Decisión de Juzgado Quinto Primera Instancia en lo Civil, Mercantil y del Transito de Caracas, de 14 de Enero de 2015

Fecha de Resolución14 de Enero de 2015
EmisorJuzgado Quinto Primera Instancia en lo Civil, Mercantil y del Transito
PonenteAura Maribel Contreras
ProcedimientoInsercion De Acta De Defuncion

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

PODER JUDICIAL

Juzgado Quinto de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil, Tránsito y Bancario de la Circunscripción Judicial del

Área Metropolitana de Caracas.

Caracas, Catorce (14) de Enero del año 2015.-

204º y 155º

Expediente Nº: AH15-S-2007-000117.-

PARTE SOLICITANTE: J.L.D.V., mayor de edad, de este domicilio, debidamente asistida por la Ciudadana: L.M.G., abogado asistente jurídico por Clínica Jurídica de la Universidad Católica A.B., inscrita en el Inpreabogado bajo el Nº 15.927.-

MOTIVO DE LA SOLICITUD: INSERCION DE ACTA DE DEFUNCION.-

TIPO DE SENTENCIA: ABANDONO DEL TRAMITE.-

SÍNTESIS DEL PROCESO

Se inicia el presente proceso mediante libelo presentado en fecha 09 de Mayo de 2007, por ante el Juzgado Distribuidor de Turno, por la Ciudadana: J.L.D.V., de nacionalidad Colombiana, mayor de edad, de este domicilio, y Titular de la Cédula de Identidad Nº: E- 81.339.306, debidamente asistida por la Ciudadana: L.M.G., abogado asistente jurídico por Clínica Jurídica de la Universidad Católica A.B., inscrita en el Inpreabogado bajo el Nº 15.927, correspondiéndole el conocimiento de la causa a este Tribunal.-

En fecha 10 de Mayo de 2007, el Tribunal dictó auto dándole entrada a la solicitud.-

En fecha 30 de Mayo de 2007, el Tribunal dictó auto instando a la solicitante, a consignar recaudos, a fin de pronunciarse sobre la admisión de la solicitud.-

En fecha 25 de Febrero de 2008, compareció la solicitante y consignó recaudos,

En fecha 19 de Julio de 2005, se dictó auto admitiendo la solicitud, ordenando notificar al Ministerio Público, publicar cartel de emplazamiento convocando a las personas interesadas en la solicitud, oficiar al Registro Principal del Estado Miranda, a la Primera Autoridad Civil de la Parroquia Petare del Municipio Sucre del Estado Miranda y al Hospital General del Este “Dr. Domingo Luciani”, solicitando información.-

En fecha 08 de Diciembre de 2008, compareció el Alguacil del Tribunal, manifestando haber notificado al Ministerio Público.-

En fecha 02 de Agosto de 2005, compareció la Fiscal Nonagésima Tercera del Ministerio Público, solicitando al Tribunal que inste a la accionante a consignar recaudo, lo cual fue acordado por el Tribunal por auto de fecha 30 de Marzo de 2009.-

En fecha 22 de Mayo de 2009, compareció la solicitante informando que no podía consignar el recaudo requerido, consignando información de la Alcaldía del Municipio Sucre, la cual fue agregada a los autos por auto de fecha 10 de Junio de 2009.-

En fecha 18 de Junio de 2010, la solicitante debidamente asistida de abogados, solicitando la perención de la instancia.-

MOTIVA.

De la revisión realizada a las actas procesales que conforman el presente asunto se evidencia que desde el día 18 de Junio de 2010, han transcurrido más de CUATRO (04) años, sin que la parte interesada haya realizado actuación alguna dirigida al impulso procesal de la causa.

En este contexto La Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, en Sentencia de fecha 01 de Junio de 2001 caso F.V.G. y M.P.M.D.V., contra el Juzgado Superior Segundo Accidental en lo Civil, Mercantil, del Tránsito, del Trabajo y de Menores de la Circunscripción Judicial del Estado Táchira, expediente Nº 1.491, en Ponencia del Magistrado Jesús Eduardo Cabrera Romero, con relación a la falta de interés procesal, estableció:

“A juicio de esta Sala es un requisito de la acción, que quien la ejerce tenga interés procesal, entendido éste como la necesidad del accionante de acudir a la vía judicial para que se declare un derecho o se le reconozca una situación de hecho a su favor.

Si teóricamente es irrelevante ir a la vía judicial para obtener la declaratoria del derecho o el reconocimiento o constitución de la situación jurídica, o para preservar un daño, la acción no existe, o de existir, se extingue, si cesa la necesidad de incoar la actividad jurisdiccional.

Quien demanda a una compañía aseguradora, por ejemplo, para que le indemnice el bien amparado por una póliza de robo, pierde el interés procesal, si recupera el bien. Ya no necesita ni de indemnización (si ello no lo demandó), ni de fallo que ordene la entrega del objeto asegurado.

Esta pérdida de interés puede o no existir antes del proceso u ocurrir durante él, y uno de los correctivos para denunciarlo si se detecta a tiempo, es la oposición de la falta de interés. Pero igualmente puede ser detectada por el juez antes de admitir la demanda y ser declarada en el auto que la inadmite, donde realmente lo que se rechaza es la acción y no el escrito de demanda. El artículo 6, numerales 1, 2, 3, 5 y 8 de la Ley Orgánica de Amparo sobre Derechos y Garantías Constitucionales es una evidencia de tal poder del juez.

Sin embargo, al ejercerse la acción puede fingirse un interés procesal, o éste puede existir y luego perderse, por lo que no era necesario para nada la intervención jurisdiccional.

En ambos casos, la función jurisdiccional entra en movimiento y se avanza hacia la sentencia, pero antes de que ésta se dicte, se constata o surge la pérdida del interés procesal, del cual el ejemplo del bien asegurado es una buena muestra, y la acción se extingue, con todos los efectos que tal extinción contrae, muy disímiles a los de la perención que se circunscribe al procedimiento.

Dentro de las modalidades de extinción de la acción, se encuentra -como lo apunta esta Sala- la pérdida del interés, lo cual puede ser aprehendido por el juez sin que las partes lo aleguen, y que tiene lugar cuando el accionante no quiere que se sentencie la causa, lo que se objetiviza mediante la pérdida total del impulso procesal que le corresponde.-

Se trata de una situación distinta a la de la perención, donde el proceso se paraliza y transcurre el término que extingue la instancia, lo que lleva al juez a que de oficio o a instancia de parte, se declare tal extinción del procedimiento, quedándole al actor la posibilidad de incoar de nuevo la acción. El término de un año (máximo lapso para ello) de paralización, lo consideró el legislador suficiente para que se extinga la instancia, sin que se perjudique la acción, ni el derecho objeto de la pretensión, que quedan vivos, ya que mientras duró la causa la prescripción quedó interrumpida.

No consideró el legislador que el supuesto de la perención, constituyese una falta de interés procesal, el cual no podía ser certificado por tan corto plazo de inactividad, y por ello la perención no perjudica a la acción.

Pero la inactividad que denota desinterés procesal, debido a su prolongación negativa en relación con lo que se pretende, debe tener otros efectos, ya que el derecho de obtener con prontitud la decisión correspondiente (artículo 26 constitucional), como tal derecho de la parte, debe ejercerse.

No estableció ni la Constitución, ni los códigos adjetivos, el tiempo y la forma para ejercer el derecho a la pronta obtención de la decisión, pero ello se patentiza con las peticiones en el proceso en ese sentido, después de vencidos los plazos para sentenciar, o como se apuntó en el fallo de esta Sala del 28 de julio de 2000 (caso: L.A.B.) mediante la interposición de un amparo constitucional, cuya sentencia incide directamente sobre el proceso donde surge la omisión judicial.

La pérdida del interés procesal que causa la decadencia de la acción y que se patentiza por no tener el accionante interés en que se le sentencie, surge en dos claras oportunidades procesales. Una, cuando habiéndose interpuesta la acción, sin que el juez haya admitido o negado la demanda, se deja inactivo el juicio, por un tiempo suficiente que hace presumir al juez que el actor realmente no tiene interés procesal, que no tiene interés en que se le administre justicia, debido a que deja de instar al tribunal a tal fin Resaltado de este Tribunal.-

Con base al anterior Criterio Jurisprudencial, esta Juzgadora considera que en la presente causa se evidencia, fehacientemente, la falta de interés por parte de la solicitud, en vista de que desde el año 2010, no se le da ningún impulso procesal al presente procedimiento, por lo que se declara: el ABANDONO DE TRÁMITE por pérdida de interés.- Así se decide.-

DISPOSITIVA

Por las consideraciones antes expuestas este Juzgado Quinto de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil y Transito de la Circunscripción Judicial el Área Metropolitana de Caracas, Administrando Justicia en nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por Autoridad de la Ley, declara: el ABANDONO DE TRÁMITE por perdida de interés, en la solicitud que por INSERCION DE ACTA DE DEFUNCION, interpusiera la Ciudadana: J.L.D.V., mayor de edad, de este domicilio, debidamente asistida por la Ciudadana: L.M.G., abogado asistente jurídico por Clínica Jurídica de la Universidad Católica A.B., inscrita en el Inpreabogado bajo el Nº 15.927.-

No hay condenatoria en costas, dada la naturaleza de la presente decisión.

REGÍSTRESE, PUBLÍQUESE Y NOTIFÍQUESE

Dada, firmada y sellada en la Sala de Despacho del Juzgado Quinto De Primera Instancia En Lo Civil, Mercantil, Transito Y Bancario De La Circunscripción Judicial Del Área Metropolitana De Caracas. En Caracas, a los Catorce (14) días del mes de Enero de Dos Mil Quince (2015).- Años 204° de la Independencia y 155° de la Federación.-

LA JUEZ TITULAR,

DRA. A.M.C.D.M.

EL SECRETARIO TITULAR,

ABG. L.C.M.M.

En esta misma fecha, siendo las __________, previo el cumplimiento de las formalidades de Ley, se publicó y registró la anterior sentencia, dejándose en la Unidad de Archivo la copia certificada a la cual hace referencia el artículo 248 de Código de Procedimiento Civil.

EL SECRETARIO TITULAR.

AMCdeM/LeoM/casu.-

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR