Sentencia nº 0764 de Tribunal Supremo de Justicia - Sala de Casación Penal de 25 de Octubre de 2001

Fecha de Resolución:25 de Octubre de 2001
Emisor:Sala de Casación Penal
Número de Expediente:R01-0526
Ponente:Blanca Rosa Mármol de León
Procedimiento:Radicación
 
CONTENIDO

Ponencia de la Magistrada B.R.M. deL..

De conformidad con lo dispuesto en el artículo 59 del Código Orgánico Procesal Penal, corresponde a esta Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia, pronunciarse acerca de la SOLICITUD DE RADICACION hecha por el ciudadano J.A.R.O., abogado, inscrito en el Inpreabogado bajo el No 39.339, en su condición de defensor de los ciudadanos ELIECER ROJAS y C.A., titulares de las cédulas de identidad números 12.359.351 y 10.553.234 respectivamente, a quienes se les sigue juicio por ante el Tribunal Primero de Control de la Circunscripción Judicial del Estado Bolívar, extensión territorial de Puerto Ordaz, por los delitos de ROBO AGRAVADO, previsto y sancionado en el artículo 457 en relación con el artículo 460 del Código Penal, ROBO DE VEHÍCULOS AUTOMOTOR AGRAVADO, previsto y sancionado en el artículo 5 en relación con el artículo 6, ordinales 1, 3, 4, 5, 9, 10 y 2 de la Ley Sobre Robo y Hurto de Vehículos Automotores y el delito de AGAVILLAMIENTO, previsto y sancionado en el artículo 287 del Código Penal, en perjuicio de la empresa "BLINDADOS DE ORIENTE S.A".

Recibida la solicitud en este Tribunal Supremo de Justicia, se dio cuenta en Sala, correspondiendo la elaboración de la presente ponencia a la Magistrada quien con tal carácter suscribe la presente decisión.

En fecha 9 de julio de 2001, la abogada M.V.A., inscrita en el Inpreabogado bajo el No 1.308, en su carácter de apoderada de la empresa "BLINDADOS DE ORIENTE S.A", parte acusadora en el juicio seguido contra los solicitantes de la presente radicación, presenta escrito ante esta Sala en el que solicita sea declarado SIN LUGAR el pedimento hecho por la defensa, en virtud de que no existe alarma, sensación ni escándalo público en el presente caso que obligue a radicar el proceso de autos.

La solicitud de radicación la hace el peticionante en base a los argumentos siguientes:

Ciudadanos Magistrados, la publicidad que se le dio a este caso del ROBO MEGAMILLONARIO A LA EMPRESA BLINDADOS DE ORIENTE, ha influido necesariamente en el ánimo del Juzgado en el Estado Bolívar que lo coloca en una causal perfecta para que no conozca del caso ningún Juez del Estado Bolívar. La publicidad dada al presente caso traspasó las Fronteras Patrias. ¿Quién, se pregunta la defensa, no tiene conocimiento de este hecho?. Para la consideración de alguna publicidad de importancia consigno en los anexos la pieza No. 7 en los folios que van desde el 1.153 al 1.194 inclusive, hasta donde se refleja claramente la Publicidad que ha tenido el presente caso y que ha dejado huellas imperecederas en el ánimo del Juez que lleva la causa, que lo imposibilita a ser el juez que conozca del presente caso...

.

Y continúa:

...En su desesperación, producto de las presiones de prensa esta Jueza, con mi más debido respeto, ha tratado de dar un vuelco inesperado a las solicitudes que yo haga, ello precisamente por el afán de decidir como culpables y pasarlos a juicio definitivamente, sin importarles que mis dos defendidos son totalmente inocentes como lo he manifestado en el expediente...

.

...Igualmente riela a la pieza 4ta. del presente expediente a los folios 642 al 679 ACUSACION de la Fiscalía del Ministerio Público, así como que ya se ha fijado para la fecha 09-07 del 2001 la Audiencia Preliminar, así como a los imputados en el presente caso diferentes a mis representados ya se les ha ACUSADO formalmente, es que uniendo todas a las consideraciones del presente escrito fundamentado en anexos que son Copias Certificadas emitidas por el Tribunal Primero de Control Penal de la Circunscripción Judicial del Estado Bolívar, Extensión Territorial del Estado Bolívar, se colige que puede progresar la solicitud de RADICACIÓN a tenor de lo que dispone el artículo 59 del Código Orgánico Procesal Penal, del presente y como excepción legal permitir cambiar de territorio para seguirse en otra entidad que sugiero, en caso de ser declaro (sic) con lugar el presente escrito sea los Tribunales de Control Penal de la ciudad de Caracas, por lo apartado de esta localidad que haría que una decisión tomada sea la más clara, cierta, válida y justa en el presente caso de connotaciones públicas exageradas y donde sus jueces no se han contaminado por la alarma causada en el Estado Bolívar desde el momento de los hechos narrados...

.

Finalmente expresa:

"...Esta solicitud la hago en vista de las consideraciones que han antecedido fundamentadas igualmente en la sensación de alarma y escándalo público generado en el Estado Bolívar por la investigación iniciada con motivo al robo mil millonario de la empresa de esta localidad Blindados de Oriente. Y considerando la defensa que esa campaña de desprestigio a la cual fueron objeto mi dos defendidos ha incitado al odio y a la venganza ya que la vida de mis defendidos prende (sic) de un hilo e igualmente ya acusados como se encuentran debe prosperar y así lo solicito se declare la RADICACIÓN de la presente causa a un Tribunal de Control de Caracas...”.

En fecha 02 de agosto de 2001, la defensa de los imputados E.J.R. y C.A.A.B., consigna ante esta Sala escrito acompañado de sus correspondientes notas periodísticas en el cual expresa:

...En el escrito inicial, el solicitante dejó sentado, que por aquel delito llevado a cabo en fecha 05-01-2001, donde hasta el momento la PRENSA ha reflejado, producto de informaciones dadas por la policía, que se sustrajeron la cantidad astronómica de CINCO MIL MILLONES DE BOLIVARES (Bs. 5.000.000.000,oo), que para esos días iniciales de este año se consideraba como el robo más grande cometido en la República y en Latinoamérica, que esas apreciaciones llevaron a dirigir la opinión pública de tal manera que se consideró de manera alarmante tal suceso que vino en definitiva a afectar a las autoridades encargadas del caso y muy especialmente a los jueces, que han sido recusados en varias ocasiones, como se señaló en el escrito de solicitud, y hoy la jueza que conocería del caso, se inhibió, paralizando indudablemente el proceso y tardando aún más la realización de la AUDIENCIA PRELIMINAR, ya que se ha suspendido en varias ocasiones, una de ellas ocurrió en la presente fecha, indistintamente haya este defensor solicitado a la ciudadana jueza de control que se inhibiera por cuanto había conocido recurso de amparo constitucional (Habeas Corpus) a favor de mis dos defendidos, E.R. y C.A., cuando dicha jueza se encontraba en funciones de juicio, y que por ser ese escrito de solicitud de fecha viernes 27 del mes de julio del presente año y decidido a inhibirse en la misma fecha, es que no lo puedo consignar, pero tal solicitud cursa en el referido expediente por ante el Tribunal Tercero en funciones de Control, así mismo la inhibición, no teniendo acceso a él por cuanto, estaba en distribución y al pedirlo se me informó que no me lo podían entregar por cuanto la jueza no lo había recibido, aspecto éste nuevo evidentemente, ya que la solicitud de radicación, fue anterior a este hecho, que debe considerarse al momento de decidir la solicitud de radicación.

Solicito, muy respetuosamente, si es de importancia para la Honorable Magistrado, tener el pleno convencimiento de tal inhibición, señalada arriba, que oficie al Tribunal Tercero de Control de esta Circunscripción Judicial a fin de que le informe sobre el particular.

Ello es de indudable necesidad, ya que uno de los elementos que deben ponderarse en el estudio de esta radicación son precisamente, las recusaciones e inhibiciones, que de alguna manera producen tardanza en llevarse a cabo la Audiencia Preliminar.

Por supuesto que esa tardanza es producto de una serie de elementos en los que se encuentra la alarma que ha causado en el Estado Bolívar este hecho, que afecta indudablemente la imparcialidad de los jueces y de todos aquellos que de una manera y otra intervienen en el proceso, incluyendo al jurado, cuando se encuentre el proceso en ese estado y grado.

Así la Audiencia Preliminar estaba fijada para ser llevada a efecto el día 09-07-2001, aproximadamente unos SEIS MESES después de la detención preventiva judicial de mis dos defendidos, ya que la presentación se llevó a cabo el 07 de enero y la detención se decretó días después, con lo que tenemos que, esta audiencia ha tardado injustificadamente llevarse a cabo, con la salvedad de que cuando fue fijada para el 9 de julio, esta no se llevó a cabo, por diversos motivos.

Si observa ciudadana Magistrada al folio S/N, (otra anormalidad que impide que usted busque directamente el folio asignado), pero que marcada por mi como “AA” acompaño como anexo, aparece una diligencia estampada por mi de fecha 9 de julio, precisamente el mismo día que se llevaría a cabo la misma, donde entre su contenido solicito, que por cuanto aparecen en este expediente una serie de apelaciones y recusaciones que no se han decidido, es que pido que se suspenda la audiencia ya que del resultado de tales apelaciones y de recusaciones pueda ser reputada, esta Audiencia Preliminar, como no realizada.

Así mismo cursa por ante el expediente, que anexo el folio marcado por mi (sin número de folio en el expediente) “BB” donde aparece un auto del Tribunal de Control Primero de fecha 11 de Julio de este año, y donde se expone:

‘Visto que el acto de la Audiencia Preliminar en la presente causa estaba fijada para el día 09-07-2001, no siendo trasladados los imputados O.J.G., F.J.R., F.H....omisse...E.R. y C.A., desde el Internado Judicial del Estado Bolívar con sede en Ciudad Bolívar...omisse...y una vez obtenida la información requerida se procederá a fijar nuevamente el acto de la AUDIENCIA PRELIMINAR en la presente causa’.

Donde se evidencia que la AUDIENCIA PRELIMINAR se suspendía hasta tanto llegaran unas informaciones requeridas, suspensión ésta que se debe precisamente a la alarma y escándalo público, del presente caso, donde se ha afectado la credibilidad de todos aquellos funcionarios o no, al punto que se cree que todos los señalados como imputados, son delincuentes de alto peligro, que para poderlos trasladar desde el Internado de Vista Hermosa, en Ciudad Bolívar, hasta la ciudad de Puerto Ordaz, sede de los Tribunales de Justicia, se requería de la presencia de un pelotón de hombres armados que acompañaran al transportista, que en la generalidad de los casos, sólo lo acompañan dos Guardias Nacionales. Pero la alarma que han causado el hecho de marras, ha dado como consecuencia que se paralice la AUDIENCIA PRELIMINAR, como consecuencia de tales consideraciones, precisamente por el miedo que ha causado en los uniformados que deben estar armados hasta los dientes, para acompañar repito, al vehículo que trasladaría a los imputados a la referida AUDIENCIA.

Este planteamiento lo podemos deducir de Oficio que enviara el Director del Internado Judicial de Vista Hermosa en fecha 09 de julio del 2001, donde mediante Oficio No. 334, se dirige a la Ciudadana Jueza de Control Primero y expresa: Cito:

‘Tengo el honor de dirigirme a usted, con el fin de acusar recibo de Oficio No. 832 de fecha 02-07-2001, en relación al contenido del mismo, permítome informar a ese Tribunal que dignamente Preside que el traslado de los imputados: GRANDA P.J., ROJAS E.E., A.C.A., RIZ BERMÚDEZ FRANKLIN, NAVAS F.L.J.L., H.F., no se realizó motivado a que el Capitán de la G.N. C.A.R., giró instrucciones a sus efectivos (G.N.), de no sacar el traslado hasta esa sede por no contar con suficiente personal...’.

Oficio este que consigno marcado “CC” acompañando a este escrito.

Como puede apreciar la ciudadana Magistrada Ponente, Dra. B.R.M.D.L., este oficio, es claro, no se produjo el traslado para llevar a cabo la Audiencia Preliminar, precisamente porque no había personal suficiente. Observe ciudadana Magistrada, no se puede pensar que en la sede de ese Internado, no hayan suficientes elementos de tropa que puedan acompañar al traslado, si había para ese momento y bastante, lo que sucede es que el miedo que hay, que se ha generado precisamente por la influencia de la alarma y el escándalo público, en este caso, que ha hecho que cinco, seis, ocho funcionarios sean insuficientes, y se piense que lo adecuado para este caso sean 30 o 40 funcionarios, perfectamente armados, en un despliegue inmenso que sigue, por supuesto causando alarma e influyendo negativamente en el ánimo de todos los habitantes de la región, así mismo, en el ánimo de los jueces que conocen del caso, y se extiende a los custodias.

Igualmente a todas las personas que de una u otra forma pueden sen llamadas a ser jurados en el presente juicio. Todo ello ha hecho que la Audiencia Preliminar, no se lleve a cabo.

También se señaló en el escrito de marras, las recusaciones de la Jueza de Control Primero Dra. M.S., que influyen indudablemente en la fijación de la correspondiente Audiencia Preliminar, ello aunado a la inhibición de la jueza que conocía el caso, viene a producir una nueva tardanza, aún siendo esta defensa, la solicitante de tal inhibición, pero lo cierto es que, existía una causal de inhibición, que debía aceptar la Jueza de Control Penal Primero.

Y continúa:

...ALARMA Y ESCANDALO TIENEN PERMANENCIA EN EL TIEMPO

Ciudadana Magistrada, tanto ha sido la secuela que ha dejado este escándalo que los imputados en el presente proceso, pueden perder la vida, como le he afirmado mucha de las veces en el expediente 1C-716 y que no se me ha oído.

Es el caso que uno de los imputados en el presente caso de nombre FLANKLIN R.B., muere a tiros en el internado judicial, cuando practicaba un deporte, no de uno sino de varios tiros certeros.

En el parte se deja entrever que era producto de una riña colectiva, lo cierto es que fue un arma de fuego, que se le descargó en su humanidad y no en otro; de ser una riña colectiva por lo menos aparecerían en este reporte que consigno marcado FF, varias personas heridas o muertas, sólo aparece este ciudadano a quien matan de cinco tiros, se puede deducir que hubo ensañamiento y destreza con alevosía.

Esta nota de inmediato apareció en los medios de la región influyendo aún más en el ánimo de quienes saben del caso y de los propios jueces.

Consigno marcado GG, un periódico de la zona, de alta circulación en el Estado, donde se reseña la muerte de este ciudadano imputado en el presente caso y mis declaraciones que hace saber que ello fue producto de esa alarma que ha causado entre los habitantes del estado, una animadversión contra los imputados, así mismo de los propios internos del penal, lo que hace que los restantes imputados en el presente caso estén pasando por la incertidumbre de la muerte.

Consigno otros medios de información que reseñan el presente caso que ha dejado un ambiente desfavorable, tanto en los habitantes del estado, como en los funcionarios judiciales incluyendo a los jueces, marcados HH...

.

Finaliza reiterando su solicitud de radicación.

La Sala para decidir observa:

Del contenido del artículo 59 del Código Orgánico Procesal Penal, se desprende que la radicación del juicio penal procede cuando se hayan dado algunas de las circunstancias siguientes: a) delitos graves cuya perpetración hubiere causado alarma, sensación o escándalo público y b) paralización indefinida de la causa, después de presentada la acusación por el Fiscal, o bien por recusación, inhibición o excusación de los jueces titulares, suplentes o conjueces.

En el presente caso el solicitante fundamenta su petición en ambas causales toda vez que señala que el delito por el cual se procesa a sus defendidos es un delito grave, robo de “CINCO MIL MILLONES DE BOLIVARES” y el mismo ha causado en el Estado Bolívar alarma y escándalo público; además señala que la causa se encuentra paralizada debido a múltiples inhibiciones, recusaciones, aunado a la circunstancia de que por ser los imputados señalados como delincuentes de alta peligrosidad, se requiere de “un pelotón de hombres armados” para los traslados al recinto tribunalicio, lo cual dificulta la realización del juicio en dicha entidad.

Expresa el solicitante así mismo que la sensación de alarma y escándalo público ha permanecido en el tiempo, y que uno de los imputados en el presente caso de nombre FLANKLIN R.B., resultó muerto a consecuencia de cinco tiros, en una riña colectiva donde el único que murió fue él, que tal información fue enseguida difundida por los medios de comunicación lo cual influye, a juicio del solicitante en los encargados de juzgar a sus defendidos.

Una vez estudiados los alegatos esgrimidos por las partes, esta Sala encuentra que en el presente caso procede la radicación solicitada por la defensa de los imputados, toda vez que el delito por el cual se les procesa ciertamente constituye un delito grave, “ROBO MILLONARIO” el cual ha causado en la colectividad del Estado Bolívar la sensación de alarma y escándalo público, tal como se evidencia de los recortes de prensa acompañados a la solicitud, llegándose inclusive a producir la muerte de uno de los imputados dentro del recinto carcelario en una supuesta “riña colectiva”; y entrabándose el correcto desenvolvimiento del juicio pues habiendo sido fijada la audiencia preliminar para el día 9 de julio de 2001, la misma no se pudo realizar por cuanto, tal como consta de oficio remitido por el Director del Internado Judicial de Vista Hermosa a la Jueza de Control Primero de dicho Circuito Judicial Penal, no contaba con el suficiente personal para el traslado de los acusados.

Comprobada como ha quedado la sensación de alarma o escándalo público existente en la colectividad del Estado Bolívar, por el hecho por el cual se procesa a los imputados en el presente caso, lo cual entorpece la correcta aplicación de la justicia, la Sala declara PROCEDENTE LA SOLICITUD DE RADICACIÓN del presente juicio, solicitada por la defensa de los ciudadanos E.R. y C.A.. Así se decide.

D E C I S I O N

Por las razones expuestas, este Tribunal Supremo de Justicia, en Sala de Casación Penal, Administrando Justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, DECLARA PROCEDENTE LA RADICACIÓN solicitada por la defensa de los ciudadanos E.R. y C.A., y ordena la remisión del expediente al Presidente del Circuito Judicial Penal del Estado Amazonas.

Publíquese, regístrese y bájese el expediente.

Dada, firmada y sellada en el Salón de Audiencias del Tribunal Supremo de Justicia, en Sala de Casación Penal, en Caracas a los VEINTICINCO días del mes de OCTUBRE del año dos mil uno. Años: 191° de la Independencia y 142° de la Federación.

El Presidente de la Sala,

R.P.P.

El Vicepresidente,

A.A. Fontiveros

La Magistrada Ponente,

B.R.M. deL.

La Secretaria,

L.M. deD.

BRMdL/rder.

R EXP. No. 01-0526