Institucionalismo - neoinstitucionalismo y calidad de la democracia

Autor:José Antonio Rivas Leone
Páginas:87-127
RESUMEN

Presentamos un ensayo que relaciona los aportes del institucionalismo, el neoinstitucionalismo y la calidad de la democracia, como perspectiva y temática actual que permite explicaciones mucho más ricas y complejas, y un tratamiento más adecuado para analizar el funcionamiento y desempeño de nuestras actuales democracias, incorporando elementos y variables de orden cualitativo y cuantitativo para ... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO
87Provincia Nº33, enero -junio 2015
Institucionalismo - neoinstitucionalismo
Y calidad de la democracia (*)
Destruction of municipal institution in Venezuela on behalf of
an alleged “active participation” of the people
Resumen
Presentamos un ensayo que relaciona los aportes del institucionalismo, el
neoinstitucionalismo y la calidad de la democracia, como perspectiva y te-
mática actual que permite explicaciones mucho más ricas y complejas, y un
tratamiento más adecuado para analizar el funcionamiento y desempeño de
nuestras actuales democracias, incorporando elementos y variables de orden
cualitativo y cuantitativo para medir y diagnosticar a nuestras democracias,
instituciones y procedimientos.
Palabras claves: Institucionalismo – Neoinstitucionalismo – Calidad de la
Democracia - Venezuela
Abstract
We present an essay relating the contributions of institutionalism, the neo
institutionalism and the quality of democracy, as the current perspective
and theme that allows much richer and more complex explanations , and
more suitable for analyzing the operation and performance of our current
democracies treatment , incorporating and variable elements of qualitative
and quantitative order to measure and diagnose our democracies , institu-
tions and procedures.
Key Words: Institutionalism - neoinstitutionalism - Quality of Democracy -
Venezuela
José Antonio Rivas Leone (**)
Recibido: 09/11/2014 / Aceptado: 20/11/2014
88
Provincia Nº33, enero -junio 2015
Rivas Leone, José Antonio
1.- Introducción
En la mayor parte de las teorías políticas del siglo XX y XXI las institu-
ciones políticas tradicionales, entre ellas la legislatura, el sistema legal,
los partidos políticos hasta el Estado, pasando tanto por las institucio-
nes económicas como la empresa, las instituciones religiosas como la
iglesia, instituciones sociales como los sindicatos o clubes, hasta llegar
a instituciones diversas recientes como las ONG, han ocupado un papel
central en mayor o menor medida, al mismo tiempo han sido objeto
de estudio y de producción de enfoques, propuestas y críticas. No hay
duda de que las instituciones conforman un aspecto medular en el an-
damiaje y funcionamiento de la democracia moderna, e incluso el éxito
de esta última tiene que ver con la calidad de ese tejido y desempeño
institucional, de la misma manera que el deterioro de la democracia
podría abordarse como una carencia del propio diseño y desempeño de
las instituciones, aspecto que alude al diseño propiamente dicho, roles,
funciones, misión, objetivos y demás.
La relevancia de las instituciones estriba, sea cual sea la perspectiva o el
tipo de gobierno, en que conforman el principal medio y pivote a través
de las cuales se estructuran no sólo la democracia, el sistema político,
sino además –y de manera especial– nuestras prácticas políticas, con-
ductas, reglas, normas, códigos y, naturalmente, los procesos de sociali-
zación, participación e interacción social y política.
Partiendo de esta premisa o análisis inicial entramos a establecer y desa-
rrollar qué interés y tratamiento han recibido las diversas instituciones
por parte de los diversos enfoques, principalmente de parte del institu-
cionalismo y del neoinstitucionalismo respectivamente, como perspecti-
vas que dentro de la ciencia política han dedicado su reexión y madurez.
No podemos desconocer lo señalado hace más de una década por
March y Olsen que el interés por las instituciones se reeja en el au-
mento de los tratados sobre política, y particularmente en los estudios
sobre legislatura, gobierno local, legislación pública, economía política,
cultura política, determinación de políticas públicas, elección racional y
89Provincia Nº33, enero -junio 2015
Institucionalismo - neoinstitucionalismo y calidad de la democracia pp. 87 - 127
elites políticas1 ya no sólo en los Estados Unidos y Europa, sino incluso
en nuestro contexto latinoamericano.
Además, el relanzamiento de los estudios de las instituciones por parte
del moderno neoinstitucionalismo no es privativo de la ciencia política,
otras disciplinas muy cercanas, aparte de mostrar su interés, han hecho
su contribución, entre ellas el derecho; la economía y la sociología prin-
cipalmente2.
Según María Luz Morán tendríamos que tras la Revolución Conductista
y particularmente en estos últimos años, “estamos asistiendo a un retor-
no importante de la categoría (institución) como variable signicativa
en el análisis político. En este sentido, el neoinstitucionalismo supone
un intento de superar, o al menos de completar, el individualismo me-
todológico, tan poderoso en los años setenta y ochenta, armando que
no existe un actor individual, sino sujetos que actúan insertos en com-
plejas tramas institucionales”3
La tradición institucionalista (formal legalista), en la ciencia política
tuvo un importante desarrollo y promoción a partir del estudio del
Estado como estructura política de tipo formal legal que encarna el po-
der político. De manera que paralelamente al estudio del Estado como
estructura de dominación y poder político institucionalizado, se produ-
cen algunos estudios y propuestas en el ámbito del parlamento, parti-
dos, iglesia, etc.
Paralelamente al interés que muestra la ciencia política latinoamericana
por el neoinstitucionalismo nos encontramos con una categoría suma-
mente rica y novedosa, la calidad de la democracia. Valga señalar que si
bien es cierto a nales del siglo XX, la ciencia política utilizó mucho la
categoría de gobernabilidad e ingobernabilidad para analizar y medir
de alguna manera el funcionamiento de la democracia, hoy no hay la
menor duda de que esa categoría se queda corta o escueta para dar
cuenta de nuestras realidades; en su lugar emerge con rigurosidad y
con elementos de orden cualitativo y cuantitativo, el tema de la calidad
de la democracia, previamente abonado por los aportes del neoinsti-

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA