Ignacio ellacuria, un martir que ilumina el caminar del quehacer cientifico comprometido.

Autor:Diaz Estrada, Francisco
 
EXTRACTO GRATUITO

Un hombre que se entrego a la causa de los ultimos. Opto por reflexionar desde la realidad de los pobres de su tierra, una opcion meditada y tenaz que le costo la vida. Esta opcion suya, compartida tambien por otros companeros con los que trabajaba convirtio una institucion universitaria en defensora de los mas debiles. Rabida 16 (1991)

El objetivo de las siguientes lineas es rescatar la historia de un personaje que bien podria ser tomado como referente insoslayable para el quehacer cientifico comprometido con la justicia y el anhelo de una sociedad mas humana. Para ello, se parte de algunos datos biograficos, se estudian principalmente los textos: ?Filosofar para que? (1), y A sus ordenes, mi capital (2) dos de sus tantos escritos para ponerlos en dialogo con la realidad vivida en America Latina y en particular Mexico. Por ultimo, se proponen algunos referentes para la construccion del conocimiento en contextos sociales con profundas asimetrias.

Una vida dedicada a la ciencia desde el servicio a los mas necesitados

Ignacio Ellacuria Beascoechea, es el nombre completo de nuestro personaje. Nacio el 9 de noviembre de 1930 en Portugalete, en la provincia espanola de Bizkaia. Su familia estuvo formada por otros cuatro hermanos mas, varones todos ellos. Desde muy pequeno aprendio que la academica era cosa seria, pues su padre imprimio un caracter serio y sistematico a esos primeros anos de estudio. En los primeros anos de su juventud viajo a Tudela, Navarra donde curso el bachillerato en un Colegio dirigido por Jesuitas.

Solo contaba con 17 anos al momento de ingresar a la compania de Jesus, el 14 de Septiembre de 1947. Los primeros anos de formacion filosofica los realizo en El Salvador, pais Centroamericano marcado por la pobreza y profundas asimetrias sociales, signos evidentes de la injusticia. Dos anos mas tarde, en 1949, cuando apenas contaba con 19 anos viajo a Quito, Ecuador para culminar sus estudios humanisticos y filosoficos. En esta etapa de su formacion se encontro con dos intelectuales que influyeron determinantemente en su manera de pensar, Aurelio Espinoza Polit y Angel Martinez. Aquel le transmitio la pasion por la ensenanza; este la capacidad de sintesis del pensar en el actuar. Habiendo cumplido 25 anos, regresa a El Salvador para realizar la etapa de formacion del >.

En 1958, a la edad de 28 anos regresa a Europa, esta vez a Innsbruck, Austria donde realiza sus estudios teologicos. Su profesor Karl Rahner fue la persona clave en esta etapa de su vida, pues de el aprendio la importancia del metodo y la congruencia para una construccion cientifica integral, ademas, la necesidad de unir la investigacion a las realidades humanas. Desde ese momento, la teologia y la filosofia para Ellacuria tendrian como tarea principal ser portadoras autenticas de la Buena Noticia, es decir, de noticias liberadoras y transformadoras de realidades injustas que se vivieran en la sociedad. Fue ordenado sacerdote (3) en 1961, a la edad de 31 anos en Bilbao. Dos anos mas tarde, se incorpora a la Universidad Centroamericana Jose Simeon Canas (la UCA).

Fue hasta 1973, con la publicacion de sus Escritos filosoficos I, II y III donde se le empezo a vincular con la filosofia propuesta desde contextos latinoamericanos, se le ubica tambien como intelectual comprometido con la realidad, como una persona que no desvincula la reflexion con el compromiso social. En 1979 es nombrado rector de la Universidad Centroamericana Jose Simeon Canas; sin lugar a dudas, la publicacion del editorial A sus ordenes, mi capital (4) ocasiono que se agudizara la hostilidad del Gobierno salvadoreno hacia los directivos e intelectuales de la UCA.

Acompano por completo al pueblo salvadoreno durante el dificil periodo de guerra civil, su postura fue clara y sin titubeos, aposto por la salida negociada al conflicto salvadoreno. Constantemente fue mediador en los conflictos entre la milicia y el Frente Farabundo Marti para la Liberacion Nacional (FMLN) que colocaban al pueblo de El Salvador literalmente en >. En este ideal y tarea mediadora, le fue la vida.

Ignacio Ellacuria se habia convertido en > (5), en el mas estricto sentido de la palabra, de las mas de 80 mil muertes que para este tiempo habia cobrado la guerra en El Salvador. Ellacuria asumio la responsabilidad de mantener viva la memoria del horror con un solo fin: evitar su repeticion. Para ello, ejercio la razon anamnetica en momentos de una razon amnesica y olvidadiza. Mediante sus Escritos Filosoficos (6) conservo el recuerdo subversivo de los muertos > de la justicia. Con su tarea intelectual, incomoda para los victimarios, muchos de ellos vivos, Ignacio Ellacuria reclamo justicia y rehabilitacion de las victimas, convirtiendo asi a la UCA de San Salvador en uno de los centros intelectuales mas importantes de toda Centroamerica (7).

Finalmente, 16 de noviembre de 1989, Ignacio Ellacuria fue asesinado junto con otras personas, entre ellos los jesuitas: Ignacio Martin Baro, Segundo Montes, Armando Lopez, Juan Ramon Moreno y Joaquin Lopez y Lopez. Las otras personas fueron: Elba Julia Ramos y su hija Celia. A la pregunta ?por que los mataron? Unicamente cabria la respuesta: por ser conciencia critica de una sociedad injusta y por ser conciencia creativa de una sociedad futura con mayor equidad.

Aportes de Ignacio Ellacuria a un pensamiento critico desde el margen

En su Filosofia, ?para que? Ellacuria lanza esta pregunta siempre tan nueva, siempre tan antigua para la filosofia. Las respuestas que se encuentran en su escrito son sencillas, sin perder profundidad. Parte de que el filosofo lo es porque es ciudadano, porque es politico. Ser ciudadano y ser politico son condiciones indispensables para el filosofo y su actividad. El caracter indispensable de la ciudadania y de la politica para una practica filosofica le viene del interes por la problematica de su ciudad, de su Estado, comenta que Socrates, el gran filosofo "veia todas las cosas sub luce civitatis, a la luz del Estado, pero no de un Estado que caia encima de los individuos, sino de un Estado solo en el cual los hombres podrian dar la medida de su plenitud". Sin embargo, el ejercicio filosofico, segun Ellacuria, exige algo mas, exige que el filosofo sea sabio, pero la sabiduria tiene caracteristicas especificas, primero que nada ayuda a descubrir el verdadero problema de la filosofia, problema que tiene como centro al hombre mismo. El reto sera conocerse a si mismo y en la misma medida, conocer todas las demas cosas, sin las cuales el hombre no es ni puede ser >.

Otra caracteristica de la sabiduria necesaria en el filosofo es la dinamica que aquella imprime en este. El filosofo quiere saber, pero lo que debe buscar en ese saber es hacerse a si mismo y hacer a la ciudad. Con lo anterior Ellacuria confirma que el saber filosofico es un...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA