Embajadas paralelas

 
EXTRACTO GRATUITO

Los gobiernos kirchneristas adoptaron una práctica nociva: reservar áreas de la política exterior para ser conducidas fuera de la cancillería, en especial aquellas en las que existía la posibilidad de acuerdos y negocios de importante contenido económico generadoras de enriquecimiento ilícito.Es el caso de las relaciones con Venezuela a través de un grupo especial que actuaba fuera de la diplomacia profesional. El embajador argentino en ese país entre 2002 y 2005, Eduardo Sadous, denunció con valentía la existencia de irregularidades en las operaciones comerciales entre ambos países, en tiempos en que el ministro de Planificación, Julio De Vido, promocionaba la exportación de maquinaria agrícola, y estalló el caso de la valija de Guido Antonini.Una experiencia similar ocurrió con China, que eludía a los funcionarios diplomáticos y los controles de la Cancillería. Los ministros De Vido y Axel Kicillof secuestraron la relación con China, la llenaron de secretismo y la manejaron a su antojo, excluyendo al Ministerio de Relaciones Exteriores. Un canciller, al que la historia juzgará con severidad...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA