Erika De La Vega: 'Este es mi verdadero comienzo'

 
EXTRACTO GRATUITO

Erika De La Vega encontró lo que buscaba. En seis años de una migración forzada ha atravesado momentos de profunda tristeza, frustración, negatividad, inseguridad y depresión. Palabras que no parecen relacionarse con la locutora que, junto con Luis Chataing, hacía reír a los radioescuchas de El monstruo de la mañana. O con la presentadora de Diente por diente, Fama, sudor y lágrimas y Ni tan tarde.Su experiencia profesional la llevó a crear el podcast En defensa propia que, luego de superar los 25 episodios de conversaciones con mujeres, famosas o no, fue incluido en una selección de la revista O, The Oprah Magazine como parte de la lista de los mejores podcasts latinos y en español para aprender y reír. Es una reconocida revista mensual fundada por Oprah Winfrey y Hearst Communications, que se comercializa principalmente entre mujeres.Durante estos encuentros, que en promedio duran más de una hora, De la Vega habla con su invitada sobre cómo se ha reinventado, cómo ha enfrentado la vida en momentos de fracaso o éxito. También es un espacio para mostrar las vulnerabilidades y relatar maneras de superarlas.Cuenta la animadora que pasó por un proceso que no había experimentado antes, en el que sentía que cualquier proyecto que se propusiera iba a fracasar. Pensaba que lo que había hecho hasta entonces había sido una equivocación. "Me empecé a maltratar yo misma mentalmente", revela.Luego comenzó a hablar con amigas sobre lo que sentía y se encontró con mujeres que no estaban contentas con lo que hacían. Entonces unió su necesidad de encontrar respuestas con el podcast, lo que además era natural para ella por su conocimiento de la radio."Comencé a hacer llamadas a mujeres y las primeras dos respondieron que sí de inmediato. La primera fue la escritora colombiana Isabela Santodomingo, a quien nunca había visto en persona, pero sabía mucho de ella. La segunda fue Inger Devera, la esposa de Nacho, a quien tampoco conocía ni nos habíamos visto, pero que me generaba mucho interés. Llamé a mujeres que quería conocer. Porque el podcast podía ser una excusa para sentarme con ellas y conversar. La respuesta de las invitadas fue tan rápida, positiva y buena vibra que dije: "Bueno, quiere decir que no estoy sola", recuerda.Los espacios co-working de WeWork, una empresa que tiene oficinas en distintas partes del mundo, le han servido a Erika De la Vega para grabar cada una de las producciones. "Esto me lleva a viajar y conversar con mujeres de diversas nacionalidades".De hecho, el segundo episodio de En defensa propia, con la comediante chilena MalyJorquiera, se grabó en una oficina de WeWork Chile.Aunque en principio esto no era lo que pensaba De La Vega. "Yo quería tener mis conversaciones en la intimidad de una oficina, con una cámara y que fueran lo más íntimas posible. Quién pensaría que yo, Erika, me sentiría más cómoda en un espacio pequeño. Era porque sabía que iba a hablar desde un lugar en el que la gente no me había visto conversar. Un lugar vulnerable, donde iba a exponer la inseguridad que tenía en mí".Mujeres que impactanEn defensa propia ya suma 27 episodios. Han asistido figuras como Dayana Mendoza, Miss Universo 2008; la presentadora dominicana Francisca Lachapel, la futbolista venezolana...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA