurriendo a créditos nuevos para pagar los antiguos, según Dagong Global Credit Rating Co.Shougang Group declinó ofre cer comentarios.A nivel nacional, los 4 años y medio de crecimiento desenfrenado en el crédito han incrementado significativamente la carga de la deuda de China. Los préstamos pendientes de empresas y hogares ascendieron a 170% del Producto Interno Bruto al final de 2012, frente a 117% en 2008, según datos del Banco de Pagos Internacionales BPI. La cifra de 2012 para Estados Unidos era de 157%.Partiendo de una tasa de inte rés promedio de junio de 6,9% sobre los préstamos por pagar y un cumplimiento de pago a lo largo de los próximos 10 años, los pagos de intereses y de capital principal en la deuda de empresas y hogares actualmente representan alrededor de un tercio del PIB de China.Al final de 2007, cuando estaba a punto de estallar la crisis financiera, el coeficiente del servicio de la deuda en EE.UU. era de 21% del PIB, una cifra que se mantuvo prácticamente inalterada al final de 2012, según el BPI.Hay pocas señales de una crisis inminente. Los niveles de deuda incobrable en los bancos de China son bajos. El alto índice de ahorro significa que los depósitos bancarios siguen acumulándose, y una cuenta de capital muy controlada dificulta la salida de los fondos.Además, Beijing cuenta con va rias herramientas para lidiar con los problemas. En muchos casos, tanto los prestamistas como los prestatarios son propiedad del Estado. La deuda del gobierno central es pequeña.Sin embargo, incluso sin cri sis, los costos en alza del repago de deuda siguen amenazando con ahogar el crecimiento, que ya roza un mínimo de 20 años. Si el dinero se utiliza para pagar la deuda, las empresas no pueden invertir tanto y los gobiernos locales podrían tener que limitar sus gastos en servicios públicos cruciales. Las...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA