Seguridad social y protección social: Modalidades y alcances de la tutela del Estado en la sociedad del siglo XXI

Autor:Luis Eduardo Díaz
Cargo:Profesor de Derecho del Trabajo de la Universidad del Zulia
Páginas:669-689
669
Seguridad social y protección social:
Modalidades y alcances de la tutela
del Estado en la sociedad del siglo XXI
Sumario:
Introducción.
I. Preocupaciones y enfoques previsionales.
1. Resultados de la reforma chilena.
2. Preocupaciones de la AISS y de la OIT.
3. Experiencia Europa.
4. Mejorando lo asiático.
5. Mirando al sur.
6. Mirando al norte.
II. Reforma de la salud.
III. Posición sindical.
Reflexiones finales.
Luis Eduardo Díaz
Profesor de Derecho del Trabajo de la
Universidad del Zulia
Congreso Internacional de Derecho del Trabajo. Memorias y Comunicaciones.
Revista Derecho del Trabajo n° 3/2007 (extraordinario) 669-689
Introducción.
La seguridad social constituyó una de las principales ofertas del estado
social, desarrollado después de la segunda guerra. La expansión de la
educación, el derecho a la salud y al seguro social, fueron parte de los
pilares del nuevo constitucionalismo social. Los argumentos del Estado de
Bienestar se justificaron para recuperar la paz perdida en Europa y traer a
América latina la civilidad que expulsara a gobiernos militares alzados con
la voluntad popular. Pero nuestras democracias se corrompieron, fueron
dominadas por nuevos caudillos o partidos que a través de un esquema
clientelar apuntalado por el gasto público incontrolado, la corrupción y la
des inversión en el capital humano, atraerían ofertas populistas o nuevos
estamentos militares que se alzarían con el poder. Durante la crisis de la
deuda externa y la formulación del consenso de Washington como su
solución, varios países enfrentaron, aunque de distinto modo, la reforma de
sus sistemas previsionales, concentrándose, como se verá, en el de
pensiones. Muchos funcionarios, expertos y técnicos, cobraron suman
millonarias para realizar una reforma que; en la mayoría de los casos, ha
convencido a muy pocos y en general ha insatisfecho a las grandes mayorías.
Durante la década de los 90 se constituyó una especie de trasnacional de
670
Seguridad social y protección social: Modalidades y alcances de la tutela ...
1CEPAL (2006). «La protección social de cara al futuro: Acceso, financiamiento y solidaridad».
194 p.
pensiones que venía a vender la tecnología de cómo hacer la reforma. Misiones
de la banca internacional viajaban de país a país con la receta, a sabiendas
que partían de un escenario favorable para impulsarla: que nada ya podía
ser peor, por lo que los gobiernos apostaban a los cambios que el Estado
social no había podido generar en cobertura y prestaciones suficientes.
La sociedad del trabajo, basada en el tripartismo, la convención
colectiva y el seguro social, hasta la década del setenta, se apoyó en el
crecimiento del empleo, el modelo de división del trabajo por tareas
monovalentes, el contrato por tiempo indeterminado, las contribuciones del
estado para el caso de algún desequilibrio, aparte de una legislación garante
de derechos indisponibles. Ese sello tutelar, dialogante y expansivo del
capitalismo, sobre todo de estado, no fue lineal en todos los países ni tampoco
fue total, pues la informalidad y la inestabilidad política fueron y lo son todavía,
variables intervinientes que socavaron las leyes fundantes de las repúblicas,
sustituidas por las del mercado, las que se suponía dinamizarían las practicas
ordinarias de una sociedad post moderna caracterizada por la anomia y el
fracaso de su dirigencia. Sólo en algunos casos, pudieron desplegarse
parcialmente las velas de la protección social, hasta que aparecieron las
razones de las reformas.
La CEPAL observa que el modelo previsional no consideró incluir a la
mujer, los más pobres y en general, las familias1. En efecto, el hombre
trabajando y la mujer en la casa, eran los términos de un contrato social
solidario, donde el principal incentivo era el de la seguridad económica en la
vejez. Pero por ineficiencia, falta de cálculo actuarial y de previsión
presupuestaria, los regímenes de pensiones y en un plazo más breve, los
de salud, fracasaron. Pocos existían para proteger los periodos de cesantía
antes que el desempleo apareciera y la informalidad avanzara como el medio
más adecuado para sobrevivir en la ciudad impredecible.
La realidad sobre la hay que intervenir en la sociedad de la robótica,
está representada por los trabajos de corta duración, la mujer que trabaja y
estudia, y los flujos migratorios. Nos preguntamos cuáles son las perspectivas
de la seguridad social, cuáles son los cambios que deben generarse y cuáles
han sido las razones de no haberlos hecho.
De entrada hay que señalar que los cambios previsionales requieren
de partidos organizados con agendas propias, sindicatos autónomos y
parlamentos representativos. El clima favorable para una reforma previsional
progresiva y democrática, exige una reforma del Estado, la convocatoria al
diálogo social, y transparencia en las ejecutorias. Las agendas ocultas han

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba