La salud mental padece la amnesia gubernamental

Las cortinas de cemen-to fueron la única solución que hallaron en el Hospital Centro de Salud Mental del Este El Peñón para evitar la fuga de los pacientes. Donde había ventanales ahora hay paredes impenetrables, incluso para la luz solar o el aire.La entrada del hospital es un río. El acuífero no es natural.Surgió de una tubería rota hace más de dos años. El fluido constante del agua debilitó la estructura de la casa en la que funciona el Servicio de Consulta Externa. Bastaría la sustitución de 2 tubos de 15 pulgadas para reparar la fuga, pero Hidrocapital señaló que esa área no es de su competencia.Las filtraciones y socavamien tos de la casa no son el único problema del centro. La entrada del Servicio de Psiquiatría Infantil está clausurada por daños en la vialidad y el área de Psicología fue tapiada por un derrumbe reciente. La Casa de Madera, residencia de veraneo del general Marcos Pérez Jiménez y patrimonio de la nación, es un amasijo de tablas, que tampoco ha sido reparada por falta de recursos.De acuerdo con el grupo Ami gos de El Peñón, constituido por trabajadores y familiares de pacientes para denunciar desde el anonimato las irregularidades, también hay indolencia de parte de la directiva del centro. Por las noches el área del estacionamiento es alquilada a los vecinos de la urbanización para aparcar sus vehículos y durante el día, los chorros de agua que salen de la tubería rota sirven para un autolavado improvisado en plena instalación hospitalaria.Allí en la Casa de Madera funcionan la Emergencia con una precaria área de observación, iluminación muy pobre, una cama y una camilla deterioradas, un consultorio de Gerontopsiquiatría que no alcanza para pacientes que atiende, la consulta de farmacodependientes y alcohólicos, Historias Médicas, Secretaría, Administración y Enfermería. En los últimos meses una persona sufrió una caída luego de atravesar con el pie una zona del piso que estaba frágil, denunciaron.El deterioro de la estructura hospitalaria por falta de mantenimiento obligó al cierre del Servicio Nacional de Neurología, centro de referencia nacional en la especialidad, así como el área de hospitalización de farmacodependientes y alcohólicos. También falta personal. Al menos dos psiquiatras se jubilaron y otros dos psicólogos clínicos están por recibir el beneficio. Otra especialista renunció.No tienen médico internista.El grupo Amigos de El Peñón indicó que nadie responde a sus reclamos.: Queremos que el caso del...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba