Un desempleo bajo ayuda a China a sortear el enfriamiento económico

 
EXTRACTO GRATUITO

BEIJING--Los salarios siguen escalando rápidamente en China y numerosas empresas pasan apuros para llenar vacantes pese a la acusada desaceleración económica, prueba de una escasez estructural en el mercado laboral que podría ayudar al país a ajustarse al menor crecimiento sin inestabilidad política y estimular el apetito de los consumidores por bienes extranjeros. Durante el primer semestre, los ingresos salariales por hogar urbano registraron un alza interanual de 13% y el ingreso promedio mensual para trabajadores inmigrantes subió 14,9%, según el Instituto Nacional de Estadística de China. Un sondeo del Ministerio de Trabajo realizada en 91 ciudades en el primer trimestre reveló una demanda por trabajadores que superaba la oferta en una cantidad récord, sugiriendo un desempleo bajo. La situación laboral, que con trasta con niveles preocupantes de desocupación en Estados Unidos y Europa, ayuda a explicar por qué Beijing no se apresura a igualar el masivo plan de estímulo que implementó en 2009. Entonces, un colapso en el comercio global forzó despidos a gran escala en fábricas de la costa industrial del país y 20 millones de trabajadores migrantes volvieron a sus pueblos de origen, alimentando la amenaza de disturbios sociales que llevaron al gobierno a invertir profusamente en proyectos como un tren de alta velocidad y autovías para apuntalar el crecimiento. Por ahora, la desaceleración global no es ni de lejos tan profunda como en 2009, cuando la economía mundial se precipitó hacia una recesión. Shen Laiyun, vocero del Instituto Nacional de Estadística, dijo que en el primer semestre del año se crearon en torno a seis millones de puestos de trabajo en las ciudades chinas, y que las contrataciones de trabajadores inmigrantes también subieron. El alza en los salarios también acarrea riesgos. En China, empiezan desde una base muy baja, pero están aumentando con rapidez. A sus niveles actuales, los salarios de manufactura en el sector privado para 2015 se duplicarán frente a los de 2011, y se triplicarán para 2017, erosionando su competitividad y dañando las exportaciones que han jugado un papel clave en el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA