El Estado debe investigar para no ser cómplice de torturas

 
EXTRACTO GRATUITO

Mientras en Venezuela la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, informó que sólo manejan los casos de dos jóvenes de Lara que fueron supuestamente maltratados por policías y militares, en la Corte Penal Internacional de La Haya, Holanda, investigarán los 170 detenidos en las protestas postelectorales, que aseguran haber recibido agresiones físicas y psicológicas por parte de funcionarios del Estado.Sólo en la referida entidad el tribunal maneja 59 casos más que la Fiscalía.En rueda de prensa ofrecida el 24 de abril la fiscal -que luego informó haber recibido 35 denuncias de Lara, pero que sólo dos eran de supuestos maltratosrestó credibilidad a los jóvenes y aseguró que se estaba manipulando la realidad de manera exagerada .Muy distintas son las denun cias que los jóvenes que estuvieron detenidos en el Destacamento 47 de la Guardia Nacional Bolivariana de Barquisimeto, estado Lara, pre sentaron ante el fiscal superior de esa entidad, William Guerrero, cuyas copias fueron facilitadas a la prensa por integrantes del Foro Penal Venezolano.Los muchachos contaron que fueron golpeados, obligados a permanecer agachados con la cabeza entre las piernas por horas, a mantenerse despiertos toda la noche so pena de ser agredidos y amenazados con que iban a ser violados o enviados a cárceles comunes, entre otros maltratos físicos y psicológicos.Las autoridades no deben desestimar los hechos a priori.No se puede investigar partiendo del supuesto de que las de nuncias son falsas y de que todo se trata de una maniobra proselitista, porque en esas condiciones la investigación está condenada al fracaso. Se debe investigar con imparcialidad, explicó la activista en derechos humanos y directora de Cofavic, Liliana Ortega.Los testimonios . Los jóvenes que denunciaron ante la Fiscalía admitieron en sus testimonios que habían participado en protestas para exigir el recuento de los votos de las presidenciales, pero advirtieron que las manifestaciones eran pacíficas. Todos indicaron haber recibido maltratos físicos y psicológicos de funcionarios del Estado y casi todos explicaron que el trato de los uniformados mejoró cuando llegaron los fiscales..Fui detenido por el capi tán de la Guardia Nacional de apellido Rojas el 16 de abril de manera arbitraria. Me trasladó golpeándome salvajemente, insultándome y denigrándome. Me mantuvieron arrodillado con la cabeza entre las piernas en el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA