Valoracion de la experticia psiquiatrica en los procedimientos de interdiccion civil.

Autor:Urdaneta, Em
Cargo:Trabajos de Grado
 
EXTRACTO GRATUITO

VALUATION OF THE PSYCHIATRIC EXPERTISE IN THE PROCEDURES OF CIVIL INTERDICTION

Preliminares

EI ser humano es considerado como una especie individualizada y diferenciable de todas las demás que existen en el planeta, puesto que tiene características únicas y posee así la capacidad de transformar pensamientos en obras. De esta manera, según Porot, citado por Morales, la persona es una sola, sin embargo, ella puede ser definida por un cierto número de dimensiones, al menos, tres de ellas son evidentes a todos: la dimensión somática, la dimensión afectiva y la dimensión intelectual De tal forma que > (2000, p. 5).

Esas cuatro dimensiones, se despliegan y se expanden con el transcurso del tiempo, desde el nacimiento hasta la muerte, como una especie de paralelismo evolutivo. Sin embargo, puede suceder que dicho paralelismo sea imperfecto y que las condiciones sociales, educativas, entre otras, perturben el desarrollo regular de una o de varias de esas dimensiones.

No es una tarea sencilla definir con entera satisfacción y acierto lo que es una enfermedad mental, así como tampoco lo es definir a la salud en general. Empero, la Organización Mundial de la Salud, establece que la salud es un > (2011, sec. 1, [párrafo] l) dicha definición, no ha sido modificada desde el año 1948. Así pues, respecto de la salud mental, considera que es > (2011, sec. 1, [párrafo] 2).

Ahora bien, al seguir el criterio de Serpa, se entiende por enfermedades mentales > (2007, p. 8), de manera que, éstas no son entidades anatomo-clínicas, sino formas de existencia o de conciencia patológicas que se distinguen y se definen por su fisonomía clínica, su estructura y su evolución. Referirse a las enfermedades mentales, hace necesario mencionar a la Psiquiatría, por ser ésta la rama de la Medicina que estudia el diagnóstico y tratamiento de los trastornos psíquicos.

Así pues, los defectos o vicios en la salud mental van a determinar la relación hombre-sociedad, de forma constante y dinámica, ya que impiden el normal desenvolvimiento de las relaciones interpersonales. Es por ello que interesan no solamente a la medicina, sino también a las Ciencias Jurídicas, por ser un fenómeno social reconocido y regulado por el Derecho desde las épocas más remotas, como se evidencia en las tablas cuneiformes de Mesopotamia, en las cuales, surge la primera documentación acerca de la esquizofrenia paranoica y se citan diversos pasajes en los cuales se indica el delirio paranoico como enfermedad mental.

Sin embargo, ha sido una ardua tarea la vinculación de las Ciencias Médicas con las Ciencias Jurídicas en esta materia, puesto que según Vargas, > (1991, p. 666). Con posterioridad, cada profesional comprendió el punto de vista del otro y ambas disciplinas emprendieron un camino de mutua colaboración que culminó con el surgimiento de la Psiquiatría Forense, al ser ésta una subespecialidad de la Psiquiatría y una especialísima rama de la Medicina Legal, que se comporta como método auxiliar de la justicia.

La importancia de la psiquiatría forense en el mundo del Derecho, radica entre otras cosas, en que generalmente, la capacidad jurídica del paciente psiquiátrico o de la paciente psiquiátrica está comprometida o disminuida, si acaso no ausente. De la afirmación anterior, surge entonces el elemento que constituye el objeto de este estudio: la experticia psiquiátrica. No obstante, para llegar a ella, se hace necesario indagar en las nociones de la experticia como tal, la cual, siguiendo el criterio de Giugni, se entiende como el > (2000, p. 43).

Palmieri, citado por el autor antes mencionado, afirma que si se entra al campo del Derecho, se considera como experticia médico-legal, el ejercicio práctico de la Medicina Legal, el cual consiste en la > (p. 44). Este parecer, puede ser proporcionado al legislador para servir de base a la elaboración de leyes con contenido médico o biológico o al funcionario administrativo o judicial, de tal manera que Giugni, clasifica a las experticias en tres grupos o categorías, según sean sus fines o propósitos: > (p. 44).

La experticia médico-legal judicial se encarga del estudio de hechos que dejan efectos de mayor o menor subsistencia, referidos a los casos de alienación mental o de lesiones físicas que sean motivo de las controversias judiciales, de tal manera que con el nombre de experticia médico-legal se conocen las actuaciones periciales médicas a través de las cuales, se advierte sobre algún punto de naturaleza biológica o médica a la Administración de Justicia. La experticia psiquiátrica, es entonces de carácter judicial, lo cual se evidencia en su definición, puesto que para Sánchez la experticia psiquiátrica es > (1994, p. 141).

En la Jurisdicción Civil, respecto de la experticia o peritaje psiquiátrico, el jurista prescinde de toda elaboración especificada de los trastornos psíquicos, y le interesa únicamente la posibilidad de que tales trastornos perturben en mayor o menor grado, las facultades de sus actos y por ende la capacidad de gobernarse a sí mismo en la vida Civil. Empero de la necesidad de la experticia psiquiátrica y de la importancia de la misma dentro del sistema judicial, el Código Civil de Venezuela en su artículo 1427 establece que >, de manera que el Juez o la Jueza Civil es completamente libre para apreciar y valorar el dictamen pericial, siempre y cuando fundamente el acogerlo o rechazarlo.

De acuerdo a lo planteado como temática de investigación, surge la necesidad de estudiar el tratamiento jurídico de las enfermedades mentales en la legislación Civil Venezolana a lo largo de la historia y es conveniente planteárselo siguiente: ¿Cumplen las experticias psiquiátricas con los requisitos necesarios para fungir como elemento de convicción del Juez o Jueza Civil en los juicios de Interdicción Civil? De ser así y en virtud del artículo 1427 del Código Civil, citado anteriormente, ¿Se acatan los dictámenes periciales en los procedimientos de Interdicción Civil que tienen lugar en los Juzgados de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del Estado Mérida?

Con tales interrogantes, se pretende conocer si los Juzgadores o Juzgadoras valoran los méritos de convicción de la experticia psiquiátrica en los Juicios de Interdicción Civil que se han suscitado en la Circunscripción Judicial antes mencionada y cuáles enfermedades mentales son consideradas por los Jueces merideños como suficientes para decretar la interdicción. Para fines psiquiátricos forenses, se da en primer lugar, el estudio del dictamen pericial, el cual, determina los requisitos que el mismo debe contener para así unificar el criterio de los expertos y obtener una adecuada peritación psiquiátrica.

En segundo lugar, el estudio detallado de la experticia psiquiátrica en los Juicios de Interdicción Civil, proporciona información acerca de cuáles son las enfermedades mentales más frecuentes en los sujetos sometidos a este procedimiento y también da a conocer las circunstancias de hecho y de Derecho que les rodea.

Por último, se brindan sólidas conclusiones orientadas a renovar y adaptar la vetusta doctrina Civil a los conocimientos jurisprudenciales y prácticos de nuestros tiempos.

De la enfermedad mental a la psiquiatría

Según Morales, > (2000, p. l). Para este autor, la enfermedad mental, es un sujeto espinoso y tabú, acerca del cual

Cada quien tiene su opinión y pertenece al dominio público, ala creación literaria, a las producciones cinematográficas, a la historia de los tiempos, donde reinan todo tipo de posibilidades y de conjeturas, los juicios a priori, los conflictos ideológicos revividos y frecuentemente la pasión se exalta y oscurece a la inteligencia y hace callarla razón (p. 1). Es por ello, que resulta conveniente reconstruir las nociones de enfermedad mental, asimilarla y revisar la amplia gama que en la literatura existe acerca de ella, al estudiar la historia desde el punto de vista cronológico y los hitos que marcaron los procesos de cambio en la evolución de las enfermedades mentales.

Para Freedman y otros, se tiene evidencia de que la enfermedad mental está presente en la humanidad desde los tiempos prehistóricos, en los cuales, las nociones de las causas de las perturbaciones físicas y mentales estaban influidas por la convicción universal de la existencia de fenómenos sobrenaturales, y de manera especial, en la influencia de los espíritus de los ancestros de la tribu (1977).

El sistema mágico-religioso que influye la filosofía de los métodos curativos primitivos, puede considerarse como un intento de introducir racionalidad y de satisfacer necesidades, socialmente esperadas, de la experiencia psicológica del hombre primitivo, aparentemente caótica. Las enfermedades mentales representan una crisis en el sistema mágico-religioso

y son atribuidas principalmente a la violación de un tabú, omisión de las obligaciones rituales y posesiones demoniacas.

Así pues, respecto del tratamiento de la enfermedad mental, siguiendo la misma línea de investigación, aparece el chamán o curandero, siendo éste una especie de médico, frecuentemente poseído por espíritus y era el médium a través del cual hablaban éstos. En este sentido, la sesión del chamán implicaba un estado de excitación creciente por parte de éste. Dicho estado se inducía con el consumo de sustancias psicoactivas, vale decir, fumando y bebiendo mucho y con drogas, acompañado por música rítmica, especialmente de tambores el cual, además, se caracterizaba por un desgaste parcial de conciencia y por movimientos extravagantes.

Por otro lado, en Egipto, es probable que el tratamiento de las enfermedades mentales, abarcara la integración de diversos factores, tales como los físicos, los psíquicos y los espirituales, así comentan Freedman y otros, que

De las distintas técnicas posiblemente utilizadas para acercarse a la personalidad y modificarla, el método más destacado en la antigüedad era la interpretación de los sueños. Pueden...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA