El pensamiento etico de Baruch de Espinosa.

Autor:Barradas Nahr, Mariela
Cargo:Ensayo
 
EXTRACTO GRATUITO

THE ETHICAL THINKING OF BARUCH SPINOZA

  1. Introduccion

    Lo que deber ser o el cultivo de las virtudes segun principios de la razon, constituye el contenido medular de la etica en general, la cual ha sido entendida como una reflexion sobre los fenomenos morales y el obrar humano, que de manera explicita se inicia con Socrates y Platon. Sin embargo, como disciplina autonoma, la etica aparece por primera vez en la filosofia de Aristoteles. Dentro de esta linea de pensamiento, pero con diferencias notables, se ubica el pensamiento etico de Baruch de Espinosa, expuesto en diversos escritos pero principalmente en su obra cumbre titulada Etica demostrada bajo el orden geometrico, en la cual, mediante un estudio de la naturaleza humana, los afectos y pasiones del alma, sostiene que el fundamento de la virtud es el esfuerzo mismo por la perfeccion y conservacion de nuestro propio ser (1).

    Para una mejor comprension de su doctrina nos remitimos a las especiales circunstancias del hombre que la escribio, quien desde el principio y a lo largo de todo este tiempo ha desatado un amplio abanico de manifestaciones desde los odios mas enconados hasta las mas impresionantes apologias, habiendosele llegado a exaltar incluso como un simbolo de la libertad. Espinosa nacio en Amsterdam el 24 de noviembre de 1632 en el seno de una familia apegada a la cultura y tradiciones judias, y muere en La Haya a los 44 anos de edad. Existe discusion acerca de la procedencia de Espinosa, de si era portugues o de Castilla. Al respecto, varios especialistas sostienen su procedencia hispana (2) y ha sido considerado como el primer filosofo espanol en el exilio. Salvador de Madariaga afirma que su familia, que era de origen espanol (concretamente de la Villa Espinosa de los Monteros), lo hizo educar en la escuela judeo-espanola de Amsterdam. En cuanto a su nombre, hay abundante documentacion que testimonia su nombre en castellano como Benito o Benedicto de Espinosa. Se sabe que muchos sefardies expulsados de Espana se refugiaron en el norte de Europa, especialmente en Amsterdam. Segun el estudio de Vidal Pena (3), que defiende la hipotesis de que la familia de Espinosa procedia de Castilla, hay suficientes elementos que lo confirman. Entre ellos, que Espinosa firmaba Despinosa (contrayendo preposicion y apellido y sin la 'z').

    Asimismo, su biblioteca era fundamentalmente espanola; entre sus lecturas, ademas de la filosofia judia medieval espanola--incluida la del cordobes Maimonides--, se cuentan tambien las obras de Cervantes, Gongora y Quevedo. Otro elemento importante a considerar es que, cuando Espinosa es expulsado de la comunidad judia, escribe su defensa en castellano. Segun Vidal Pena, la documentacion mas valiosa, en este sentido, es la aportada por los Archivos de la Inquisicion, donde ciertos testigos se refieren a el en sus declaraciones como "un tal Espinosa". De todos modos, las lenguas madres de Espinosa eran el castellano y el portugues, asi mismo, es sabido que nunca aprendio bien el holandes y todas sus obras las escribio en latin, lengua que cultivo con profundidad y esmero. Sea como sea, si hay certeza de que los sefardies espanoles y portugueses llegaban a Holanda huyendo de las persecuciones de la Inquisicion.

    Era Holanda un lugar donde se encontraba espacio para los intelectuales, por gozar de un regimen donde habia un cierto respeto por las libertades civiles, pues el siglo XVII es conocido como el Siglo de oro de las Paises Bajos, que atraia no solo a mercaderes y artesanos sino principalmente a hombres de la vida cultural, especialmente aquellos perseguidos por sus ideas politicas o religiosas, como Descartes y Locke. Amsterdam vivia una epoca dorada, de conocimiento y libertad intelectual, tal como el mismo Espinosa lo reconocera en el primer capitulo de su Tratado teologico-politico: >. Sin embargo, como consecuencia de la publicacion de este Tratado, habria de exiliarse en La Haya para librarse de las persecuciones se sus propios correligionarios, pues habiendo sido un asiduo asistente de la sinagoga, muy joven aun se decide a manifestar su rebeldia y disconformidad con la doctrina ortodoxa, hecho este que se ha atribuido a su cercania con el librepensador radical y exjesuita Van Den Enden, con quien estudio matematicas y filosofia cartesiana; asimismo, a sus reuniones con el grupo de los asi denominados colegiantes, conformado principalmente por cristianos liberales. La originalidad de su caracter reflexivo aunado al contacto con excatolicos y exjudios impulsaran a sustentar en Espinosa su menosprecio por ambas confesiones. Esto le valdra la expulsion de la comunidad judia. Baruch de Espinosa fue expulsado y maldecido. Vidal Pena recoge la "rabiosa formula del Herem":

    Excomulgamos, maldecimos y separamos a Baruch de Espinosa, con el consentimiento de Dios bendito y con el de toda esta comunidad; delante de estos libros de la Ley, que contienen trescientos trece preceptos (...) que sea maldito de dia y maldito de noche; maldito cuando se acueste y cuando se levante; maldito cuando salga y cuando entre; que Dios no lo perdone; que su colera y su furor se inflamen contra este hombre y traigan sobre el todas las maldiciones escritas en el libro de la Ley; que Dios borre su nombre del cielo y lo separe de todas las tribus de Israel. (4) Espinosa no lo olvidara--afirma Vidal--, > (5). Por esta via de la critica biblica se convierte Espinosa, y asi ha sido reconocido, en el padre de la hermeneutica racionalista. Como buen defensor de las libertades humanas, con especial enfasis en la libertad de pensamiento y su expresion, para conservar su independencia rechaza la catedra de filosofia ofrecida por la Universidad de Heidelberg, y se convierte, para sobrevivir, en un fino pulidor de lentes para instrumentos opticos.

    La mayor parte de la obra de Espinosa es postuma, pero fue publicada inmediatamente en el mismo ano de su muerte, ya que si habia permanecido inedita era solamente por evitarse mayores represalias de las que le habia tocado sufrir. En vida solo fueron publicados dos de sus libros: los Principios de la filosofia cartesiana en 1663 y el Tratado teologico-politico en 1670. Pero la previa circulacion del manuscrito de este Tratado habia motivado pugnas por parte de sus detractores, por tratarse de una obra subversiva que proponia una libre interpretacion critica de la Biblia y defendia el gobierno secular.

    Ante esta situacion, Espinosa decide que se publique de manera anonima. Sin embargo, pronto se supo que era de su autoria y esto hace que se vea obligado a huir de la ciudad para radicarse definitivamente en La Haya, donde habria de llevar una vida muy modesta y con pocos amigos, puesto que judios y cristianos lo aborrecian por igual. Y pese a que Dios constituye el fundamento esencial de su filoso fia, los ortodoxos sin embargo lo tildaban de ateo. Mas adelante seria atacado por leibnicianos y cartesianos. De Leibniz afirma Bertrand Russell: > (6). De manera que su doctrina permaneceria mucho tiempo dentro de los confines de Holanda, mantenida por sus seguidores, hasta su rehabilitacion que iniciaran en Alemana, entre otros, Goethe, Herder y Schelling, cuyo interes habria sido despertado con la aparicion del escrito de Jacobi: Sobre la doctrina de Spinoza en cartas a Moises Mendelssohn, en 1785. Es a partir pues de estos autores y del mismo Hegel que la figura de Espinosa llega a ser apreciada y alabada, y su metafisica ensalzada, pues Hegel habia planteado su famoso dilema: o Espinosa o no hay filosofia. (7)

    Por ello, pese a no haber sido Espinosa un hombre que se hubiese dedicado a la vida academica, ha sido colocado, sin embargo, junto a los principales filosofos de todos los tiempos. Su pensamiento abarca desde el estudio del entendimiento humano, los afectos y pasiones del alma, hasta lo cientifico, lo politico y lo religioso. En lo politico se manifiesta abiertamente partidario de la democracia, vista por el, en su Tratado teologico-politico, como > (8) al comportar la institucionalizacion de un esquema ontologico racional, donde, entre otras bondades, la filosofia puede cultivarse con independencia. Y en su Tratado politico afirma que el fin del Estado no es otro que la paz y la seguridad de la vida (9). Si bien Espinosa piensa como filosofo y no como un politico, > (10).

  2. El pensamiento de Espinosa y sus fuentes

    Hemos elegido comenzar destacando a Espinosa como un filosofo de la libertad, la felicidad y la alegria del ser humano en cuanto agente de su propia conservacion, desarrollo y perfeccionamiento. Pero esto solo puede ser una consecuencia de la libertad, y esa libertad, por su parte, una consecuencia de la claridad de entendimiento, la cual depende de ciertas ideas a las que el se refiere como ideas adecuadas, entendiendolas como ideas simples, claras y distintas. Asi, afirma: > (11).

    En este aspecto, Espinosa sigue el criterio de Descartes quien ya se habia pronunciado en torno a la naturaleza de tales ideas. Pero mediante un tratamiento distinto, Espinosa sostiene que estas ideas son posibles mediante el ejercicio de la razon, que lleva hacia el conocimiento racional y este conduce al conocimiento intuitivo o ciencia intuitiva, considerada por el como el mas alto nivel de conocimiento que el ente humano puede alcanzar, del cual dependera para el individuo tanto su grado de libertad como de felicidad y alegria.

    Ahora bien, un importante lugar comun en la historia de la filosofia ha sido el de entender a cada filosofo dentro de un contexto hereditario de la tradicion filosofica y de las fuentes de las que se ha servido, sin que esto le reste meritos a la originalidad de sus aportes al pensamiento universal. En este caso, Giordano Bruno y Rene Descartes son dos filosofos a los que hay que acudir respecto a que son los mas resaltantes como fuentes mas proximas del pensamiento de Espinosa. Pero tambien es importante, sin pretender efectuar un estudio exhaustivo, hacer ciertas referencias...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA