Drazen, Allan (2000), Political Economy in Macroeconomics.

Autor:Balza Guanipa, Ronald
Cargo:Resena de libro
 
EXTRACTO GRATUITO

USA, Princeton University Press, pp. xiv-775

Durante los siglos XVIII y XIX, diversos autores propusieron distintas definiciones para la economía política. A pesar de sus desacuerdos, sus definiciones tienen ciertos puntos en común. Walras, al criticarlas, cita una de Garnier que las resumía bien:

La economía política es la ciencia de la riqueza, es decir, la ciencia que trata de determinar cOmo es la riqueza y cómo debería ser más racionalmente (natural, equitativamente) producida, intercambiada, distribuida y utilizada en interés tanto de los individuos como de la sociedad en su conjunto [Walras (1954), pág. 146]

Por su importancia para la historia de las ideas, antes de presentar un nuevo libro sobre economía política, pueden ser de interés las siguientes definiciones, y algunas de las críticas que les hicieron Walras y Marshall, y que explican un poco el curso seguido por la teoría económica durante el siglo XX. Según Adam Smith;

La economía política, considerada como uno de los ramos de la ciencia del legislador o del estadista, se propone dos objetos distintos: el primero, suministrar al pueblo un abundante ingreso o subsistencia, o, hablando con más propiedad, habilitar a sus individuos y ponerles en condiciones de lograr por sí mismos ambas cosas; el segundo, proveer al Estado o República de rentas suficientes para los servicios públicos. Procura, pues, realizar ambos fines, o sea enriquecer al soberano y al pueblo [Smith (1776), pág. 377].

Según David Ricardo;

La determinación de las leyes que rigen esta distribución es el problema primordial de la Economía Política: a pesar de los grandes avances de esta ciencia, gracias a las obras de Turgot, Stuart, Smith, Say, Sismondi y otros, dichos autores aportan muy poca información satisfactoria con respecto al curso natural de la renta, de la utilidad y de los salarios [Ricardo (1817), pág. 5].

Según John Stuart Mill;

Mientras la situación económica de las naciones dependa del estado de los conocimientos físicos, es un asunto para las ciencias físicas y las artes que en ellas se basan. Pero, en tanto que las causas sean morales o psicológicas, y dependan de instituciones y relaciones sociales, o de los principios de la naturaleza humana, su investigación incumbe no a las ciencias físicas, sino a las morales y sociales, y es el objeto de lo que se llama economía política [Mili (1848), pág. 45].

León Walras propone separar "(...) la economía política en una ciencia natural, una ciencia moral y un arte" [Walras (1954), pág. 146]. La teoría de la producción de riqueza social sería el arte, o ciencia aplicada, y la de su distribución, la ciencia moral. La economía política pura, que debe preceder a la economía política aplicada, es definida por Walras como la teoría del valor de cambio y del intercambio, es decir, la teoría de la riqueza social considerada por sí misma. Una vez separada la economía política...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA