Sentencia nº 566 de Tribunal Supremo de Justicia - Sala de Casación Penal de 13 de Noviembre de 2009

Fecha de Resolución13 de Noviembre de 2009
EmisorSala de Casación Penal
Número de ExpedienteC09-294
PonenteBlanca Rosa Mármol de León
ProcedimientoRecurso de Casación

Caracas, 13 de noviembre de 2009

199° y 150°

Ponencia de la Magistrada Blanca Rosa Mármol de León.

De conformidad con lo establecido en los artículos 462 y 465 del Código Orgánico Procesal Penal, corresponde a este Tribunal Supremo de Justicia, en Sala de Casación Penal, pronunciarse sobre la desestimación o no del Recurso de Casación interpuesto por el abogado M.R.C., inscrito en el Inpreabogado bajo Nº 28.445, actuando en su carácter de defensor privado del ciudadano JOSÉ A.M., contra la decisión dictada en fecha 7 de abril de 2009 por la Corte de Apelaciones del Circuito Judicial Penal del Estado Táchira, constituida por los jueces G.A.N. (Presidente), I.Z.C. (Juez) y E.J. PADRÓN HIDALGO (Juez Ponente), que DECLARÓ SIN LUGAR el Recurso de Apelación interpuesto por el abogado anteriormente mencionado, contra la sentencia dictada por el Tribunal Mixto de Primera Instancia en lo Penal en Función de Juicio Nº 2 del Circuito Judicial Penal del Estado Táchira, constituido por los Jueces B.Á.A. (Juez Presidente), J.E.P.Z. (Escabino) y D.E.C.V. (Escabino), de fecha 3 de diciembre de 2008, mediante la cual CONDENÓ al ciudadano J.A.M., a cumplir la pena de TRECE (13) AÑOS Y OCHO (8) MESES DE PRISIÓN, por la comisión de los delitos de HOMICIDIO CALIFICADO CON ALEVOSÍA Y MOTIVOS FÚTILES E INNOBLES EN GRADO DE FRUSTRACIÓN, previsto y sancionado en el artículo 406 ordinal 1º en relación con el segundo aparte del artículo 80, ambos del Código Penal; y PORTE ILÍCITO DE ARMA BLANCA, previsto y sancionado en el artículo 277 del Código Penal, en relación con el artículo 88 eiusdem, cometido en perjuicio de la ciudadana M.I.C. HERNÁNDEZ.

El Recurso de Casación no fue contestado por el Ministerio Público.

Remitidos los autos a este Tribunal Supremo de Justicia, en Sala de Casación Penal, correspondió la ponencia a la Magistrada quien con tal carácter suscribe la presente decisión.

LOS HECHOS

De los hechos establecidos por el Tribunal Mixto de Primera Instancia Penal en funciones de Juicio Nº 2 del Circuito Judicial Penal del Estado Táchira, se desprende:

…de la comparación del acervo probatorio y las pruebas adminiculadas las unas con las otras que fueron expuestas en el Debate Contradictorio, quien aquí Juzga observa que quedó demostrado que el acusado J.A.M., hirió en el cuello, tórax y mano a la ciudadana M.I.C., utilizando para ello un el (sic) arma blanca la cual fue incautada en su poder en el momento que fue aprehendido por los funcionarios adscritos a la Guardia Nacional, lo que se evidencia de las declaraciones de J.G.O., FIDEL RINCÓN VERA, A.D. MORA LEÓN, M.C., ERARDO ZAMBRANO, DOINY PARADA, R.M., RICHARD CONDE, LUIS BAEZ, L.G., OSCAR PEÑALOZA, C.P., JOSÉ QUINTANILLA, J.C. y V.G..

Como consecuencia de ello la conducta desplegada por parte del acusado de autos se puede enmarcar dentro de los supuestos del delito de HOMICIDIO CALIFICADO CON ALEVOSÍA y MOTIVOS FÚTILES E INNOBLES EN GRADO DE FRUSTRACIÓN, pues el acusado propinó heridas a su concubina, con la intención de dar muerte a la misma, lo cual evidencia este Tribunal de la ubicación de las heridas, (cuello y tórax) y del tipo de arma utilizada para causarlas (cuchillo), heridas estas que le hubieran producido la muerte si la víctima no hubiera sido intervenida quirúrgicamente a tiempo, tal como lo señaló el médico tratante J.C. y se evidencia de la constancia médica incorporada al debate oral y público.

Asimismo, el acusado Mahecha J.A., actuó sobre seguro, sin correr riesgo alguno al momento de propinarle las heridas a la víctima no dándole oportunidad a esta de defenderse, pues el mismo se encontraba haciendo uso de un arma blanca, con la cual envistió intespectivamente a la víctima, sin motivo grave para ello, pues solo se encontraban discutiendo sobre desavenencias de pareja, no siendo esto una provocación suficiente para que el acusado de autos actúe en un momento de arrebato e intenso dolor tal como lo señala la defensa.

Por último considera esta Juzgadora que el tipo penal en estudio no llegó a consumarse, quedando el mismo en grado de frustración, pues el acusado hizo todo lo necesario para consumar el hecho, es decir, le propinó heridas a la víctima en zonas de su cuerpo (músculo cutáneo del cuello y externo cleidomastoideo, con lesión de la vena yugular anterior y en región precordial con lesión del músculo pectoral y desinderción de la cuarta costilla del externón), que determinó un estado de gravedad y pronóstico reservado en la víctima, quedando recluida en terapia intensiva, no produciéndose la muerte de la misma debido a la intervención quirúrgica practicada por el doctor J.C..

Aunado a lo anterior el acusado de autos después de propinarle las heridas a la víctima no le prestó ningún tipo de auxilio a la ciudadana M.C., y fue por la intervención de los vecinos que la misma pudo ser llevada a un centro asistencial, donde pudo ser intervenida quirúrgicamente.

En conclusión considera esta Juzgadora, que quedó demostrado o acreditado el hecho plasmado en la acusación de todo lo debatido en el juicio oral y público, y que llevan a determinar la plena responsabilidad penal por parte del acusado J.A.M., en la comisión del mismo, debiendo en consecuencia declararlo Culpable y Condenarlo por la comisión del delito de HOMICIDIO CALIFICADO CON ALEVOSÍA Y MOTIVOS FÚTILES E INNOBLES EN GRADO DE FRUSTRACIÓN, previsto y sancionado en el artículo 406 ordinal 1 en relación con el segundo aparte 80 (sic) del Código Penal. Y así se decide.

También el Ministerio Público imputa el delito de PORTE ILÍCITO DE ARMA BLANCA, previsto y sancionado en el artículo 277 del Código Penal, en relación con el artículo 88 del Código Penal y 77 en sus numerales 4º y 8º del Código Penal…El Tribunal al analizar el referido tipo penal, observa que en la causa in comento, quedó demostrado el porte de arma de fuego, pues al momento de la aprehensión el acusado de autos portaba el arma y esto queda evidenciado en la inspección que se le practico al mismo, y de la declaración de los funcionarios J.G.O., FIDEL RINCÓN VERA, A.D. MORA LEÓN, V.G. y de la declaración de la Experto Rosa L.M. y de la experticia hematológica practicada al arma blanca.

Considera el tribunal que de la comparación del acervo probatorio, ha quedado demostrada la comisión del delito de PORTE ILÍCITO DE ARMA BLANCA, previsto y sancionado en el artículo 277 del Código Penal, y la autoridad de J.A.M., en la comisión del mismo, debiendo declararlo Culpable; y en consecuencia Condenarlo, por la comisión de este hecho punible. Y así se decide.

Por último el Ministerio Público, imputa el delito de RESISTENCIA A LA AUTORIDAD, previsto y sancionado en el artículo 218 del Código Penal, en agravio del Orden Público…En lo que respecta a este delito el mismo no quedó comprobado pues solo existe la declaración del funcionario V.A.G.M., el cual manifestó que el acusado se tornó agresivo, no siendo corroborada dicha versión por el resto de los funcionarios actuantes en el procedimiento por lo que no es suficiente para esta Juzgadora el dicho de un solo funcionario V.G., para considerar culpable a J.A.M. de la comisión del delito de RESISTENCIA A LA AUTORIDAD, pues no existe otro elemento probatorio que demuestre fehacientemente la comisión de ese hecho punible, debiendo en consecuencia declararlo INOCENTE por la comisión del delito de RESISTENCIA A LA AUTORIDAD, previsto y sancionado en el artículo 218 del Código Penal, en agravio del orden público. Y así se decide…

.

PLANTEAMIENTO Y RESOLUCIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN INTERPUESTO POR LA DEFENSA PRIVADA DEL CIUDADANO J.A.M.

Con fundamento en el artículo 460 del Código Orgánico Procesal Penal, el recurrente plantea dos denuncias, en los siguientes términos:

PRIMERA DENUNCIA

Denuncia el recurrente “…la VIOLACIÓN DE LA LEY por FALTA DE APLICACIÓN del artículo 67 del Código Penal…”, por considerar que “…la Corte de Apelaciones del Circuito Judicial Penal del Estado Táchira incurrió en violación directa de la ley sustancial, por falta de aplicación del artículo 67 del Código Penal, en lo que hace a la conducta ejecutada por J.A.M., cuando en la tarde del 21 de diciembre de 2007, hundió el cuchillo de cortar plátanos sobre la humanidad de su concubina M.C. HERNÁNDEZ, luego de que ésta también lo agrediera…”.

Para fundamentar su denuncia, señala:

“…La Corte de Apelaciones del Circuito Judicial Penal del Estado Táchira no reconoció a favor del acusado J.A.M. la atenuante del arrebato o intenso dolor, cuando es evidente que el mismo si se configura, según así se desprende del testimonio de la propia víctima, ciudadana M.C. HERNÁNDEZ, quien informó que el día de los hechos “El estaba trabajando y él llegó con los plátanos y yo en ese momento como no llegaba pues cuando llegó empecé a tratarlo mal, a decir que tenía una moza o algo, él no me decía nada, y yo seguía diciéndole y como no me contestaba yo me llené de rabia y me le fui encima, no se si tenía un cucharón, el también se lleno de rabia y fue cuando me dio una puñalada en el pecho, yo de ahí no supe mas nada, es todo”.

Esta versión es corroborada por el propio acusado J.A.M., quien reiterando la versión de la citada víctima se refiere a las ofensas que le lanzaba su concubina luego de regresar de trabajar vendiendo plátanos y expuso: “Yo llegué de trabajar con los plátanos, cansado, cuando ella echó a tratarme mal, a ofenderme, que yo era un sinvergüenza, con mozas y yo le dije que estaba trabajando, me puse a espicar los plátanos, yo le decía que se callara que yo lo que estaba era trabajando, se me lanzó encima yo hice así y apareció herida, en ese momento me asusté y salí corriendo. Es todo”.

(…)

El juzgador colegiado no tuvo en cuenta que el comportamiento de M.C. HERNÁNDEZ fue injusto, provocador y ofensivo y que, por esa razón, J.A.M. tuvo una reacción súbita, explosiva e instantánea, imponiéndose de esa manera la configuración de la atenuante del arrebato e intenso dolor, aspectos que al no ser adecuadamente valorados por el Tribunal, conllevaron a la existencia del error acusado.

El Juzgador colegiado de segunda instancia “caprichosamente inaplicó el artículo 67 del Código Penal, violando directamente el precepto, porque de haber procedido con apego a la prueba, la fundamentación de la decisión habría sido distinta”, razón por la cual, solicito a la Sala de Casación Penal del Tribunal casar el fallo impugnado y, en su lugar, reconocer la atenuación punitiva echada de menos…”.

(…)

…De lo anteriormente expuesto, se desprende que la recurrida no resolvió motivadamente el alegato hecho por esta defensa en el recurso de apelación en relación al arrebato e intenso dolor que se viene alegando desde la fase de investigación, limitándose a expresar, luego de haber señalado “la falta de técnica del recurso de apelación, su desorden estructural y la ausencia de técnica de redacción” que el juzgador de juicio dio por acreditado que no hubo injusta provocación, que no existió en el acusado arrebato e intenso dolor, pues acreditó que actuó sobre seguro, sin correr riesgo alguno al momento de propinarle las heridas a la víctima.

Ahora con base en que declaraciones de expertos en psiquiatría llegó el Tribunal Mixto de Juicio a dichas conclusiones, no se demostró mediante la sana crítica, que el acusado no padecía trastorno mental transitorio al momento de agredir a su concubina, porque se encontraba sano mentalmente, no señalando la Corte de Apelaciones en qué consistió la certeza del sentenciador de juicio para llegar a tal conclusión de la sanidad mental del acusado al momento de arremeter contra su concubina…

.

(…)

…no hubo Premeditación ni alevosía, pues quedó completamente demostrado que mi defendido, ni estaba esperando la víctima, ni la asechaba, por el contrario el hecho ocurre de una manera espontánea, como consecuencia de las ofensas de la que había sido víctima, así de la injusta provocación y la agresión de la que fue objeto por parte de su concubina.

Igualmente mi defendido nunca actuó sobre seguro, ni por motivos fútiles e innobles, todo fue como consecuencia de lo anteriormente expuesto. De ahí que los delitos por los cuales fue condenado mi defendido no tienen fundamento jurídico, pues no se enmarca en los supuestos establecidos en las respectivas normas jurídicas, específicamente en los Artículos 406 del Código Penal en concordancia con el Art. 77 del mismo Código; igualmente con lo que establece el Art. 9 de la Ley de Armas y Explosivos…

.

Concluyendo, así:

…Cumplo entonces con la premisa insoslayable para fundamentar adecuadamente este tipo de reproche como es la de respetar y acoger la reconstrucción de los hechos juzgados contenida en la sentencia, así como la estimación probatoria que allí se efectuó, para a partir de esa realidad declarada poner en evidencia el error en las consecuencia jurídicas otorgadas a dicha situación de hecho, determinante del distanciamiento entre lo fallado y la ley sustancial que es el artículo 67 del Código Penal. Por lo tanto la simpleza del motivo de reproche formulado cumple con el debido discurso argumentativo y con la necesaria demostración dialéctica que, de manera lógica, permita a la Sala entender en qué consiste el error en que incurrió la Corte de Apelaciones del Circuito Judicial Penal del Estado Táchira y, de esta forma, poder concluir que la sentencia impugnada es ilegal, conllevando así a su necesaria e ineludible intervención en aras de la respectiva corrección

.

SEGUNDA DENUNCIA

Denuncia el recurrente “…la VIOLACIÓN DE LA LEY por FALTA DE APLICACIÓN del artículo 9 de la Ley de Armas y explosivos, por considerar que el referido artículo no prohíbe el uso de cuchillos y machetes de uso doméstico, agrícola o industrial, señalando además, que el cuchillo que portaba su defendido “…lo usa para su trabajo en la bodega que queda dentro de su casa, ya que se dedica a vender en dicha bodega (venta de frutas, plátanos, patilla) y en el momento en que se presenta el insuceso lo estaba usando para cortar los plátanos…”.

Para fundamentar su denuncia, alega lo siguiente:

…La Corte de Apelaciones del Circuito Judicial Penal del Estado Táchira no reconoció a favor del acusado J.A.M. que se haya acreditado en cuanto al delito de Porte Ilícito de Arma Blanca que el cuchillo era utilizado por el acusado en la Bodega que funciona dentro de su casa como herramienta de trabajo. Es claro que según se desprende del testimonio de la propia víctima, quien es concubina del acusado, ciudadana M.C. HERNÁNDEZ, quien informó que el día de los hechos “El estaba trabajando y él llegó con los plátanos y yo en ese momento como no llegaba pues cuando llegó empecé a tratarlo mal, a decirle que tenía una moza o algo, él no me decía nada, y yo seguía diciéndole y como no me contestaba yo me llené de rabia y me le fui encima, no se si tenía un cucharón, él también se llenó de rabia y fue cuando me dio una puñalada en el pecho, yo de ahí no supe mas nada, es todo”.

Esta versión es corroborada por el propio acusado J.A.M., quien reiterando la versión de la citada víctima se refiere a las ofensas que le lanzaba su concubina luego de regresar de trabajar vendiendo plátanos y expuso: “Yo llegué de trabajar con los plátanos, cansado, cuando ella echó a tratarme mal, a ofenderme, que yo era un sin sinvergüenza, con mozas y yo le dije que estaba trabajando, me puse a espicar los plátanos, yo le decía que se callara que yo lo que estaba trabajando, se me lanzó encima yo hice así y apareció herida, en ese momento me asusté y salí corriendo. Es todo”.

El testigo J.O.Q.B., funcionario adscrito al CICPC, quien expuso: “La ratifico es una inspección que realizamos el día 21 de diciembre de 2007, en el sector el Teteo II, a una vivienda donde funciona una bodega…”.

El testigo L.A.Á. expresó: “Lo que se es que el día 21 del año pasado él me estaba ayudando a descargar el carro con unas verduras y después me dijo que le vendiera una arrobita de plátano, me fui a acostar y como a la media hora me llamaron, salí y ya la señora estaba cortada…”.

La Corte de Apelaciones del Circuito Judicial Penal del Estado Táchira incurrió en un error de hecho por falso juicio raciocinio porque al apreciar la prueba transgredió los postulados de la lógica y las reglas de la experiencia, esto es, los principios de la sana crítica como método de valoración probatoria en el que los cuchillos y machetes de uso domésticos, agrícola o industrial no son prohibidos…

.

Visto el Recurso de Casación interpuesto por la Defensa privada del ciudadano J.A.M., esta Sala observa que las denuncias planteadas cumplen con los requisitos previstos en los artículos 460 y 462 del Código Orgánico Procesal Penal, por ello lo ADMITE en cuanto ha lugar en Derecho, y CONVOCA a la celebración de una audiencia que deberá ser realizada dentro de un plazo no menor de quince (15) días ni mayor de treinta (30) días, de conformidad con lo establecido en el artículo 466 eiusdem.

Publíquese, regístrese y notifíquese a las partes.

El Magistrado Presidente,

E.A.A.

La Magistrada Vicepresidenta, La Magistrada Ponente,

D.N. Bastidas B.R.M. deL.

El Magistrado, La Magistrada,

H.C. Flores M.M.M.

La Secretaria,

G.H.G.

BRMdeL/hnq.

RC. Exp. N° 09-0294