Sentencia nº 1133 de Tribunal Supremo de Justicia - Sala de Casación Social de 7 de Octubre de 2004

Fecha de Resolución: 7 de Octubre de 2004
Emisor:Sala de Casación Social
Número de Expediente:03-950
Ponente:Omar Alfredo Mora Díaz
Procedimiento:Recurso de Casación
 
CONTENIDO

SALA DE CASACIÓN SOCIAL

Ponencia del Magistrado O.A. MORA DÍAZ.

Visto el procedimiento que por divorcio, incoara el ciudadano V.J.V., representado judicialmente por los abogados C.S.B., F.S.G. y F.M.F., contra la ciudadana C.Y.S., representada judicialmente por los abogados A.U.A. y R.A.D.R.; la Corte Superior del Tribunal de Protección del Niño y del Adolescente de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas y Nacional de Adopción Internacional, mediante decisión de fecha 14 de noviembre de 2003, declaró sin lugar la apelación interpuesta por la representación judicial de la parte demandada; sin lugar la adhesión a la apelación ejercida por el demandante; sin lugar la demanda de divorcio; y, sin lugar la reconvención intentada por la referida ciudadana.

Contra la decisión de la Alzada, la representación judicial de la parte demandante anunció recurso de casación, el cual una vez admitido, fue formalizado.

En fecha 20 de enero de 2004, se dio cuenta en Sala designándose ponente al Magistrado O.A. Mora Díaz.

Concluida la sustanciación del presente recurso de casación y cumplidas como han sido las formalidades legales, pasa esta Sala de Casación Social a dictar sentencia, bajo la ponencia del Magistrado que con tal carácter la suscribe, conforme las siguientes consideraciones:

Ú N I C O

Se presenta un escrito de formalización, en el cual el recurrente expresa:

En fecha tres (03) de Junio de 2002 se introduce la demanda de Divorcio contemplada en el artículo 185, ordinal segundo del Código Civil Venezolano, es decir, abandono Voluntario por mi representado Ciudadano V.V., quien es venezolano, mayor de edad, de este domicilio, titular de la Cédula de Identidad N° V-6.070.083, en contra de la Ciudadana C.S., venezolana, mayor de edad, de este domicilio, titular de la Cédula de Identidad N° V- 5.434.054, explanados los argumentos en el libelo de demanda, el Tribunal A-QUO, en fecha 25 de Junio del 2002 procedió admitir dicha demanda sin objeción alguna.

(Omisis)

Contestada la demanda y la reconvención, el Tribunal A-QUO fija la oportunidad para la celebración del Acto oral de evacuación de pruebas específicamente la de pruebas, donde a criterio del tribunal de la causa no aportaron ningún argumento convincente para el tribunal, dicho acto se llevó a cabo en fecha 13 de Mayo del 2003. En dicho acto el tribunal sólo se limitó a señalar los recaudos y actos contenidos en el expediente.

Ahora bien ciudadano Magistrado, en fecha 27 de Mayo del 2003 el Tribunal A-QUO declara SIN LUGAR la demanda de divorcio invocada por mi representado, e igualmente declaró SIN LUGAR la reconvención. Respecto a este punto deseo hacer saber al tribunal Supremo, especialmente a esta sala de casación social que el Tribunal A-QUO incurrió en el artículo 243 ordinal Quinta y Sexta, en cuanto sólo se basó para dictar sentencia sólo lo que contenía el expediente, es decir, solamente las actuaciones de las partes, sólo los escritos pero no se centró a detallar a fondo del contenido en sí de la demanda ni las peticiones de las partes.

Cabe destacar que el Tribunal A-QUO, entra en confusión, primeramente al afirmar que la causal de divorcio se encuentra fundamentada en la ley, esto por de más sabemos los litigantes de derecho y los mismos jueces estudiados en la materia, que el procedimiento se cumplieron todas las formalidades de ley previstas en materia de divorcio, esto lo considero que está demás, ya que si hubiese habido algún error por ambas partes, el mismo tribunal es el primero en hacer objeción a cualquier irregularidad cometida, pero por otro lado dicho tribunal no tomó en ningún momento en consideración las tantas veces que ambas partes se solicitó se DISOLVIERA EL VÍNCULO CONYUGAL que une a las partes, por otro lado, Ciudadano Magistrado, precisa el Tribunal A-QUO que el Abandono Voluntario, comprende dos elementos; Uno material, de hecho, que es el alejamiento o la ausencia, es aquí donde deseo aclararle a la Sala Social, que aquí existe un matrimonio de derecho y no de hecho, por lo que existe un alejamiento de ambas partes, y me pregunto: ¿Por qué obligar a dos persona a seguir viviendo juntas si ya no existe ningún tipo de amor, como el que los unió cuando se dieron en matrimonio? Es absurdo cuando ambos cónyuges, lo que desean es la ruptura de esa vida conyugal que los une, y hacer su vida por separado. El juzgador en su sentencia hace su valoración en las testimoniales, pero no tomó en consideración apreciaciones explanadas por los Apoderados de ambas partes en sus escritos. Es por lo que el Juzgador en su sentencia observa y así lo decide que las pruebas promovidas y evacuadas las cuales fueron valoradas, no debe prosperar la demanda, ni la reconvención por considerar a su criterio que no encontró suficiente fuerza de convicción sobre los hechos.

En fecha Nueve (09) de junio del 2003, se apeló de dicha Sentencia. En fecha 22 de Agosto del 2003 le correspondió el caso como ponente a la Doctora E.S.C.. En fecha 27 de Agosto del 2003, se fijó la oportunidad para la formalización oral del recurso de apelación. En fecha 16 de Septiembre del 2003 tuvo lugar dicho acto, donde entre otras aclaraciones hechas por las partes (DEMANDANTE-DEMANDADA), SOLICITAMOS UNA VEZ MÁS, YA EN FORMA ORAL A LAS TRES (3) Magistrados presentes en la sala se DISOLVIERA EL VÍNCULO CONYUGAL que une a las partes.

En fecha 14 de Noviembre del 2003 la Corte Superior del Niño y del Adolescente pasó a dictar sentencia en los siguientes términos: Describe primeramente donde vivieron los cónyuges, cuantos hijos tuvieron, la pensión de alimentos, la guarda y custodia entre otras cosas más. Describe las testimoniales, de igual manera hace un resumen de todo lo acontecido en el juicio en cuestión.

Por último la Corte Superior del Niño y del Adolescente a su criterio expresa que no se demostró el abandono voluntario.

Por mi parte Ciudadano Magistrado, de esta digna Sala de Casación Social, con el debido respeto que se merece expreso con firmeza que no estoy de acuerdo con las sentencias dictadas por los antes mencionados tribunales, aun mas con la última de la Corte, pareciera que hubiese sido copiada textualmente de la sentencia del tribunal A-QUO, sin tomar en consideración el acto oral de conclusiones que se llevó a cabo y ya tantas veces mencionado, y que no se tomó tampoco en consideración las repetidas oportunidades que se pidió de manera enfática que ya las tantas veces mencionadas las partes no deseaban seguir conviviendo juntos, y lo único que querían era disolver el vínculo conyugal que los une.

Respecto a la formalización presentada, lo primero que debe señalar la Sala, es la manifiesta falta de técnica con la cual ella es propuesta por la formalizante.

En efecto, en innumerables fallos este Alto Tribunal ha sostenido que de conformidad con el artículo 317 del Código de Procedimiento Civil, constituye impretermitible necesidad de toda formalización, el que las denuncias de infracción planteadas por el recurrente, sean configurativas de un vicio de actividad o de juzgamiento, y por consiguiente, sean expresamente enmarcadas dentro de los ordinales consagrados en el artículo 313 eiusdem.

Ahora bien, observa la Sala que el recurrente no enmarcó en alguno de los ordinales del supra mencionado artículo lo que él pretendió denunciar. Y adquiere mayor significado la falta de técnica, cuando el formalizante contradictoriamente señala que: “el Tribunal A-QUO incurrió en el artículo 243 ordinal Quinta y Sexta, en cuanto sólo se basó para dictar sentencia sólo lo que contenía el expediente, es decir, solamente las actuaciones de las partes, sólo los escritos pero no se centró a detallar a fondo el contenido en sí de la demanda, ni las peticiones de las partes.”

Se observa además, que el recurrente se limitó a hacer referencia a una serie de presuntos vicios en los que incurrió el juez a-quo, y que en su decir la recurrida ratificó, sin individualizarlos, pues, éste señaló: “... no estoy de acuerdo con las sentencias dictadas por los antes mencionados tribunales, aun mas con la última de la Corte, pareciera que hubiese sido copiada textualmente de la sentencia del Tribunal A-QUO,...”.

Siendo ello así, la parte recurrente, no cumplió con los requisitos básicos para la presentación del escrito de formalización de este especialísimo recurso, por lo que en atención a los razonamientos que anteceden se declara perecido por falta de técnica el recurso de casación bajo análisis, con fundamento en el artículo 325 del Código de Procedimiento Civil, tal y como quedará expresamente establecido en el dispositivo del fallo. Así se decide.

D E C I S I Ó N

Por las razones antes expuestas, este Tribunal Supremo de Justicia, en Sala de Casación Social, en nombre de la República y por autoridad de la Ley, declara PERECIDO por falta de técnica el recurso de casación interpuesto por la representación judicial del ciudadano V.J.V., contra la decisión de fecha 14 de noviembre de 2003, proferida por la Corte Superior del Tribunal de Protección del Niño y del Adolescente de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas y Nacional de Adopción Internacional.

Se condena en costas a la parte recurrente en casación, de conformidad con el artículo 320 del Código de Procedimiento Civil.

Publíquese, regístrese y remítase el expediente al Tribunal de Protección del Niño y del Adolescente de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas, Sala de Juicio, Juez Unipersonal N° XIII. Particípese de esta remisión a la Corte Superior antes mencionada, todo de conformidad con el artículo 326 del Código de Procedimiento Civil.

Dada, firmada y sellada en la Sala de Despacho de la Sala de Casación Social del Tribunal Supremo de Justicia, en Caracas, a los siete (07) días del mes de octubre de dos mil cuatro. Años 194° de la Independencia y 145° de la Federación.

El Presidente de la Sala y Ponente,

______________________________

O.A. MORA DÍAZ

El Vicepresidente,

_____________________

J.R. PERDOMO

Magistrado,

___________________________

ALFONSO VALBUENA CORDERO

El Secretario Temporal,

____________________________

J.E.R. NOGUERA

R.C. N° AA60-S-2003-000950