El desafío del empleo global

 
EXTRACTO GRATUITO

n las tres últimas décadas, cientos de millones de nuevos trabajado res entraron en la nueva economía. Llegaron con niveles de educación y habilidades diversos y con el tiempo ganaron capital humano, valor agregado e ingreso. Esto ha generado un impresionante y sostenido crecimiento en los niveles de empleo, oportunidades y en el tamaño de la economía mundial. Además, trajeron consigo competencia por los puestos de trabajo e importantes cambios en los salarios y los precios relativos, que generan profundos efectos distributivos. Estos cambios estructurales masivos en la economía presentan tres grandes desafíos para el empleo global, con variantes propias en cada país. El primer desafío es generar suficientes puestos para recibir el flujo de nuevas incorporaciones al mercado de trabajo. Muchos países avanzados y en desarrollo no lo están logrando. El desempleo entre los jóvenes es elevado y sigue creciendo. Incluso en las naciones en desarrollo con rápido crecimiento, el exceso de oferta de mano de obra espera su inclusión en la economía moderna, y se siente la presión para mantener la creación de empleos. El segundo desafío consiste en igualar las habilidades y capacidades con la oferta de empleos, un ajuste que lleva tiempo y que constituye un blanco móvil. La globalización y las tecnologías que generan ahorros masivos de mano de obra han desequilibrado los mercados de trabajo de muchos países. Abundan los desajustes relacionados con las habilidades. Más aún, el rápido crecimiento sostenido en los países en desarrollo implica que la estructura de la economía global dista de ser estática, y parece claro que el ritmo del ajuste de los mercados presenta retrasos con respecto al cambio estructural. El tercer desafío es distributivo. A medida que se amplía la porción transable de la economía, aumenta la competencia por la actividad económica y el empleo. Eso afecta el precio de la mano de obra y el espectro de oportunidades dentro de todas las economías globalmente integradas. Algunos subconjuntos de la población se benefician y otros pierden. Muchos países avanzados han experimentado un repunte limitado del ingreso medio. En algunos Estados europeos donde la desigualdad del in greso se ha mantenido bajo control, ha sido un componente de una estrategia deliberada para mantener el crecimiento del empleo y la competitividad en el sector transable de la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA