Joanna Hausmann: La cuarentena me ha enseñado a ser menos perfeccionista

Joanna Hausmann se fue hace dos meses con su esposo a casa de sus papás, los economistas Ana Julia Jatar y Ricardo Hausmann. Dejaba por unos pocos días su casa en Nueva York, así que en un pequeño bolso sólo metió cuatro camisas y dos pantalones. No mucho más.Ya lleva dos meses en el estado de Massachusetts y no sabe cuándo volverá a su casa. Tampoco tiene idea de la ciudad con la que se reencontrará porque Nueva York, centro de la pandemia en Estados Unidos, ya no será la misma. "Siento que regresé a mi infancia. Esto de convivir con mis papás es absolutamente nuevo. Aunque los roles están invertidos. Ahora soy yo la que los regaña y los pobres se la calan", dice la comediante venezolana de 31 años de edad.De allí que su madre se haya convertido durante el confinamiento en asistente, actriz, productora y directora de los videos que sube a las redes sociales. "Nos hemos acoplado para funcionar como sociedad por estos días, en este caso, una sociedad profesional".Como comediante, la cuarentena le ha permitido a Joanna Hausmann hacer un ejercicio de introspección para crear contenido. "Y es algo interesante, porque en este momento todos estamos mirando hacia adentro, hacia nuestro interior, mientras convivimos con seres queridos y exploramos esas relaciones en esta nueva dinámica que nos ha tocado vivir".—¿Y qué has descubierto mirando hacia tu interior?—Yo soy una persona neurótica, muy ansiosa, perfeccionista. Antes de subir un video en redes, busco crear el contenido más pulido, con el más alto nivel de producción. Y ahora estamos en una situación en la que no tenemos las herramientas para lograrlo. Ni los mejores late shows de Estados Unidos lo están haciendo. Son programas grabados en casa del presentador. Entonces perdonas la calidad para buscar buen contenido. Y eso ha sido liberador para mí y creo que para muchos comediantes que están creando contenido por estos días. Como dijo Voltaire: "No dejes que la perfección sea el enemigo de lo bueno".—¿Entonces la cuarentena te ha vuelto una persona menos perfeccionista?—Un poco. Lo sigo siendo, pero no como antes. Ahora me siento mucho más relajada. Ha sido, realmente, una liberación.Desde hace 8 años Joanna Hausmann vive en Nueva York. Allí se asentó buscando un lugar que profesionalmente le permitiera canalizar su deseo de convertirse en comediante, de escribir para televisión. No ha sido fácil, más han sido las ocasiones en las que la han rechazado, pero vale la pena estar y seguir por las oportunidades que ha recibido."Vivir en Nueva York es estar enamorado de alguien que te odia", afirma Hausmann de la ciudad que todos los días le hace saber que no la necesita allí. "Pero Nueva York te brinda tanto que valen la pena los sacrificios, llegas a aceptar las incomodidades. La gente está allí para lograrlo aunque la mayoría de los días son difíciles".La comediante ha perdido la cuenta de las audiciones que ha hecho y las aplicaciones que ha enviado para encontrar un empleo. 98% de las veces, cuenta, le han dicho que no. "Vivo por el 2% que me...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba