Descentralización empresarial y responsabilidad laboral

Autor:Oscar Hernández Álvarez - María Laura Hernández Sierralta
Cargo del Autor:Profesor de Derecho del Trabajo de la Universidad Centro Occidental Lisandro Alvarado - Profesora de pre grado y post grado en la Universidad Fermín Toro y de post grado en la Universidad de Carabobo
Páginas:653-703
 
EXTRACTO GRATUITO
653
Descentralización empresarial y
responsabilidad laboral
Oscar Hernández Álvarez*
María Laura Hernández Sierralta**
SUMARIO
Resu men .
I. In tro duc ción.
II. Los gru pos d e emp resa s.
III. La con tr atac ión ext ern a.
IV. Las em pre sas su min istra dor as de t rab ajo tem por al.
V. La cesión ilegal d e tra bajad ores
RESU MEN
En el pr esent e trabajo se analiza la presencia del fen óm en o de la
extern alización legal en Ven ezu ela, señ ala ndo sus principales m odalid ad es
de m anifesta ción y su regulación por la legislación y la ju rispr uden cia.
Tradiciona lmente, en Venezu ela las r elacion es laborales se est ab lecía n
media nte el co ntra to de t raba jo caracterizado co mo típ ico, med iant e el cual
un tra baja dor se oblig a a pr est ar su s ser vicios, a tiem po com ple to, de man era
ind efin ida y ge ner alm ent e con car ácte r de exclusi vidad , a u n em ple ador , en la
sede física dond e éste desarrolla su s activid ad es. Este con trato d e trabajo
típ ico sigu e sien do el pr edom in ant e en la re alid ad la bor al ven ezola na, p ero ya
no el ún ico. A su la do h an pr olifer ado , al igu al qu e en otr os p aíses , mo dali dad es
contractuales m uy diver sas, en algun as de la s cuales el trabajador es
desplazado al exterior de la emp resa. Asimismo, la d inám ica de las
transfor maciones en la or ganización em pr esarial, h a d etermin ado que
mie ntr as un o de los sujet os de la relació n labo ral, el t rab ajado r, se m ant iene
ina lter abl e en s u car act eriza ción ind ividu al, el ot ro, el pat ron o, s e tra ns form a,
se su stitu ye, se fraccion a, en fin, asume modalidades diferent es a la
tr adicion al, lo cu al ha implica do qu e el Der echo d el Trab ajo ha debid o hac er
un esfue rzo p ara consid era r las nue vas for ma s de or gan ización de la emp resa
a fin de qu e, po r en cima d e las m ism as, s ubsis ta la tut ela qu e el Est ado pre sta
a la p art e econ ómicam en te má s déb il de la r elación labor al.
En el cur so del t ra bajo se analiza n los prin cipales problemas que se han
______________
* Profesor de Derecho del Trabajo de la Universidad Centro Occidental Lisandro Alvarado. Profesor invitado en los
post grados de varias universidades nacionales y extranjeras. Individuo de Número de la Academia de Ciencias
Políticas y Sociales de Venezuela y del Instituto Venezolano de Derecho Social. Miembro de Número de la Academia
Iberoamericana de Derecho del trabajo y de la Seguridad Social.
** Profesora de pre grado y post grado en la Universidad Fermín Toro y de post grado en la Universidad de Carabobo.
654
I. INTRODU CCIÓN
Como la de todo hom bre p úb lico, la evaluación de la vida y la obra de
Rafael Cald era, es tá sujeta a criterios muy m atizad os por la pe rspectiva
ideológica de quien la hace. En d efin itiva, es la H istoria, la que, con el
paso de losos, va per mitiend o que se de u na mirada objetiva sobre la
tr ayector ia de los líder es qu e han concu rrid o en e l deveni r de u na n ación .
Per o hay u n asp ecto e n la ob ra d e Calder a que no ha espe rado el juicio d e
la h istor ia pa ra con form ar u na op inión uná nim e: su co ntr ibució n de cisiva
a la co nsolid ación e n Venezu ela del De recho del Trabajo com o discip lina
científica y de la legislación la boral, com o in strumento de lucha por la
justicia social. Bien hace la Universidad Católica Andrés Bello al rendir
hom ena je a la m emor ia de este in signe ve nezola no. En mom ento s en qu e
fácilm ente se desca lifican au tént icos valor es nacion ales y se er igen ot ros
artificia les, participar en este reconocim ien to al recor dado Maestr o del
Derecho del Trabajo ven ezolano, es par a nosotros motivo de gr an
sat isfacción .
1. R ela ci on es la bo ral es tra di cio na le s e n V en ez ue la
Tradiciona lmente, en Venezu ela las r elacion es laborales se est ab lecía n
me dian te e l cont rat o de t rab ajo ca ract eri zado co mo t ípico, med ian te el cu al
un tra baj ador , co n un a p recis a car acte rizac ión in divid ua l, se ob liga a p res tar
sus servi cios, a t iem po com plet o, de man er a ind efini da y gen era lme nte con
car ácter de e xclusivid ad, a un emp leado r, qu e pu ede s er un a p erso na físi ca
o cole ctiva, pe ro qu e tam bién t iene u na p recisa caract erizac ión in dividu al
y qui en le pa ga un salar io como contr apr estaci ón a la s obligaci ones q ue el
trabajador asum e. Este contr ato de tr abajo típico sigue siendo el
pr edom inan te en la realid ad labor al vene zolana , pero ya no el ú nico. A su
lado ha n prolifer ad o, al igua l qu e en otros pa íses, modalidades
contractuales en las cuales la prestación de servicios no es por t iem po
ind efin ido, no se p resta en forma exclu siva, ni a tiempo comp leto.
Asimis mo, la d inám ica de las transform aciones en la organización
em pre sari al, ha det erm ina do qu e m ient ras uno de los sujet os de la re lación
labora l, el trabajador, se m an tiene inalterable en su caracterización
ind ividu al, el ot ro, el p atr ono, se tr ansfo rma , se su stit uye, se fraccion a, e n
fin, a sume modalida des diferent es a la tra dicional, lo cual ha imp licado
que el Derecho d el Trabajo ha debido hacer un esfu erzo pa ra con sid erar
las n uevas forma s de or ganiza ción de la emp resa a fin de q ue, po r encim a
Oscar Hernández Álvarez María Laura Hernández Si er ralt a
planteado en relación al tema, y se señ ala n las soluciones, en ocasiones,
con trad ictor ias, ap ort adas por la doctr ina y la j urisp rud encia .
655
de la s m ism as, subsista la r elación de trabajo d ependiente y por cuenta
ajen a com o objet o cent ral de su regu lación .
2. N ue vas te cn ol og ías y o rga ni za ció n e m pr es ari al
Es conocido q ue las n uevas tecnologías in trod ucidas por la inform ática y la
microelectrón ica, ha n cont ribuido considera blement e a det erminar la
ineficien cia d el sistema organ izativo t aylorista-fordista, para atend er los
req uerim ientos d e la ind ustria cont em ponea presion ad a por un merca do
mu y diferencia do, cam biante y sujeto a u na gran competen cia nacion al e
int erna cion al. La industria contem ponea requ ier e – y el equipamient o
tecn ológi co a su alcan ce así lo per mit e – una gran flexibi lidad par a ad apt ar se a
los ca mbi os con sta nte s en p lan es y pr ocesos de p rod ucción que son neces ario s
para atend er eficazment e las nuevas realidades. En esas circun st an cias se
imp onen nue vos mod elos de organ ización d el tra bajo de stinados a o ptim izar
el rend im ien to de la s n uevas t ecn ologías. Dentro de esa orientación , los
pr ocesos indu stri ales pu ede n ser cump lidos e n un idad es de dime nsion es m ás
red ucidas qu e las tr ad icionales, no r equieren ser seccion ados en etapas
tot alm en te diferencia da s, d e naturaleza repetitiva y a cargo de
compartimientos incomun icados, sin o que p or el con tr ario, tanto en su
con cepción como en su ejecució n, no respo nde n a et apas ni a d epar tam ento s
aisl ados , y ado pta n un a gr an flex ibilida d, p ues p lan es pr odu ctos y oper acion es
son suscep tib les de ca mbios frecuen tes. En este marco, la emp resa
tradicion al, gran plant a o esta blecimiento in dust rial por d epartament os q ue
llevab a a ca bo t odas las fa ses d el pr ocedi mien to p rod uct ivo, ha expe rim ent ado
un pr oces o de descen tralización o extern aliza ción em presarial, que ha
det ermina do que m uchas de las fases del p roceso sean r ealizadas fu era de la
pla nta in dust rial, b ien sea por em pre sas vinculadas accionariam ente a és ta o
por ter cera s con tra tist as. Desd e el pu nt o de vis ta ju rídi co labo ral, este p roce so
sup one q ue en luga r de un so lo emp leador , la em presa prop ietar ia de la gran
planta in dustria l, se presen ten varios em pleadores, con estr uctur as jur ídicas
difer en ciadas, pero cuyas act ividades conflu yen en el cum plimiento del
pr oceso p rodu ctivo q ue an tes lle vaba a cabo la gran plan ta.
3 . Pa pe l d el D e rec ho d el T rab ajo fre n te a la s n ue va s f or ma s d e
o rga n iza ci ón e m pr es a ria l
Ante estas circunstancias, el Derecho del Tra bajo tiene el gr an reto de
regular las nuevas realidades buscan do qu e las mism as no afecten la
res pon sab ilidad labo ral d el em plea dor ni la p rot ección debi da al pres tad or
de s ervicio s. Par a ello el Der echo d el Tra bajo , sin r enu ncia r a lo s pri ncip ios
que lo in forma n y a las finalida des qu e le son propias, deb e logr ar un
ad ecua do gr ado de ad ap tació n a la s nu evas form as y a t ravé s de la legisla ción
Descentr alización empresarial y responsabil idad labor al

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA