Niños especiales esperan por plantel desde hace dos años

 
EXTRACTO GRATUITO

La Escuela de Educación Especial Bolivariana Maquiritare, en San Bernardino, perdió el resplandor hace varios años. Los salones, el comedor y el pequeño patio que antes ambientaban el lugar fueron sustituidos por montañas de escombros y tierra removida.Con el fin de ampliar sus sa lones, desde hace dos años se ejecutan obras para rehabilitar la institución, que atiende a casi 70 niños con discapacidad motora, pero hasta la fecha ni una pared nueva se ha levantado.Los pocos trabajos que se han realizado quedaron paralizados hace tres semanas, a raíz de que el grupo de obreros de la construcción comenzara la discusión de su contrato colectivo, por lo que las esperanzas de las familias y de los docentes de contar este año con un colegio totalmente renovado han ido desapareciendo, afirmaron Edgar Machado, Nelly Aguilera y María Cerezo, representantes de la Federación Venezolana de Maestros.Mientras tanto, los alumnos de la institución, cuyas edades son de 7 a 16 años, recibieron clases, primero en una casa hogar en la misma cuadra, pero no se adaptaba a los requerimientos de los niños. Ahora son atendidos en el preescolar Jesús Niño, en Sarría, que tampoco cuenta con las condicio nes adecuadas y que comparten con estudiantes regulares, aseguró Machado.Un vigilante de la construc ción señaló que anteriormente el colegio contaba con un servicio de transporte de la Alcaldía Metropolitana para trasladar a los niños, que en su mayoría utilizaban sillas de ruedas y prótesis, hasta la estación del Metro de Bellas Artes, pero desde hace un par de años dejó de funcionar. La mudanza afecta a algunos padres y representantes, quienes deben movilizar a...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA