La espeluznante historia de la mujer que aparece en la cascada El Chorrito

 
EXTRACTO GRATUITO

Había escuchado la historia muchas veces: una mujer de pelo largo con la ropa hecha jirones que se aparecía por la noche en la cascada El Chorrito, camino a Salmerón en el estado Miranda.Dudaba de la veracidad del cuento, pues en su mayoría lo repetían viajeros que pasaban por la zona bajo los efectos del alcohol.Pero pronto me llevaría una sorpresa…Sábado por la nocheEra sábado por la noche y junto a mi familia transitábamos por la desolada carretera rural de la parroquia Bolívar del municipio Zamora. En medio de una conversa, el vehículo comenzó hacer ruidos extraños que venían del motor.Justo cuando pasábamos frente a El Chorrito mi padre decidió detenerse para verificar la gravedad de la posible avería. Era una noche sin luna y la única luz cercana provenía de los faros del carro. A unos 50 metros, un viejo poste de luz titilaba tenuemente.Al apagar el motor, el silencio se apoderó del vehículo y sólo se escuchaba el sonido del agua cayendo por la cascada.Mientras mi padre revisaba el motor con ayuda de una linterna, yo miraba por la ventana la oscuridad de la noche.Fue entonces cuando vi algo que se movía en las sombras. Agudice la vista y me aterró la idea de que un posible ladrón nos emboscara en el desolado lugar, pero al mirar con detenimiento vislumbré la silueta de una mujer."Debe ser alguien que vive en la zona", pensé.Pero al ver que la mujer se acercaba, detallé su ropa raída, rota y sucia. Al bajar la mirada me detuve en sus pies, o el lugar donde deberían estar… La joven flotaba en el aire a unos centímetros del suelo, justo al lado de la caída de agua y sus pies no podían distinguirse.Al percatarme de esto, mi corazón se aceleró y rápidamente traté de enfocar la mirada en el rostro de la mujer, pero no pude hacerlo. Sólo se distinguía la silueta de su cara y lo demás era una sombra negra.Me di cuenta que el espíritu no se acercó demasiado, se quedó allí junto a la cascada, al parecer observando desde la distancia.Voltee para avisarle a mi familia lo que estaba viendo, pero cuando ellos miraron la silueta había desaparecido.Todos pensaron que era una bromaCuando finalmente mi padre puso en marcha el vehículo, todos pensaron que se trataba de una broma. Aunque al ver mi cara de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA