El derecho y los derechos en la Antigua Grecia.

Autor:Megias Quiros, Jose Justo
 
EXTRACTO GRATUITO

LAW AND RIGHTS IN THE ACIENT GREECE

Es frecuente encontrar en la literatura juridica referencias a los antecedentes de los derechos naturales o de los derechos humanos en el pensamiento de la Antigua Grecia. Suele ser consecuencia del intento de evitar largas matizaciones o de la dificultad que supone, para el pensamiento contemporaneo, imaginar como pudo ser posible garantizar los intereses legitimos personales sin contar con la figura de unos derechos individuales que los protegiera frente a la arbitrariedad del poder constituido o de cualquier particular. Sin embargo, los griegos jamas contaron con algo parecido a lo que mas tarde se denominaron derechos naturales, entendidos como derechos personales que correspondian a todo ser humano por el mero hecho de existir y que garantizaban el respeto de su dignidad. La razon determinante es que en aquella epoca aun no se habia formulado una doctrina sobre la igual dignidad de todo ser humano que pudiera servir de fundamento indiscutible de esos derechos. Es cierto que el pensamiento estoico, durante su etapa final, contribuyo significativamente a poner las bases para formular una doctrina sobre la dignidad universal del ser humano, pero nunca con el alcance que se lograria en la Edad Media y, sobre todo, en la Edad Moderna.

Pero no fue esta la unica razon. Tambien se aprecia en el pensamiento griego de la Antiguedad una concepcion del Derecho muy distinta a la de los siglos posteriores. A pesar de las frecuentes referencias a la formacion del derecho natural en la Grecia Antigua, no podemos afirmar que los pensadores griegos de esta epoca formularan una doctrina sobre el derecho natural en sentido estricto, es decir, como un orden juridico universal en razon precisamente de su naturaleza humana comun. Aristoteles fue quien mas se aproximo, aunque solo puso las bases, sin llegar a desarrollar una doctrina solida sobre el derecho natural (2). Ello no significa que no podamos descubrir en las teorias y doctrinas de los filosofos griegos ideas sobre un naturalismo juridico con la apariencia de derecho o, incluso, de leyes u ordenes superiores a la voluntad humana que nos hacen pensar en el derecho natural, pero debemos reconocer que fueron los juristas romanos quienes la formularon por primera vez, aunque, eso si, sirviendose de las ideas de los pensadores griegos.

De igual modo, tampoco encontramos en los textos griegos, filosoficos o legales, una figura similar a nuestros derechos porque ellos nunca situaron al individuo como epicentro del Derecho (3). Para nosotros resulta dificil prescindir del derecho como facultad, poder o libertad al explicar el contenido de esos textos porque no imaginamos un mundo juridico sin los derechos personales a los que estamos acostumbrados, derechos que, segun nuestra mentalidad, se fundamentan en exigencias juridicas universales de respetar determinados bienes humanos (4). Para ser mas exactos, ni siquiera llegaron a concebir la figura de los derechos subjetivos derivados de las decisiones del legislador que, mediante sus leyes, concedia y garantizaba facultades, libertades o poderes que el ciudadano podria ejercer en el seno de la sociedad dentro de los limites establecidos por la propia ley. Sin embargo, no quiere decir ello que no contaran con garantias juridicas de los bienes o intereses personales, sino que estos se integraban en el interes comun y general de la polis y eran garantizados a traves de la proteccion de este.

En las paginas que siguen tratare de exponer brevemente como el orden superior o natural (physis) del que hablaron los griegos antiguos no fue un verdadero Derecho natural, cuya formulacion doctrinal debe ser atribuida a los juristas romanos de la Antiguedad. Por ello, resulta imposible en sentido estricto hablar de derechos naturales en el pensamiento griego. A continuacion hare una tambien breve referencia al modo de proteger los intereses personales en el seno de la sociedad griega.

  1. Orden divino, orden cosmico y orden juridico natural

    Fue Hesiodo quien por primera vez en la cultura occidental dejo por escrito algunas referencias a la existencia de unas exigencias de justicia que debian prevalecer sobre la voluntad del legislador humano. En su Teogonia afirmaba que de la union entre Zeus y Themis nacieron la Paz, el Orden y la Justicia, a quienes correspondia corregir lo que los humanos desordenaban, y en Los trabajos y los dias insistia en que eran los dioses quienes velaban entre los hombres para que siempre prevaleciera la justicia (5). No se referia a un orden juridico natural y objetivo de cuyas exigencias se pudiera dar cuenta razonablemente, sino a la voluntad de los dioses, que establecian lo que debia ser tenido por justo segun su caprichosa voluntad y exigian su respeto. Themis y Dike representaban respectivamente las ideas de ley y justicia divinas, superiores a cualquier disposicion que pudiera establecer el hombre mediante sus leyes, pero nada mas. Por lo general, se trataba de un orden justo, pero al depender de la voluntad divina, igual podian los dioses establecer la licitud del homicidio como su contrario, o la del robo, o la de la calumnia. Basta leer los textos clasicos para apreciar que los dioses no siempre acomodaban sus acciones y decisiones a lo recto, sino que en numerosas ocasiones se dejaban llevar por pasiones, rencillas o venganzas entre ellos con consecuencias sobre las relaciones humanas.

    Algo similar se puede afirmar de lo expuesto en sus textos por Homero, Pindaro, etc., que continuaron planteando un orden divino de justicia que debia ser respetado por los humanos bajo la amenaza de sufrir el castigo de los dioses. Aunque son numerosos los autores que pensaban de este modo (6), destacaria de entre todos ellos por su claridad el pensamiento expuesto por Sofocles en su Antigona. Convencida de la existencia de unas leyes divinas superiores a la voluntad del rey, Antigona dio sepultura a su hermano y fue condenada a muerte por desobedecer la ley humana, no sin antes manifestar ante Creonte que sus decretos carecian de valor en la "region del Hades" (7). Antigona advirtio al rey que no podia imponer arbi trariamente cualquier norma a los subditos, pero no apelo a un orden juridico natural comun a la humanidad, sino a un orden divino, orden superior establecido por los dioses, de ahi su referencia a Zeus y Dike (8).

    En la literatura cientifica de la epoca, despojada de mitologia, tampoco hubo un adelanto en este sentido. La physis a la que se refieren Tales, Pitagoras, Parmenides, Anaximandro, Heraclito, Empedocles, etc., en sus escritos solo esta contemplada en su vertiente puramente naturalista. Les interesa el Cosmos y su ordenacion como un todo, pero no contemplan la existencia de un orden verdaderamente juridico-que indique lo que es recto-propio del ser humano dentro de ese Cosmos. Quiza se pueda destacar que algunos de ellos aludieran a un orden universal de justicia, aunque siempre entendido como el establecido por Dike o por la Naturaleza (9). Heraclito hablo de la divinidad de la physis como ley que ordenaba todo el Universo y de la que se nutrian todas las leyes humanas: "todas las leyes de los hombres se nutren de una sola, la divina, que domina tanto como quiere, basta a todas y prevalece sobre ellas" (fragmento 114). Esa ley divina era, para Heraclito, lo unico universal y permanente que existia en la Naturaleza, todo lo demas estaba en continuo cambio (10).

    Tampoco los sofistas admitieron un orden racional universal que debiera ser seguido con independencia de lo establecido por el nomos. Aludieron a una justicia natural que se acomodaba a la Naturaleza, mientras que la legal derivaba de la ley humana, que-una vez aprobada por los ciudadanos-mantenia su valor aunque contrariara lo ordenado por la Naturaleza. Es en esta epoca, con el trasfondo de la lucha por la igualdad politica de los ciudadanos en una sociedad que se dirigia hacia la democracia, cuando "se proclamara la oposicion entre physis y nomos sobre la base de que las normas sociales son arbitrarias y contrarias a la naturaleza. Entonces se sentaran los principios del naturalismo biologico y del naturalismo psicologico como fundamento para exigir una reforma del nomos'" (11).

    Lo mas que podriamos afirmar de todos estos pensadores es que algunos de ellos abrieron la puerta al naturalismo juridico: vivir de acuerdo con la Naturaleza, pero una naturaleza factica, fisico-cosmica, tal como lo hacian los animales al seguir sus instintos (12). Frente al relativismo antropocentrico de Protagoras, que, al erigir al hombre en la medida de todas las cosas, relativizo todo tipo de exigencias para conceder legitimidad unicamente a las establecidas por el nomos, reaccionaron otros sofistas como Hipias, Alcidamas, Antifon, Gorgias, Calicles, etc., que reclamaron cada uno a su modo seguir lo estatuido por la Naturaleza (13). Admitian que la Naturaleza, la physis, tenia algo que decir, pero no constituia un orden racional, sino...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA