De la protección al fomento de la igualdad

Autor:Patricia Kurczyn
Cargo:Integrante del Consejo Consultivo de la Comisión Nacional de Derechos Humanos
Páginas:53-74
RESUMEN

1. Desigualdades biológicas y sociales. 2. Trascendencia internacional de la participación de la mujer en la vida económica. 3. Las Conferencias Internacionales de la Mujer y sus resultados. 4. Protección y discriminación. 5. Preocupación internacional. La OIT; 6. Fomento a la igualdad.

 
EXTRACTO GRATUITO
53
De la protección al fomento de la igualdad
Patricia Kurczyn Villalobos
Integrante del Consejo Consultivo de la Comisión
Nacional de Derechos Humanos
Sumario:
1. Desigualdades biológicas y sociales.
2. Trascendencia internacional de la participación de la mujer
en la vida económica.
3. Las Conferencias Internacionales de la Mujer y sus
resultados.
4. Protección y discriminación.
5. Preocupación internacional. La OIT; 6. Fomento a la igualdad.
1. Desigualdades biológicas y sociales.
La condición biológica de la mujer ha sido originalmente el factor más
conocido e importante para su sumisión y discriminación en las actividades
generales. La ironía histórica es que su fortaleza biológica se convirtió en debilidad
en la vida familiar, social, económica y política y las funciones propias de la
maternidad la convirtieron en una trabajadora de tiempo completo sin las
remuneraciones correspondientes. El matriarcado de otrora cedió ante el modelo
romano de familia y devino la desigualdad de la mujer, misma que tristemente
justificaban Ulpiano y Justiniano. La mujer no siempre fue discriminada como
tal; su sumisión se construyó –y de manera sólida– y aun cuando en ciertos
tiempos y lugares, participara de manera significativa en la vida social, sus
derechos no eran reconocidos. El patriarcado se impuso.
La función biológica de la maternidad, sin embargo, tiene una importancia
definitiva, como la tiene la función de la paternidad a la que se le atribuyó la
obligación de sólo proveer con lo que se adjudicaron funciones separadas para
las madres y para los padres. Esos tiempos están en proceso de transformación
pero no por caminos sencillos por los muchos elementos y circunstancias que
deben modificar los patrones familiares y los roles de la mujer y del hombre
estructurados en el curso de los siglos. La ciencia y la tecnología desempeñan
un papel de gran importancia, lo que aunado a la evolución social desatan un
cambio significativo que apoye al impulso que las propias mujeres le han dado
y que por fortuna hoy día se comparte con una buena parte de la población
4to. Congreso Internacional de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social. Memorias y Comunicaciones
Revista Derecho del Trabajo n° 9/2010 (extraordinario) 53-74
54
masculina. Sin embargo, la igualdad que jurídicamente está definida en derecho
positivo en la mayor parte de los países, no tiene aún niveles satisfactorios en
la realidad social, política y económica, no obstante que el fomento y la protección
de los derechos humanos para el individuo, independientemente de su sexo,
debe ser igual. La sola admisión de diferencias es admisible y justificada
–exigible– porque la condición biológica de la maternidad, por si misma, se
traduce en protección de la defensa de la vida y de la perpetuación de la especie.
A pesar de semejante importancia, como se sabe, la maternidad –no la
paternidad– es causa de discriminación real laboral con la violación al derecho
fundamental al trabajo: esto en el siglo XXI. No hay solidaridad pues de cierta
manera se entiende que la igualdad reporta el ánimo de la solidaridad tanto en
su concepción vertical como en la horizontal, y que, como se ha expresado en
otras ocasiones, la solidaridad “…resulta un toque mágico en el estudio de las
relaciones sociales, en lo particular del trabajo como hecho social, constructor
de la sociedad misma y motor en su progreso y cambio”1.
La referencia a las relaciones sociales conduce al análisis particular de la
protección de las mujeres respecto del ámbito laboral. Al tenor de ello conviene
destacar aunque de manera breve, que en los últimos cien años se presenta un
cambio grande. Tan solo puede recordarse que en el curso del siglo XIX, la
mayoría de los países latinoamericanos lograron su independencia con historias
más o menos similares en lo esencial. Con excepción de Brasil, colonia
portuguesa, las hoy naciones latinoamericanas, antes aborígenes, fueron
colonizados por los españoles, quienes habían recibido las influencias de las
costumbres árabes que los dominaron por ocho siglos. Esta mezcla, a la que
deben agregarse los conceptos de las enseñanzas de la Iglesia Católica Romana,
constituye una base extraordinariamente fuerte en la construcción de costumbres
y normas que relegan los derechos de las mujeres a quienes, en el mejor de los
casos, se les daba el trato como si fueran menores. “Mujeres y niños” es una
frase trillada en la historia; es como un binomio obligado. En efecto, en la parte
que corresponde al trabajo, ambos padecen discriminación en la remuneración
laboral y desde siempre perciben salarios inferiores para el mismo trabajo que
realizan los varones adultos. Las mujeres siempre quedan limitadas a
determinadas actividades y expulsadas de otras tantas bajo el razonamiento
–falso hoy en día– de su necesaria protección, que también ocurre por la falta
de capacitación laboral, producto a su vez de la discriminación en la educación,
capacitación y formación profesional que conforma un círculo vicioso. Tan débiles
comos los menores, pero tan fuertes para llevar a cabo simultáneamente las
funciones de trabajo “ajeno” remunerado y de trabajo doméstico no remunerado,
fueron quedando bajo el cuidado y sobre todo bajo las órdenes de los varones:
el padre, el esposo o el jefe más tarde. Tan fuertes eran y son para poder
desempeñarse como trabajadoras eficientes, de tiempo completo en labores
dentro y fuera de casa, que lograron abrir espacios y demostrar su capacidad
Patr icia Kurczyn Vil lalobos
1Kurczyn V. Patricia: Doscientos años de itinerario de los derechos laborales de las mujeres en México
(1810-2010). Para la obra colectiva conmemorativa del bicentenario de la independencia y centenario de
la Revolución en México. En prensa. IIJ-UNAM. Coordinador: Sergio García Ramírez.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA