Decisión de Juzgado Superior Septimo en lo Civil, Mercantil y del Transito de Caracas, de 12 de Junio de 2009

Fecha de Resolución12 de Junio de 2009
EmisorJuzgado Superior Septimo en lo Civil, Mercantil y del Transito
Número de Expediente9885
PonenteVictor Gonzalez
ProcedimientoRecusación

-I-

Vista la diligencia suscrita en fecha 10 de junio de 2009, por el abogado J.R.M.M., inscrito en el Instituto de Previsión Social del Abogado bajo el N° 15.402, actuando en su carácter de apoderado judicial de la parte recusante Sociedad Mercantil RD PPULIDO & CIA Y SUCESORES, mediante la cual solicita aclaratoria de la sentencia dictada por este Tribunal en fecha 05 de junio de 2009, que declaró sin lugar la recusación que intentare contra el Dr. J.C.V.R., específicamente en los siguientes puntos: 1.- En la identificación de la persona del apoderado judicial de la recusante, 2.- En la denominación y aplicación de la cantidad ordenada por multa conforme lo establecido en los artículos 98 y 100 del Código de Procedimiento Civil. Asimismo solicita ampliación de sentencia en cuanto a la evacuación de testigos.

II

El Tribunal para decidir observa:

Es principio general que las sentencias son irrevocables. El Juez agota su jurisdicción sobre la cuestión debatida una vez dictada la sentencia definitiva o interlocutoria.

En tal sentido el artículo 252 del Código de Procedimiento Civil, consagra el principio mediante el cual, una vez cumplida por el Juez la función de juzgar la controversia, es decir, declarada la voluntad concreta de la Ley mediante el pronunciamiento de la sentencia, cesan sus poderes para juzgar sobre el mismo asunto, por lo que, no podrá revocar ni reformar la sentencia, el mismo Tribunal que haya dictado.

El principio anteriormente señalado, tiene dos excepciones, expresamente señaladas en el Código de Procedimiento Civil.

La primera de las excepciones, consagrada en el artículo 310 ejusdem, permite al Juez, de oficio, o a petición de la parte, la revocatoria o reforma conocida en doctrina como CONTRARIO IMPERIO de las decisiones que no tienen recurso de apelación, denominadas autos de mera sustanciación.

La segunda excepción, contenida en el primer aparte del artículo 252 ejusdem, faculta al Juez, pero solamente en determinados casos, a solicitud de parte, para dictar ampliaciones o aclaratorias de las sentencias sujetas a apelación, con el fin de aclarar puntos dudosos, salvar omisiones y rectificar los errores de copia, de referencias o de cálculos numéricos que aparezcan de manifiesto en la sentencia.

Las aclaratorias, como bien lo establece el artículo 252 del Código de Procedimiento Civil, en su único aparte, señala lo siguiente:

…Sin embargo, el Tribunal podrá, a solicitud de parte, aclarar los puntos dudosos, salvar las omisiones y rectificar los errores de copia, de referencias o de cálculos numéricos, que aparecieren de manifiesto en la sentencia, o dictar ampliaciones, dentro de tres días, después de dictada la sentencia…

.

Ahora bien, visto que la solicitud de aclaratoria de la sentencia dictada por este Tribunal en fecha 05 de junio de 2009, versa sobre errores materiales a la hora de transcribir el dispositivo de la sentencia, específicamente en la indicación del apoderado judicial de la parte recusante, así como la denominación de la moneda del monto fijado como multa por negligencia de la parte recurrente, este Tribunal considera que la aclaratoria solicitada resulta procedente. Así se resuelve.

III

De allí entonces, sobre la base de lo planteado, y en atención a lo peticionado por el abogado J.R.M.M., apoderado judicial de la sociedad mercantil RD PULIDO & CIA Y SUCESORES, parte recusante, es necesario destacar que la facultad que tiene este Tribunal de realizar ampliaciones de los fallos por él proferidos, consagrada en el artículo 252 del Código de Procedimiento Civil, si bien está circunscrita a la posibilidad de puntualizar con mayor precisión algún concepto oscuro, ya sea porque no esté claro o porque se dejó de resolver algún pedimento en el fallo cuya ampliación se solicita, no es menos cierto que le está impedido a esta Alzada transformar, modificar o alterar la sentencia.

Al respecto, ha establecido la Sala de Casación Civil del Tribunal Supremo de Justicia en sentencia de fecha 07 de agosto de 1991, expediente N° 90-239 en el juicio de J.L. contra G.d.L., señaló:

...La petición de aclaratoria es un remedio procesal, mediante el cual, a petición de parte, aún cuando para gran mayoría de la doctrina procesal, también de oficio pueda hacerlo el Tribunal, se procura lograr que la sentencia, cumpla su función de resolver el proceso de modo expreso, positivo y preciso, con arreglo a las acciones deducidas en el juicio, depurándolo de errores materiales, oscuridades y omisiones acerca de las pretensiones oportunamente deducidas y discutidas…

...Omissis...

…Los autores son contestes al opinar que el ejercicio de tal facultad sólo es procedente, a) cuando se trate del caso real de la existencia de alguna expresión oscura en la sentencia, que no sea corregir un aspecto de la “volición”, sino de la expresión. En otras palabras, referente a la oscuridad, se ha dicho que esta (Sic) debe ser meramente formal y no una deficiencia de razonamiento de la génesis lógica de la sentencia. b) otro de los supuestos contemplados en la misma norma, refiere esa potestad a que en efecto se constate la existencia de simples errores de cálculo, matemáticos o de referencia, apreciables en el fallo y respecto de asuntos que han sido objeto del debate, se trata pues, de simples errores materiales, cuya corrección no implica modificar el fallo; y c) finalmente en los casos de ampliación, los cuales considera la doctrina constituyen los supuestos que admiten mayor fuente de incertidumbre, conforme a los que procede cuando existe “alguna omisión” en la sentencia y a su vez implicará una modificación de ella (Sic), puesto que requiere, de ser pertinente, la inclusión de algún punto que no estaba resuelto expresamente en la sentencia....”.

Consecuentemente con este criterio, y en atención al punto señalado por el abogado J.R.M.M., atinente al error material cometido en la indicación del recusante como de su apoderado judicial, observa quien aquí decide que, evidentemente, se cometió un error material al indicar como recusante a los abogados J.R.M.M. y J.A.M.C., siendo lo correcto indicar como parte recurrente a la sociedad mercantil RD, PULIDO & CIA Y SUCESORES, y su apoderado judicial actuante en la presente recusación, abogado J.R.M.. Y así se decide.-

De la misma manera, observa esta alzada que el monto fijado en el dispositivo del fallo se expreso bajo la antigua denominación de Bs., sin indicar su reconvención, razón por la cual se amplia su expresión agregándole “en la actualidad dos Bsf, (2,00) Bolívares Fuertes”.

Es por ello, que resulta procedente la aclaratoria solicitada, por la comisión de un error material. Así se decide.

No obstante, respecto a la solicitud de ampliación de los puntos referentes a la afirmación que hiciera este Juzgado con respecto al diferimiento del acto de evacuación de testigos, quien aquí decide niega tal solicitud, toda vez que conllevaría producir una nueva sentencia. Y así se decide.-

IV

DECISIÓN

En virtud de lo antes expuesto, se corrige el error material cometido en la identificación de las partes de la sentencia proferida por este Juzgado, en fecha 05 de junio de 2009, de la siguiente forma:

PARTE RECUSANTE: La sociedad mercantil RD PULIDO & CIA Y SUCESORES, C.A.

APODERADO JUDICIAL DE LA PARTE RECURRENTE: Abogado J.R.M.M., inscrito en el inpreabogado bajo el Nro. 15.402.

DECISIÓN

….omissis….

De conformidad con los artículos 98 y 100 ejusdem, se ordena a la parte recurrente, pagar una multa de dos mil bolívares (Bs. 2000,00), que bajo reconversión en la actualidad son dos bolívares fuertes, (2,00 Bsf.).

Dada, firmada y sellada en la Sala de Despacho del Juzgado Superior Séptimo en lo Civil, Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas a los doce (12) días del mes de junio de dos mil nueve (2009).- 199º y 150º.-

EL JUEZ,

DR. V.J.G.J.

EL SECRETARIO,

ABG. RICHARS MATA

En la misma fecha, siendo las 2:00 PM., se publicó y registró la anterior sentencia, como está ordenado.-

EL SECRETARIO,

Abg. RICHARS D.M.

VGJ/RM/JENNY

EXP. N°. 9885