La política también fue protagonista en el Festival del Cine Venezolano

Desde el primer día hubo tensión en el Festival del Cine Venezolano por los comentarios políticos. Aunque las proyecciones de películas y los talleres se realizaron con normalidad, el presidente del Centro Nacional Autónomo de Cinematografía, Carlos Azpúrua, marcó pauta en la inauguración cuando sacó una bandera de Venezuela y pidió a sus colegas opositores no voltearla en señal de protesta.«Esto es una respuesta a los que no entienden que estamos superando una de las situaciones más difíciles por nuestra soberanía, libertad y por el derecho a ser libres. Han convertido su acción en una estrategia para sobrevivir. Les pido que no volteen la bandera, porque esta bandera nos da el sentido de ser venezolanos. Que viva nuestra patria y que viva esta bandera», expresó el director ante las cientos de personas que acudieron a la estación Barinitas del Teleférico de Mérida, cerrado desde hace dos años.Ya lo había dicho Azpúrua en una entrevista para El Nacional. Buscará alianzas y conciliación y, también, será «un operador político de una realidad concreta, interpretándolo de una manera democrática, plural, justa y correcta».El debate político tocó un punto álgido horas antes de la clausura, durante el encuentro «Juntos pero no revueltos», en el que los participantes del festival pudieron responder preguntas del público.Generaron rencillas particularmente los casos de las cintas El Inca de Ignacio Castillo Cottin e Infección de Flavio Pedota, ambas censuradas en el país. La primera por una medida cautelar del TSJ para revisar un caso de presunto daño a la reputación y el honor de los hijos de Edwin Valero, a pesar de que el equipo de la cinta ganó la demanda introducida por la familia del boxeador. Han pasado cinco años y el caso sigue en revisión. Y a la segunda película el CNAC, durante la administración de Roque Valero, le negó el certificado de obra nacional. La institución le ofreció a Pedota la opción de presentarla como filme extranjero, pero el director se negó.El propio Azpúrua ha sido crítico con la decisión de la administración que le precedió. «Fue terrible. Ahí debo decir que el problema fue otorgar el certificado de nacionalidad. Tremendo error de Roque Valero. Debo decirlo públicamente. Lo dije con conciencia: no impediré nada, pero también propiciaré debates. Si puedo recomendaré que se avance en la reflexión sobre esa solicitud de certificado de nacionalidad, para no ponerle la mejor estrategia a la oposición».Presente en la sala...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR