“Madres piden dejar hospitalizados a sus niños por escasez de medicinas”

En los últimos años el sector privado de salud había encontrado maneras de sortear la crisis de desabastecimiento que afectaba al sector público. Esos días se acabaron. Amadeo Leyba, pediatra y ex presidente del Hospital de Clínicas Caracas, denunció ayer la falta de vacunas, medicamentos e insumos que afecta al centro asistencial. “Los pediatras estamos muy angustiados porque no vemos solución. No sabemos qué recetar porque no hay desparasitantes, cortisonas, cremas para la piel ni antibióticos para niños”.

Las clínicas privadas atienden a 52% de la población. Las emergencias cada vez están más abarrotadas. Leyba indica que de cada 10 pacientes que atiende, entre 8 y 9 no ameritan ser ingresados por urgencias. “Las madres nos piden que dejemos hospitalizados a los niños porque no hay medicinas para tratarlos de forma ambulatoria. Eso es muy costoso. Estar en la Emergencia de Clínicas Caracas significa que hay que pagar impuestos y a más de 2.000 empleados. Es un gasto grande para las aseguradoras y para la gente que contrata los seguros, y el año que viene tendrán que pagar una prima mucho más alta”.

Como una “crisis perfecta” define Leyba la situación del sector salud: “No hay nada que funcione bien en este momento”. Ayer no había ni siquiera paletas para bajar la lengua y que facilitan la revisión de la garganta, y constantemente hay fallas en los reactivos para pruebas de laboratorio como hematologías, despistaje de dengue o exámenes hormonales.

“Hubo dólares para el Suena Caracas, pero no hay para resolver el problema de escasez”, critica el médico. Teme, además, que en poco tiempo la desnutrición se agregue a la lista de problemas que padecerán los niños venezolanos por la falta de fórmulas lácteas.

En todo el país. “El sector privado de salud está casi al nivel del público. Anteriormente había dinero para importar los insumos, el problema es que ahora no se liquidan las divisas y las clínicas, que suplían las deficiencias, se están quedando atrás. No hay cómo comprar equipos nuevos ni reparar los que tenemos deteriorados”, indica Huníades Urbina, presidente de la Sociedad de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba