La recuperación más importante

La presencia de un jesuita en la máxima posición de la Iglesia católica me ha vuelto a la lectura de El liderazgo al estilo de los jesuitas del norte americano Chris Lowney, exjesuita y ejecutivo de J. P. Morgan. Las acciones, actitudes y declaraciones del papa Francisco son, de alguna manera, la aplicación de los cuatro pilares esenciales descritos por Lowney: autoconocimiento, creatividad, amor y heroísmo.Explican, por ejemplo, su claridad para definir la visión del papado y la relación con las personas más que con la burocracia, su firmeza en reconocer los males que han venido afectando a la Iglesia y para impulsar las rectificaciones necesarias, su convocatoria a un ejercicio real de la tolerancia y a la discusión de temas hasta ahora tenidos por complicados o casi inaceptables.Para la Iglesia, como para la sociedad, el camino hacia su reencuentro y hacia su renovación pasa por la retoma de los principios y la reflexión sobre lo esencial. Así se desprende de más de una expresión del papa Francisco y de declaraciones de encuentros de líderes religiosos, como el sostenido recientemente en Caracas y en el que se ha insistido en la necesidad impostergable de trabajar en una sociedad posible, que no solo proclame los valores de una convivencia humana en dignidad sino que no transija con los antivalores y la degradación a la que arrastran.Esa mirada sobre lo esencial justifica la posición de quienes, aun calibrando la gravedad del deterioro económico que afecta a Venezuela, entienden que es más importante poner el foco en ese otro deterioro, más grave, más trascendente, de más difícil recuperación, que es el de los valores. Se observa en casi todos los ámbitos una perniciosa aceptación de lo no correcto, de la permisividad y la impunidad, del desorden, de la negociación de la dignidad, del desprecio por los derechos, de la falta de reconocimiento al valor del trabajo y de la honestidad.El fenómeno de la corrup ción va más allá de los hechos que hacen noticia. Se ha entronizado como una cultura que toca el comportamiento generalizado y que no se resuelve simplemente con nuevas leyes o amenazas de sanción.Perdida la noción de sanción moral, las demás no...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba