Fundamentos a Priori de la etica y el derecho en kant.

Autor:Belandria, Margarita
 
EXTRACTO GRATUITO

A PRIORI FOUNDATIONS OF ETHICS AND LAW IN KANT

Puesto que el humano es el unico ser que es capaz de proponerse fines, entre ellos, saber, ser libre y tener derechos, el proposito de la filosofia kantiana en general, tanto la teorica como la practica, es demostrar, y de una manera novedosa, la existencia de principios a priori que posibilitan no solamente el conocimiento de objetos sensibles, sino tambien el conocimiento practico que sustenta al orden moral y juridico. Sin embargo, estos principios como la libertad, el deber, entre otros a los que aludiremos, no son una invencion suya sino una extraccion de la sabiduria practica existente en la tradicion etico-filosofica, pues la deliberacion acerca de lo que es y de lo que debe ser es algo que ha acompanado al hombre desde que empezara a tener conciencia de si mismo. Pero a diferencia de sus predecesores, y este es uno de sus mas decisivos aportes al pensamiento filosofico en general, Kant emprende la relegada tarea de llevar a cabo un procedimiento critico constituido por un examen de la razon misma, y mediante sus propias fuerzas, para ver en ella su estructura, sus limites y posibilidades, e indagar dentro de esa estructura racional el origen de estos principios a priori tanto de la filosofia teorica como de la filosofia practica.

La dilucidacion de los principios practicos a priori nos exige esclarecer previamente la diferencia entre critica y metafisica. En la Arquitectonica de la Critica de la razon pura (A837 y B865) Kant explica la diferencia entre ambas. La critica es la que examina la capacidad de la razon en relacion con el conocimiento a priori. Constituye, por asi decirlo, una tentativa de la razon humana de examinarse a si misma con sus propias fuerzas para determinar que y cuanto puede conocer la razon por si misma sin el concurso de la experiencia, vale decir, a priori, y verificar asimismo si dichos conocimientos son verdaderos. La metafisica, en cambio, consiste en el sistema de conocimientos que se fundan unicamente en la estructura racional del sujeto humano, esto es, a priori, despues de realizada la critica. Este sistema de conocimientos a priori, la metafisica, habra de ser tanto teorico como practico, pero el conocimiento practico solo es posible a partir de la idea de libertad. Si bien trataremos posteriormente de la libertad, es preciso adelantar que, en la Fundamentacion de la metafisica de las costumbres, Kant expone la libertad como una mera idea > (FMC.459) (1).

Libertad, ley moral y deber constituyen los principios a priori sobre los que fundamenta Kant su filosofia practica, en cuyo horizonte conceptual y fenomenico estarian incluidos la etica y el derecho, pues ambos pertenecen a la doctrina de los deberes. Como el mismo lo indica, en la Metafisica de las costumbres, > (MC.219) (2), refiriendose en este caso al sentido amplio de la etica, puesto que la etica en sentido estricto concierne unicamente a la doctrina de la virtud, como se desprende de los dos tratados integrantes de la Metafisica de las costumbres (3): en primer lugar, la doctrina del derecho, contentiva de principios para leyes de la conducta externa de las personas y en relacion con sus semejantes en la sociedad; en segundo lugar, la doctrina de la virtud o etica propiamente dicha (4), conformada por principios o leyes que conciernen primeramente a la existencia interna del individuo con miras a su propia perfeccion y la consecucion del sumo bien como finalidad inherente a su condicion humana, cuyo resultado habra de repercutir consecuencialmente en lo social, puesto que entre los fines que a la vez son deberes para el ser humano se cuenta la propia perfeccion pero tambien la felicidad ajena (MC.386), no siendo posible el primero sin el segundo.

Que estos principios sean a priori significa que son independientes de la experiencia (5), y si no provienen de ella no pueden por tanto ser empiricos sino originariamente pertenecientes a la estructura racional del sujeto humano si se toma en cuenta que, para Kant, todos nuestros conocimientos proceden o bien de la sensibilidad o bien del entendimiento (6). Conocimiento racional y conocimiento a priori es lo mismo. Conocemos algo por la razon cuando tenemos conciencia de que hubiesemos podido saberlo aunque no se hubiese presentado en la experiencia (CRPr., p.24). Todo esto sin embargo no lo propone Kant simplemente a tientas y de un modo dogmatico (7), a la manera como sus predecesores, sin escrutinio alguno de las capacidades de la razon, habian recurrido a las ideas innatas, o como los empiristas, de la misma manera, habian proclamado a la mente humana como un papel en blanco o tabula rasa, sino que se trata de principios que el se vio en la necesidad de admitir una vez realizado el examen de la razon mediante su labor critica que habria de permitirle luego la proyeccion de su sistema metafisico. Pues la critica, como ya se dijo, y como puede verse en el segundo prologo a la Critica de la razon pura (8), consiste en una preparacion previa y necesaria para la elaboracion de una metafisica rigurosa que, en cuanto ciencia, habra de ser desarrollada ineludiblemente de acuerdo con el mas estricto requisito, y este requisito es que ella tiene que ser sistematica (9). Es solamente de este modo, siendo sistematica, que la metafisica podria ser dogmatica, pues el seguro camino de la ciencia, afirma Kant, se ha de emprender evitando dar saltos atrevidos en las deducciones, lo que exige, necesariamente, un ordenado establecimiento de principios, la clara determinacion de los conceptos y la busqueda del rigor en las demostraciones (B XXXVI), y esto solo puede darse dentro de un sistema, el cual es definido por Kant como > (10), donde, por via de deduccion, la verdad de una proposicion deriva necesariamente de la verdad de aquella sobre la cual se funda (11).

Mediante este mecanismo asi organizado por via de la investigacion critica, el conocimiento humano es clasificado en empirico y racional, cuya distincion y caracterizacion la expone en la Introduccion a la Critica de la razon pura. El conocimiento racional estaria constituido por principios originarios de la estructura racional del sujeto, esto es, a priori (12), cuyas notas esenciales e indisolublemente unidas son la universalidad y la necesidad (B4). El conocimiento empirico, en cambio, que es solamente posible a posteriori, estaria conformado por lo que percibimos a traves de los sentidos (intuicion sensible) mas los conceptos que aporta nuestra facultad de conocer (B2), siendo en consecuencia no universal y necesario sino particular y contingente.

Lo a priori es para Kant no solamente y por si mismo un conocimiento, sino que constituye tambien la condicion de posibilidad de todo conocimiento: teorico o practico. A este sistema general del conocimiento a priori lo denomina metafisica (A XX), la cual constituye una reflexion sobre esa escision tipica del pensamiento y accionar humano, desde que el hombre es hombre, como es ser y deber ser. En concordancia con esta separacion, Kant encuentra que la razon posee dos usos, fundados ambos en una misma facultad de conocer (13): un uso teorico y un uso practico. Cada uno de estos dos usos es a su vez puro o empirico. Al primero lo designara como razon teorica o especulativa, a la que pertenece la metafisica de la naturaleza; al segundo, razon practica, correspondiendole la metafisica de las costumbres. La metafisica de la naturaleza, o metafisica de uso especulativo, contendria todos los principios puros de la razon concernientes al conocimiento teorico de todas las cosas, es decir, lo que "es" o lo que "sucede" (14). La metafisica de las costumbres, contiene, por su parte, los principios practicos puros que determinan a priori el obrar humano, tanto en la accion como en la omision, y constituye el campo de reflexion en torno a lo que "debe ser" o lo que "debe suceder", lo cual concierne a la etica y los fenomenos morales (15). Como se acaba de ver, esta diferenciacion entre ser y deber ser no es una nueva inventiva kantiana sino algo con lo que el habra de tropezarse en su examen de la razon. Y puede decirse que ya lo venia avizorando desde su periodo precritico en su disertacion de 1770 titulada Sobre la forma y principios del mundo sensible e inteligible (De mundi sensibilis atque intelligibilis forma et principiis), lo que induce a pensar que desde muy temprano venia perfilando el desarrollo de las dos metafisicas, y con ello la filosofia practica (16), la cual pareciera ser su principal centro de interes y a cuyo servicio estaria la filosofia teorico-especulativa. Kant reconoce la subordinacion de la razon teorica a la razon practica, puesto que la razon entraria en contradiccion consigo misma si solo hubiese entre ellas relaciones de coordinacion (CRPr., p.152).

"Practico" significa para Kant lo que es posible por libertad (B828) (17), de la cual diferenciara en la Dialectica Trascendental de la Critica de la razon pura sus dos sentidos: libertad trascendental y libertad practica (18), como veremos mas adelante. Pero los principios practicos (eticos y juridicos) serian posible solamente si, por una parte, se acepta la premisa basica de la racionalidad humana, pues en la Fundamentacion de la metafisica de las costumbres sostiene que, si se admite la naturaleza racional del hombre, hay que suponer necesariamente la libertad (FMC. 449), y, por la otra, si se admite tambien que si ha de haber una ley que sea de obligatoriedad general, ella tiene que ser universal y necesaria. De lo contrario, seria subjetiva y, por tanto, contingente, careciendo en consecuencia de la capacidad de obligar. A partir de aqui podemos pensar que con esta diseccion sistematica se proponia Kant, y no solo en el plano etico, poner las posibilidades del conocimiento en su sitio y en tela de juicio los "moralismos" generadores de creencias, prejuicios y supersticiones, o falsa moral, tan extendidos en su momento como en el nuestro, que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA