Se derrumba la diplomacia de Guaidó

 
EXTRACTO GRATUITO

Se derrumba violentamente la diplomacia de Juan Guaidó. La salida de Humberto Calderón Berti de la embajada de Venezuela en Bogotá deja al descubierto la debacle de la política no oficial establecida por el presidente encargado, que ya mostró fisuras cuando no pudo detener el ingreso del gobierno usurpador de Nicolás Maduro en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, el 17 de octubre pasado.¿Por qué se habla de política no oficial? Simplemente porque una es la línea que se muestra hacia afuera, donde los representantes diplomáticos lucen sus cargos y tratan de avanzar en empoderarse como ejecutores de la política exterior, y la otra es como realmente se han dado las cosas en los últimos meses: son los diputados en el exilio y, especialmente los cercanos a Primero Justicia y Voluntad Popular, los que han delineado qué se quiere y se busca.Varios embajadores confirman la información por diversas vías. Piden anonimato. Esperan, eso sí, que el presidente encargado rectifique."Los diputados afuera no tienen oficio y entonces hay que sacrificar a gente buena y ponerlos en puestos de decisión", señaló uno de los diplomáticos."Lo que sucede es que manejan la diplomacia como la política interna, todos buscan su beneficio, no saben nada de esto", manifestó otro.¿Por qué salió Calderón Berti?La decisión responde a modificaciones que se realizarán en la política exterior, señaló Guaidó en una carta: "Hemos decidido designar un nuevo embajador ante la República de Colombia, cargo que usted ha desempeñado hasta la presente fecha".Para algunos su salida tiene que ver con las investigaciones sobre los robos de la ayuda humanitaria en los meses de febrero y marzo. "Remover-despedir por carta a un venezolano de la talla de Humberto Calderón Berti es un error grande", indicó Diego Arria, ex representante permanente de Venezuela en la ONU, en su...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA