Falta de recursos pone en peligro monitoreo de tortugas marinas

Saber que de 1.000 tortuguillos que son liberados al mar sólo uno regresa a su playa de nacimiento cuando es adulto, es un dato importante para comprender la necesidad de proteger a las tortugas marinas, especies que forman parte de la lista de seres en amenaza de extinción. Desde hace 13 años el Centro de Investigación y Conservación de Tortugas Marinas lidera un proyecto para estudiar y conservar los especímenes que se encuentran en las playas Cipara y Querepare de la Península de Paria, estado Sucre. La falta de recursos econó micos de este año ha acarreado que se haga una pausa en el patrullaje nocturno, una de las principales labores del proyecto y que consiste en el recorrido diario de ambas playas desde las 8:00 pm a las 4:00 am, para verificar la presencia de las tortugas y levantar información de utilidad sobre ellas. Sin esta actividad se pierden datos valiosos acerca de las tortugas que deciden detener su recorrido de miles de kilómetros en las dos playas de Paria, lugares por excelencia en la costa oriental del país para la anidación de alrededor de 300 tortugas anuales. El patrullaje nocturno per mite identificarlas, saber si están maltratadas, medirlas y en caso de ser necesario, recolec tar los huevos para colocarlos en un lugar seguro lejos de la marea y del paso de vehículos, explicó Edelvys Guada, fundadora y coordinadora del proyecto de Cictmar. El trabajo lo llevan a cabo per sonas de la comunidad a través de una pequeña retribución económica, junto a los voluntarios que visitan el lugar desde el 15 de marzo al 31 de agosto, época en que la tortuga Cardón nada hasta las costas para desovar sus huevos. Sin embargo, las restriccio nes para las ayudas económicas provenientes del extranjero descapitalizaron el proyecto y generaron como consecuencia la suspensión del patrullaje nocturno. En su lugar, con los pocos fondos que poseen, el coordinador de la zona realiza un recorrido con los primeros rayos de sol, para registrar lo que ocurrió en la noche...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba