El negocio de la economía verde

 
EXTRACTO GRATUITO

A 20 años de la Confe-rencia de Naciones Unidas sobre Me dio Ambiente y Desarrollo Cumbre de la Tierra, del 20 al 22 de junio se realizará otra conferencia mundial en Río de Janeiro. La llamada Cumbre de Río+20 tendrá lugar en medio de una crisis general que va más allá del plano económico y se ha transformado en una crisis ambiental, climática, alimentaria, energética, económica y financiera. Aunque Río+20 debería rendir cuentas sobre los objetivos acordados en Río 92, las prioridades en la agenda son la implantación de un nuevo sistema de gobernanza ambiental que cree las bases para un mercado mundial de servicios ambientales, a través de un mandato a las Naciones Unidas para desarrollar un marco regulatorio supranacional, con su respectivo entorno institucional que impulse la economía verde. Cualquiera podría pensar que se refiere a la producción agrícola orgánica, energías renovables, tecnologías limpias, etcétera. Lo que se busca es cuantificar y valorar económicamente las distintas funciones de la naturaleza e introducirlas en el mercado mediante una serie de mecanismos financieros. Se trata de mercantilizar no sólo la base material de la naturaleza, sino también sus procesos y funciones a través del comercio de los servicios de los ecosis temas. Así, por ejemplo, en la economía verde se podrá no sólo mercantilizar la madera de los árboles sino también la capacidad de absorción de CO2 de los bosques. El interés radica en desarrollar nuevos mercados para la venta de servicios ambientales, los cuales tienen su antecedente en los mercados de carbono que surgieron a raíz del Protocolo de Kioto. Una tonelada de CO2 equivale a un crédito...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA