Intentan evitar la degradación de Los Roques

 
EXTRACTO GRATUITO

Desde el puerto de La Guaira, el barco Olas Esmeralda traslada a 450 personas que visitan una vez al mes el archipiélago de Los Roques. Para reducir el impacto ambiental de esa avalancha de temporadistas, los administradores del crucero desarrollan un programa de capacitación para sensibilizar a turistas y roqueños. La empresa Servicios Acuáti cos de Venezuela, propietaria del crucero que desde febrero ofrece una ruta a destinos como Puerto La Cruz, Los Roques, Mochima y Margarita, tiene la intención de demostrar que es posible ofrecer un servicio turístico que respete la biodiversidad. Para eso cuenta con apoyo de la Fundación Cátedra Flotante de Venezuela. Ignacio Laya, presidente de la ONG, explica que en los 45 kilómetros cuadrados que tiene el Parque Nacional Archipiélago Los Roques convergen 280 especies de peces, 200 tipos de crustáceos y una extensa variedad de moluscos, corales, erizos y estrellas de mar. Por eso, entre muchas otras razones, forman parte de un Área bajo Régimen de Administra ción Especial, con disposiciones que obligan a velar por su conservación. Estamos conscientes de que en el parque desovan cuatro especies de tortugas que están en peligro de extinción. Tenemos una prohibición de captura de botuto y seis meses de veda para la captura de langosta. Entonces, es necesario que el turista conozca la fragilidad del parque y asuma el compromiso de acudir a su encuentro para conservarlo, no para depredarlo, advierte Laya. Desde que el turista aborda el Olas Esmeralda recibe información sobre la variedad de especies que cohabitan en las 50 islas del archipiélago, sobre la conducta que debe cumplir, las actividades que están permitidas y las sanciones legales por quebrantar las reglas. La salida se hace del puerto de La Guaira una vez al mes, el lunes por la noche. Junto con la charla de normas de seguridad que debe conocer el pasajero, el capitán y su tripulación también se ocupan de informar al turista sobre la actitud que se debe tener frente a la flora y la fauna mientras esté en el archipiélago. Además, se le entrega una bolsa plástica para que recoja sus desechos sólidos y se le conmina a que también cargue con los que encuentre a su paso...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA