En Quíbor cosechan hortalizas y preservan el medio ambiente

Los invernaderos son edificaciones especiales donde se desarrollan cultivos bajo condiciones climáticas controladas. Paredes y techos construidos con malla antiáfida o vidrios evitan la penetración de insectos y rayos solares ultravioleta que perjudican la siembra. Este tipo de cultivo, también conocido como protegido, promueve la protección del medio ambiente, porque la nutrición de las plantas y el manejo de plagas se hacen prescindiendo casi por completo del uso de agroquímicos. Al sembrar en invernaderos la contaminación ambiental disminuye en 70% y se producen plantas más saludables. Los cultivos protegidos se hacen bajo techo, en condiciones de cuidado. Yo estuve 20 años sembrando a cielo abierto y finalmente me di cuenta de que siempre tuve pérdidas, los aguaceros arrastraban las semillas, se las comían las aves o se las llevaban las hormigas. El sol o el mal uso de químicos quemaban las plantas, se ahogaban en el invierno, y uno terminaba perdiendo la inversión económica, cuenta William Sequera, pionero de la siembra en invernaderos en el valle de Quíbor, municipio Jiménez, del estado Lara. Entre las ventajas de esta mo dalidad de siembra en comparación con la tradicional a cielo abierto destaca la posibilidad de obtener más rendimiento al generar productos de mayor calidad. Según los cultivos son posibles varios ciclos de producción al año, se disminuye el uso de agroquímicos; factores como temperatura y humedad son parcialmente controlables, así como el ataque de plagas a las plantas. En un invernadero se planea la producción para cosechar cuando el mercado sea más atractivo y los precios de los productos se puedan vender con buen margen de comercialización. Sus ventajas están relacionadas con las condiciones ambientales en las que se desarrolla el cultivo y con las condiciones climáticas específicas de cada región. Así que es importante contar con un sistema de control que ayude a mantener los valores de las variables climáticas dentro de cierto rango de valores, para el desarrollo óptimo del cultivo, explica el ingeniero agrónomo y especialista en horticultura, Donald Massiah. Calidad ambiental. En el caso de Quíbor, donde los suelos son áridos y el agua escasa, la producción de hortalizas es lenta y perjudica la calidad ambiental debido al uso indiscriminado de químicos, aspecto que se convirtió en objeto de estudio para las autoridades ambien tales y sanitarias del país. En mayo de 2007, el Instituto Interamericano de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba