LANDES, David S. The Wealth and Poverty of Nations.

Autor:Villasmil, Ricardo
Cargo:Resena de libro

Norton & Co, New York, 1998, 650 pp.

Este trabajo intenta responder una de las grandes interrogantes de la ciencia económica moderna: por qué algunas naciones disfrutan de crecientes estándares de riqueza mientras otras permanecen en la más absoluta miseria.

El autor comienza buscando explicaciones a la curiosa concentración espacial de la riqueza en el planeta, destacando cómo características geográficas como el calor, la humedad y la baja fertilidad de los suelos colocan en seria desventaja al trópico frente a otras regiones y particularmente frente a Europa Occidental. La manifestación de las ventajas geográficas de Europa, sin embargo, se ve demorada por la presencia de dos barreras a la acumulación: las constantes invasiones de vikingos, rusos, moros y húngaros, y los densos bosques europeos. Una vez superados estos impedimentos, se inicia un proceso de crecimiento económico soportado por ventajas comparativas que el autor explora a lo largo del libro: 1) Condiciones climáticas idóneas para la producción agrícola, lluvias suaves y distribuidas a lo largo del año e inviernos moderados. En contraste con civilizaciones como la china y la egipcia, la fuente de agua era la lluvia y no el río, lo cual minimizaba la injerencia política, la explotación, la ineficiencia y el conflicto que caracterizó a estas últimas; 2) La tradición judío-cristiana de la propiedad privada, en constraste, con la presencia del Estado en casi la totalidad de las decisiones en la civilización china, por ejemplo; 3) la fragmentación de Europa, que por un lado hacía difícil la conquista y por el otro generaba competencia entre las diferentes comunas, fomentando la eficiencia de sus líderes e impidiendo la explotación de sus habitantes; 4) una cultura que favorecía el progreso a través del la adopción de nuevas tecnologías, con relativamente pocos frenos de orden religioso o político; y 5) el arraigo de la economía de mercado en contraste con el control totalitario de otras civilizaciones.

En el continente americano, el totalitarismo y los abusos tributarios tuvieron igualmente efectos perniciosos sobre su capacidad de resistir la colonización. El factor suerte, nunca despreciable, estuvo inicialmente del lado de los menos industriosos españoles, quienes ayudados por la superioridad de armamento, las enfermedades europeas y el resentimiento de los pueblos explotados por el imperio, lograron someter a las poblaciones indígenas para luego explotar de manera brutal e...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba