Embustes, montajes y videojuegos

 
EXTRACTO GRATUITO

Acicateado por declaraciones de Maduro, las agencias de noticias manipulan la verdad ¡dura coraza la del cachicamo! , nos tentó la idea de fusilar a Thomas de Quincey y titular este artículo De la mentira considerada como una de las Bellas Artes, no porque los falsarios a quienes apunta encajen en la categoría de artistas, sino porque mentir y hacerlo bien exige algo de ingenio y mucha memoria olvidar una coba es arriesgarse a ser desenmascarado y, en tal sentido, algún numen debe inspirar a los artífices del engaño. Pero, si la inspiración no es suficiente, se puede apelar a los forjadores de quimeras y encantadores de serpientes que, por abultados honorarios, crean espejismos y figuraciones para seducir a los crédulos. Antes se les conocía como publicistas y relacionistas públicos; ahora se auto promocionan como expertos en manejo de imagen y mercadeo electoral.João Cerqueira de Santana Filho, es uno de esos prestidigitadores; por recomendación de Lula da Silva, manejó la campaña electoral de Chávez en 2012 y, al año siguiente, la del heredero. Enredado por estos días en un oscuro tráfago de dólares entre Angola y Brasil, Santana trivializó en su oportunidad el cáncer presidencial y lo convirtió en un gimmick a ser explotado por propagandistas del PSUV. No es de extrañar que su varita mágica haya creado la farsa del mango mensajero, como seguramente hizo con la reencarnación ornitológica del cósmico e inmarcesible comandante cuya eternidad garantizó en el trinar de gárrulos pajarillos que sólo iniciados en los misterios de la espiritualidad hindú podrían entender. Ambas ocurrencias tienen todos los visos de haber sido engendradas en sendos brainstorms, esas tormentas de ideas, que el lector ha visto en la teleserie Mad men , en las que creativos publi citarios se exprimen el magín e intercambian pareceres sin orden ni concierto hasta dar con el concepto que hará babear al cliente y hechizará a las masas. El ave parlanchina y el mango telegráfi co responden, con certeza, a conclusiones de think tank en torno al realis mo mágico y otras pamplinas con las que racionalizaron sus estratagemas comunicacionales los mercaderes de fábulas al servicio del régimen; esas trampajaulas, empero, no son invención tercermundista, sino producto de técnicas desarrolladas en Madison Avenue, revestidas de glamour por cierta brejetería europea...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA