La figura materna: piadosa y terrible

 
EXTRACTO GRATUITO

La maternidad está sig-nada por la dualidad.Está cargada de alegrías, de un amor que todo lo perdona; pero al mismo tiempo de dolor y oscuridades.Desde los inicios la figura ma terna ha inspirado el arte. Y en el devenir del teatro muchas han sido las tragedias que la han acompañado.Son símbolos. Se juega con la relación de poder. Son madres, pero no son maternales; sino que son reinas, líderes de casa, son las que mandan, afirma la directora Xiomara Moreno.Hoy, Día de la Madre, se ofre ce un repaso por el tratamiento que se le ha dado en la dramaturgia a este ser fundamental.De origen trágico. Cuenta el director Costa Palamides sobre la génesis de las madres terribles en el teatro. Dice, medio en broma medio en serio, que la culpa es de los griegos: Era un mundo extremo, de guerras y dioses, por lo tanto la maternidad no estaba vista como algo piadoso, sino como algo movilizado por otro tipo de pasiones.Dos grandes ejemplos son Medea y Clitemnestra. La primera, en la tragedia de Eurípides, asesina a sus hijos para vengarse de su marido. En el segundo caso, el personaje lucha para que su esposo, Agamenón, no sacrifique a su hija Ifigenia y como consecuencia protagoniza una venganza de 10 años que la hace capaz de desterrar a sus otros hijos.Oswaldo Maccio completa: En esa visión, el hombre era muy pequeño frente a los dioses y siempre su destino era algo que él debía abrazar para poder alcanzar algún tipo de sabiduría. Allí los padres pecan, alteran el orden. Y al hacer esto tienen que ser castigados para volver al equilibrio.Crueldades modernas. Las piezas que vinieron después mostraron a otras madres. A causa de las guerras cambiaron los conflictos sociales. Los nuevos autores quisieron retar a sus propias civilizaciones.Una importante: Anna Fierling de Madre coraje, obra que Bertolt Brecht escribió en el exilio en los años treinta, con el ascenso del fascismo y el poderío nazi. Es una vendedora ambulante que para sobrevivir se aprovecha del dolor humano, situación que paga con la vida de sus hijos.Antón Chéjov escri bió sobre mujeres autoritarias, repletas de errores como Arkadina en La gaviota y Liuba en El jardín de los cerezos.Federico García Lor ca también dio múltiples rostros a la maternidad: el despotismo y la ruina en La casa de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA