Inflación y dictadura

 
EXTRACTO GRATUITO

Para que no termine de sucumbir la democracia en Venezuela es necesario detener la inflación. El au mento generalizado de los precios, cuando rebasa un cierto nivel, conduce a la caída del gobierno, y desemboca casi necesariamente en una dictadura. El cambio de gobierno se produce porque la población no soporta más la reducción de su poder adquisitivo y porque a los factores económicos la incertidumbre provocada por el constante incremento de los precios les impide operar con un mínimo de racionalidad.La deriva hacia una dictadura la origina el hecho de que sólo con medidas muy duras, a veces arbitrarias, se puede revertir una inflación acelerada. Entre otras razones, porque esas medidas habitualmente debilitan aun más los niveles de vida de la ciudadanía.El salto, que ya casi parece irre versible, de una inflación anual de 20% a una de 40% indica que se está alcanzando ese límite, ese punto de no retorno, en el cual el incremento de los precios adquiere dimensiones políticas que superan incluso su significación económica. Estas implicaciones políticas son dañinas tanto para el gobierno como para la oposición. Para el gobierno, porque pueden agotar la paciencia del pueblo, al punto de que no esté dispuesto a esperar un cambio por las vías institucionales. Para la oposición porque con una inflación de tales magnitudes sería muy difícil restablecer la nor malidad democrática.La experiencia de América del Sur es ilustrativa al respecto. Después de un paréntesis democrático que se produjo en la segunda mitad de la década de los 50 del siglo pasado, el ciclo de nuevas dictaduras militares se inició en Brasil en 1964. Ese año la inflación anual alcanzó 91,9%, el doble del promedio de la década. En Argentina, una primera ronda de dictaduras militares comenzó en 1966, cuando la inflación fue de 31,9%, muy superior a un promedio de alrededor de 20% en los años anteriores. La segunda ronda de dictaduras militares se produjo en 1976, año en el cual el incremento de los precios fue de 444%. Poco antes, en Chile la terrible dictadura militar de Pinochet dio su golpe de estado a finales 1973, año en el cual la inflación registrada fue de 500%. Lo mismo se aplica a Uruguay, Perú y Bolivia.Casi todas esas dictaduras, a su vez, cayeron cuando la inflación se les fue de las manos. Más triste es el caso de las nuevas democracias, sucedidas por semi dictaduras de derecha Fujimori...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA